Atomic Blonde UNA GUERRA EN MEDIO DE OTRA, por Luis Daniel de León

Atomic Blonde
Charlize Theron casi se condecora como la mejor opción femenina para una película de acción en la actualidad.

A pesar de su estreno haberse realizado unos cuantos meses atrás, ahora es cuando este lado del hemisferio finalmente pudo disfrutar de esta entrega de acción e intriga, protagonizada por Charlize Theron, que además cuenta con la participación de James Mcvoy y John Goodman. Atomic Blonde tuvo a David Leitch como director y a Kurt Johnsan como guionista, quien previamente había sido un asiduo colaborador de Zack Snyder durante una larga trayectoria en la que se incluyen estar detrás de los créditos del guion de 300.

Hago mención a estos hechos pues es fácil ver parte de la influencia de Snyder en cuanto al estilo visual en Atomic Blonde. Puede diferenciarse esa textura sucia y sombría tan característica de las adaptaciones de comics en los que ha estado involucrado Snyder, pero adicionándole ese nuevo toque de luces de neón con brillantes colores un tanto psicodélicos, que más parece estar centrado en emular la intensidad de psicotrópicos más fuertes, como la cocaína, que también puede apreciarse por el tipo de montaje tan acelerado en algunas secuencias.

La historia está basada en la novela gráfica The Coldest City, escrita por Antony Johnston y dibujada por Sam Hart, de la cual he escuchado muy poco, así que preferiré obviar detalles de esta y centrarme más en la propia película que gira alrededor de una agente del MI6 (servicio de inteligencia británico), Lorraine Broughton, mientras está siendo interrogada por dos superiores del MI6 y la CIA para explicar el desarrollo de su última misión en Berlín. Tenía como objetivo recuperar un microfilm de especial relevancia para todos los servicios de inteligencia al contener una lista de todos los agentes dobles trabajando para la Unión Soviética, en medio del contexto de la Guerra Fría y a muy pocos días de la caída del muro.

Como podrán ver, Atomic Blonde no varía mucho de la convencional trama con elementos característicos de muchas otras películas de espías, repletas de conspiraciones secretas y traiciones. A decir verdad, por momentos se siente una historia en exceso complicada para un filme cuyo objetivo principal es el ser un espectáculo de acción coreografiada con un excelente diseño de producción y una memorable banda sonora ochentera.

No termina siendo particularmente de mi completo agrado, pero admito que posee muchos elementos meritorios que la hacen al menos curiosa. Se debe principalmente a una gran interpretación en los roles protagónicos donde Theron casi se condecora como la mejor opción femenina para una película de acción en la actualidad, aunque aquí no logra el mismo nivel de iconicidad que en la última Mad Max.

Por otro lado, no debe obviarse, por supuesto, lo bien logrado de su puesta en escena y lo bien que es manejada la explotación de la acción. Es ultra violencia al máximo, casi sacada directamente de la mente de Frank Miller. Es muy difícil discenir qué tanto control pudo haber tenido Johnsan en su visión general como director. Parece estar más cercano a esa línea de realizadores centrados en ofrecer “el estilo correcto para un cierto tipo de películas” que contar sus propias historias.

Pero dando el beneficio de la duda, el tratamiento del material es más que correcto. La intervención musical es atractiva en conjunto con la acción, pero por momentos parece convertirse más en un videoclip con acción, y el sentido del humor se siente un poco algo soso. Sin embargo, hay un plano secuencia en particular que literalmente paga la entrada por sí sola.

red dog casino no deposit bonus slot machine buffalo creek disaster download borderlands 2 slot machine achievement casino games download for mobile

Deja un comentario