Los Clásicos / LESTER YOUNG, por Manuel López

Comparte en tus redes
‘The President’ o ‘Pres’ (apodos otorgados por Billie Holiday) fue considerado por muchos como el más grande saxo tenor de la historia.

Ningún texto sería suficiente para recordar al gigante de la música de jazz Lester Willis Young (1909-1959), al cumplirse hace unos días el 112 aniversario de su nacimiento en el pueblo de Woodville (Mississippi).

The President o Pres (apodos otorgados por Billie Holiday) fue considerado por muchos como el más grande saxo tenor de la historia, junto a Coleman Hawkins, y el primero en ofrecer una alternativa viable al vocabulario definido por éste desde los años treinta. Frente al tono fuerte y agresivo de Hawkins, el macho-sound de aquel saxofón tenor, Young respondió, incluso, retándolo, con un tono ligero y aireado, demorado y tranquilo, o sea, cool.

En este sucinto recordatorio vamos a centrarnos y a recomendar las históricas grabaciones de Young acompañando a la que fue considerada su ‘alma gemela’, la inmortal vocalista Billie Holiday, que se desarrollaron, inicialmente, entre 1937 y 1941 en el marco de las orquestas de Teddy Wilson, de Count Basie y de la propia cantante.

Todas esas grabaciones se encuentran en las colecciones a nombre de Billie Holiday del sello Columbia, pues era la casa discográfica para la que los dos grababan en ese período, pero hoy pueden obtenerse en varios sellos españoles dedicados bien a la recuperación completa de las grabaciones históricas de la música de jazz, bien a presentar una selección de las mismas. Es el caso, por ejemplo, del sello Disconforme, que presentó en dos volúmenes titulados A Fine Romance una excelente selección de esas colaboraciones entre Holiday y Young: 21 piezas en cada CD, con los mejores solos del saxofonista acompañando a la vocalista.

Durante los años cuarenta y cincuenta del siglo pasado fueron escasos los encuentros entre los dos grandes amigos e intérpretes musicales: ella colocada al frente de grandes orquestas con cuerdas y él tratando de sobrevivir en pequeñas formaciones instrumentales. Solamente en algunos de los populares conciertos de Jazz at the Philarmonic, organizados por el empresario Norman Granz y grabados para su sello Verve, se puede escuchar la voz de Billie Holiday adquirir una mayor emoción y elevarse a las alturas al sentirse acompañada por el saxofón de Lester Young.

El capítulo final de esta historia se produjo en diciembre de 1957 en Nueva York, a raíz de la grabación del disco The Sound of Jazz (Columbia) con la participación de grandes protagonistas de la historia de esa música. Una agotada Billie Holiday, después de una vida de excesos y sufrimiento, interpreta la pieza Fine and Mellow acompañada de una pléyade de saxofonistas entre los cuales, casi sin poder sostenerse y con un hilo finísimo de sonido del saxofón, está Lester Young. En 1959, ambas estrellas se apagarían en soledad y en forma definitiva. Nos quedan los tesoros de sus imágenes conjuntas y sus grabaciones imperecederas.

Deja un comentario