Desapareció una noche LA DUDA, LA JUSTICIA Y LA LEY, por Alfonso Molina

gone-bay-gone-1.jpgPrimer film como director de Ben Affleck, Desapareció una noche (Gone baby gone) se revela como una pelí­cula extremadamente inteligente que comienza como un thriller en torno a la investigación del secuestro de una niña y poco a poco adquiere cuerpo de reflexión sobre la corrección polí­tica, la ética, la justicia y la ley, hasta un final que permanece en la memoria del espectador. Un drama muy sólido que contó con una dirección muy precisa y una actuaciones excelentes.

En la Boston contemporánea, los esposos Lionel y Bea McCready contratan a dos jóvenes investigadores privados —Patrick Kinzey y Angie Gennaro, socios y a la vez pareja— para que investiguen el secuestro de su sobrina Amanda McCready, de apenas cuatro años. ¿Por qué actúan los tí­os y no la madre, Helene? Porque es una mujer irresponsable que vive en la miseria de la droga. Este es el punto de partida de un proceso dramáico que ir+a revelando detalles cada vez más sórdidos y más complejos en torno a la corrupción y la intolerancia. ¿Por qué han secuestrado a la niña? ¿Cuál es el móvil del delito? Al final, ¿quién tiene la razón? ¿Qué es lo correcto? ¿Lo que manda la ley o lo que implica la justicia, que a veces se encuentran muy lejanas una de la otra? La película formula preguntas que invitan a tomar posición ante el conflicto.

El peso dramático descansa sobre los personajes de Patrick (Casey Affleck, hermano menor del director) y Angie (Michelle Monaghan), los investigadores que destapan la cloaca de pandillas, narcotráfico y pedófilos. Fueron elegidos por los McCready porque no son policías y porque conocen bien el barrio de Dorchester, uno de los más rudos de la ciudad donde se desarrolla buena parte de la narración. Un hombre y una mujer relacionados afectivamente funcionan como catalizadores de la trama. Poco a poco van desmontando los motivos aparentes que intervienen en el secuestro para poner de relieve los verdaderos. Pero en ese proceso Patrick y Angie comienzan a tener posiciones diferentes. Él representa la duda pero también el apego a la ley. Ella se arriesga con su intuición femenina a plantear un acto más justo. La discusión verdadera no se refiere a la liberación de la chiquilla sino a cuál será su futuro como ser humano.

Gone baby gone se fundamenta en la novela de Dennis Lehane, escritor de aquella Río Místico que Clint Eastwood convirtió en una excelente película en 2003. Ambas poseen en común, más allá de su autor, su lugar de desarrollo: las zonas menos hermosas de la ciudad habitualmente más hermosa de la Costa Este. La fealdad dentro de la belleza. En el caso del film de Affleck —bostoniano como su hermano Casey, actor principal— es preciso acotar que intervino directamente en el guión, como lo hiciera con su amigo Matt Damon en Good Will Hunting (1997), dirigida por Gust van Sant, que le valió el Oscar a ambos. Hay que recordar, también, que Damon se convirtió en uno de los grandes actores de su generación mientras Affleck viene de una pésima etapa como actor. Por eso sorprende que su debut como realizador haya sido tan contundente. No obstante, el actor manifiesta un dominio narrativo de alto nivel. Buscó la complicidad del gran director de fotografí­a John Troll, el editor William Goldenberg, la diseñadora de producción Shanon Seymour y el director de arte Chris Cornwell.

Las actuaciones son determinantes. Casey Affleck revela una capacidad expresiva inesperada. La forma como construye el personaje de Patrick es admirable. El tono de voz, el acento, los gestos y la mirada son herramientas manejadas con precisión. A su lado, Michelle Monaghan pone el énfasis en la visión femenina vinculada con la maternidad y la necesidad de afecto. Amy Ryan está muy bien como Helene. El resto del elenco lo completan figuras de la talla de Ed Harris y Morgan Freeman. En suma, no se pierda esta historia apasionante.

DESAPARECIÓ UNA NOCHE (Gone baby gone) EEUU, 2007. Dirección: Ben Affleck. Guion: Affleck y Aaron Stockard, basado en la novela de Dennis Lehane Fotografía: John Toll. Montaje: William Goldenberg. Musica: Harry Gregson-Williams. Elenco: Casey Affleck, Michelle Monaghan, Morgan Freeman, Ed Harris y Amy Ryan.

red earth casino https://ideasdebabel.com/casino-cinemas-online-booking-bangalore/ online casino dealer dayshift codes bl2 slot machine big win bonus determined by https://ideasdebabel.com/free-casino-slot-games-to-play/

Deja un comentario