Ratatouille LAS DELICIAS DE UN ROEDOR, por Alfonso Molina

ratatouille-4.jpgLo sorprendente de las mejores películas para niños es que ya no son soo para niños, sino tambié para los adultos que llevamos a nuestros pequeños al cine. Sobre todo a partir de la presencia de Pixar, una productora que con su octavo largometraje de animación, Ratatouille, ha logrado altas cuotas de profesionalismo y perfección.

Su director, Brad Bird, narra en 110 minutos una historia encantadora y universal en la que opone los valores de la amistad, la solidaridad y el placer de vivir a los prejuicios de la intolerancia y el dogmatismo. Una rata francesa llamada Remy lucha por convertirse en el mejor chef de cuisine de París en medio del rechazo natural que gener­a la presencia de un roedor en la cocina de una gran restaurante. El resultado es un film admirable que nos devuelve una cierta sonrisa en un mundo con demasiadas muecas de dolor.

La historia es sencilla pero muy efectiva. Remy es una rata con un desarrollado sentido del olfato y un marcado interés en la gastronomía —admira al famoso chef Gusteau, autor del libro Todo el mundo puede cocinar que le hacen diferente a las demá¡s ratas que solo comen desperdicios tras robarlos a los humanos. El mismo día que Remy se entera de la muerte de Gusteau, pierde a su familia en una persecución por las calles, cuyas aguas lo llevan a París, donde se ve acompañado por el fantasma del chef, con quien llega al célebre restaurante Gusteau. Allí, accidentalmente, cae en la cocina donde no puede evitar darse el gusto de arreglar una sopa que ha malogrado el joven Linguini, un recién llegado al cual le es asignada la tarea de recoger la basura. En secreto, ambos se vuelven cómplices para crear la mejor comida de Parí­s.

A partir de esta anécdota, Bird construye una narración que se aleja de las tradicionales pelíulas de animación en las cuales los animales se ‘humanizan’. En Ratatouille los cocineros y comensales son seres humanos y los ratones son animales, cada cual con sus lenguajes y preferencias aunque puedan cruzar sus intereses. Por eso Remy, sin palabras audibles para Linguini, logra convertirlo en una chef de talento, conquistar el corazón de una cocinera llamada Colette y vencer la amargura de Anton Ego, un famoso crí­tico de gastronomía que le había quitado una estrella al Gusteau.

La producción expone niveles de profesionalismo sorprendentes, no solo por los efectos de animación computarizada sino por la asesorí­a que recibió de grandes chefs del mundo, como los franceses Guy Savoy y Hélène Darroze, ambos de Parí­s, y los norteamericanos Thomas Keller, de Nueva York, y Charlie Trotter, de Chicago. Participaron también locales míticos como La Tour d’Argent, Le Train Bleu, Le Procope y Taillevent. Los dibujantes y animadores tuvieron que aprender los fundamentos de la culinaria francesa y se dice, incluso, que la cocina de restaurante que aparece en el film es una copia de la cocina del Charlie Trotter’s, donde ejerce uno de los más grandes cocineros de todos los tiempos. Creo que es la película que ha reunido más estrellas Michelin.

La ratatouille es una especialidad provenzal originada en Niza que consiste en un plato vegetariano que puede incluir tomates, pimientos, cebollas, calabacín y berenjenas previamente fritos en aceite de oliva. Se sirve solo, acompañado de pan, arroz, papas y, algunas veces, con carne o pescado. Este humilde plato de la cocina popular se convierte, gracias a Remy, Linguini y Collette, en la gran estrella del Gusteau. La escena que define el final de la trama es aquella en la cual un plato de ratatouille, bellamente presentado al estilo de Trotter, se convierte en un viaje regresivo a la infancia de Anton Ego cuando siendo aún inocente probó esta especialidad preparada por su propia madre. Vaya, ¿qué dirán mis amigos psicoanalistas de esta expresión de la memoria gustativa?

En definitiva, Ratatouille es un hermoso film realizado con talento y sensualidad y producido con la más avanzada tecnología de animación. Constituye uno de esos casos en que los efectos especiales forman parte de la narrativa en el mejor de sus sentidos. No importa que ya usted no sea un niño: véala.

RATATOUILLE (Ratatouille), EEUU, 2007. Dirección: Brad Bird. Guion: Brad Bird; basado en un argumento de Jan Pinkava, Jim Capobianco y Brad Bird. Producción: Brad Lewis. Montaje: Michael Giacchino. Música: Darren Holmes. Distribución: The Walt Disney Company Venezuela.

renaissance aruba resort and casino casino slot machines download chomikuj https://ideasdebabel.com/online-casino-slots-accept-paypal-credit/

Deja un comentario