Monna Lisa UNA COMEDIA EXQUISITA, por redacción de Ideas de Babel

Comparte en tus redes
Monna Lisa 1
Armando Cabrera, Carlos Sánchez Torrealba y Jorge Palacios en ‘Monna Llisa’, de Luigi Sciamanna. Foto de Patty Oliveros.

En su primera temporada en el teatro de la Asociación Cultural Humboldt, Monna Lisa, cuarta de las piezas teatrales que Luigi Sciamanna dedicada al Renacimiento, ha sido muy elogiada por crítica y público. Por eso volverá a presentarse al público, esta vez en el Teatro Municipal de Chacao el próximo fin de semana.

A diferencia de sus tres piezas anteriores —La novia del gigante, El gigante de mármol y 400 sacos de arena— caracterizadas por una visión dramática, esta vez Sciamanna echa mano del ingenio y el humor para recordar el robo de la legendaria La Gioconda de Leonardo Da Vinci del Museo del Louvre, durante los días anteriores al estallido de la primera guerra mundial. Se trata de un viaje entre París y Florencia, con la presencia fundamental del padre del psicoanálisis Sigmund Freud y el músico Camille Saint-Saëns, quienes dirigen la investigación sobre el hurto de una obra de trascendencia universal, junto a las actrices y actores de la Comedie Française. Sciamanna muestra un fresco cargado de risas, enredos, absurdos y una dosis importante de nuestro propio conocimiento.

Monna Lisa 3
Una comedia teatral en dos actos ‘in maniera stravagante et libérrima sobre paisaje sfumato histórico’, como la define su autor y director Luigi Sciamanna.

Monna Lisa propicia un viaje por el amplio registro de la comedia. La larga ruta de esta farsa corre por entre el humor blanco y las negruras del humor, rayano en lo escatológico. Entre chistes gruesos y otros verdes. Entre el chisme, la ironía y la sátira, convenciones clásicas de la comedia. Entre la hipérbole y la imprecisión como claves culturales propiamente venezolanas al mismo tiempo que como prodigios asociados al buen humor. Hasta ramalazos de costumbrismo y de aquímismo se pueden reconocer entonces en esta calistenia para el alma y para los cachetes. Un ejercicio del buen humor como oficio, una ofrenda desde la profesión de fe característica de los artistas, que construye, destruye y reconstruye toda aparente ingenuidad.

El texto, agudo, sólido, cálido, requebrado y florido es propicio para las fechas contemporáneas. Trece actores interpretan a más de cuarenta personajes. Ofician la comedia: Jorge Palacios, Armando Cabrera, Wilfredo Cisneros, Gerardo Soto, Marco Alcalá, Pastor Oviedo, Christopher Peinado, Luis Sarmiento, Rafael Carrillo, Homero Díaz, Roberta Zanchi, Sheila Monterola y Carlos Sánchez Torrealba. Todos han sido regiamente vestidos y sólo sus hermosas ropas junto a varios elementos de utilería hacen la parafernalia de la pieza. De manera que el elenco se mueve a sus anchas en un escenario desnudo, dejándole cancha al histrionismo de cada uno de los intérpretes. Así se sirven las artes del actor en esta comedia teatral en dos actos in maniera stravagante et libérrima sobre paisaje sfumato histórico, como la define su autor y director Luigi Sciamanna.

Marisela ‘Cocó’ Seijas y Andrea Miartus, producen. Oscar Salomón, Jesús Rojas y Heberto Martínez diseñan y realizan la escenográfía. David Morales se ha ocupado de las pelucas, tocados y sombreros. Armando Díaz está al frente de las coreografías. Manuel Troconis ha dado la iluminación. Simonette Antoni, ha hecho gracia con el afiche de la obra. Adán Zárate, en el registro fotográfico. Una especial mención merece el equipo de la asistencia escénica, conformado por Víctor Vivas, Fernando Garantón y Moisés Rivas, quienes lucen como ángeles, duendes, daimones, haciendo fluir mejor las aguas de una comedia que culmina con un golpe en la risa.

¿Qué ha dicho la crítica en la primera temporada?

Monna Lisa 2
Sheila Monterola en una escena crucial. Foto de Patty Oliveros.

“El ladrón de Monna Lisa roba sonrisas al público” tituló Iván Zambrano en El Nacional (…) Es una pieza ideada para ser llevada al cine. La cantidad de cambios de vestuario y la solidez del texto así lo confirman.

El Universal también se manifestó: “La Monna Lisa utiliza la comedia como principal recurso, al sacudir un poco la solemnidad de los personajes históricos que involucra en escena y otorgarles picardía y jocosidad. Además, incorpora diálogos con coloquialismos venezolanos, con los que el espectador se siente identificado, y se atreve a explorar con el humor temas como la homosexualidad, la corrupción en el sistema judicial, los estereotipos sociales, el amor fugaz, la traición, el patriotismo, y la viveza venezolana. (…) Otros personajes que Sciamanna incluye, cuya existencia sí fue cierta más no su participación en el robo de la pintura, son Pablo Picasso, el célebre aviador italiano Francesco Baracca, el compositor Erik Satie y el reconocido actor francés Mounet-Sully. Todos son interpretados con excelente calidad actoral, cuidando que desde los movimientos hasta los tonos de voz sean creíbles y el público pueda identificar fácilmente de quién se trata”.

Julio César Alcubilla en su crítica de Record Report dice: “(…) estamos frente a giros interpretativos, profusos en planteamientos de la escena. Que acompañan risas y reflexiones del público, las cuales sirven de marco perceptivo o escape emocional para un espectador que se impacta ante cierta genialidad. (…) inteligente, frugal, representa un gran arrojo, no sólo en su valor apreciable, sino en los recursos utilizados (…) Diferentes clases sociales conforman la trama, logrando que el público ría y revise la historia de la sociedad (…) Mención especial, por el trascendente trabajo de Jorge Palacios como Sigmund Freud, Armando Cabrera como Camille Saint Saens, Pastor Oviedo, sorprende por su versatilidad, juego escénico y trabajo corporal, frente a un elenco que logra pulcritud interpretativa y amplio tenor”.

Joaquín López Mujica para el Diario Vea destaca lo siguiente: ” (…) quedamos extasiados con esta obra teatral Monna Lisa. (…) El texto nos muestra y reordena el mundo desde la imaginación en movimiento: el robo como irrupción subversiva. Sciamanna, construyó un fabuloso laberinto “dentro de sí mismo” logrando la aplicación de aquel necesario recurso del “teatro dentro del teatro”, sus resultados fueron desde lo lúdico, la fantasía convocada, un homenaje a Cervantes, Tirso Molina, el cine de Fellini, la literatura de Michael Ende, la ficción músical de Buarque o Blades . Con su “Historia Interminable”, el pregón y las caracterizaciones acertadas de Carlos Sánchez Torrealba, desborda la emoción, el humor y la comedia.(…) allí donde se conjugaron en la vida real: el virtuosismo de una puesta en escena creativa; la economía de medios, el vuelo insomne surrealista y la aventura de los viajes por las diferentes caracterizaciones.(…) trece actores que personalizan a cincuenta- obra magistralmente y concebida como arquetipo de la praxis teatral de los nuevos tiempos por venir.”

Carlos Herrera en El Mundo: Economía y Negocios publicó el 15 de mayo. “(…) Desde hace un par de semanas en los espacios de la Asociación Cultural Humboldt, el público tiene una opción de lujo: Monna Lisa (…) un trabajo denso en conceptos, ante una inteligente resolución escénica, frente a un sólido trabajo que supo hasta hacernos guiños de esa capacidad de un dramaturgo de reírse de sí mismo. Montaje excepcional (…) la atmósfera lumínica de Manuel Troconis, el aporte impecable de diseño y realización de vestuario de Eva Ivanyi y Raquel Ríos, las sutilezas de tocados y peluquería de David Morales, la compaginada coreografía de Armando Díaz (…) Monna Lisa no sólo se lució por los aportes mencionados, sino por la eficacia de una compacta plantilla histriónica (…) Dando un aplauso a todos y con sincero respeto a su dignidad creativa, mencionaré a los que, a mi juicio, descollaron: Jorge Palacios, Wilfredo Cisneros, Marcos Alcalá, Gerardo Soto, Homero Díaz, Carlos Sánchez Torrealba -excepcional-, Pastor Oviedo”.

Señas para la 2ª Temporada

Las funciones en el Teatro Municipal del Centro Cultural Chacao serán los viernes a las 7:00 pm, más sábados y domingos a las 4:00 pm, desde el viernes 26 de Junio y hasta el domingo 5 de julio. Las entradas tienen los risibles costos de Bs. 200 para estudiantes y personas de la tercera edad y de Bs. 300 en balcón y Bs. 600 en patio, porque la risa no tiene precio. Las entradas para Monna Lisa ya están a la venta en la taquilla del teatro y a través de la página ticketmundo.com.

La comedia es presentada por el Instituto Italiano de Cultura, la Embajada de Austria, la Asociación Civil Itálicos, Telas Élite, Muebles Mary, Queiroz Publicidad, Restaurante Dynasty, Fundación Rajatabla, Espacio Arte Nativo y Cervecería Zulia.

Deja un comentario