El comisario Montalbano / EN LUCHA CONTRA LA CORRUPCIÓN Y LA MAFIA, por Alfonso Molina

Comparte en tus redes
Luca Zingaretti, notable actor de teatro, televisión y cine nacido en Roma hace 60 años, ha tenido que adaptar su idioma al acento siciliano de su personaje sin caer en la caricatura.

En una de sus mejores novelas, La forma del agua, Andrea Camilleri (Porto Empedocle, Sicilia, 1925 – Roma, 2019) definió a su célebre personaje Salvo Montalbano, incisivo comisario de la policía de Vigatà, ciudad imaginaria de su isla natal, de la siguiente manera: “Aunque era cierto que ahora Montalbano se sentí­a en paz con Dios y con los hombres, no lo era menos que seguía sin estar en paz consigo mismo.” Mejor definición imposible.

A la manera de su coterráneo Pirandello, se trataba de un personaje en busca de autor, Cuando ya tenía 66 años, después de haber trabajado en el cine, el teatro, la televisión y el periodismo de Italia, Camilleri inventó a Montalbano en 1994 y lo convirtió en más de treinta novelas en un personaje de ficción que parecía de la realidad. Un policía contra la corrupción.

Pasaron cinco años y en 1999 comenzó la serie El comisario Montalbano, producida por la RAI, dirigida por Alberto Sironi y coescrita por Francesco Bruni, Salvatore De Mola y el propio Camilleri. En 14 temporadas y 36 episodios, el adusto y estricto comisario siciliano devino en un referente de la cultura masiva de la televisión italiana. Hasta el año pasado se pudo seguir la serie en algunas televisoras europeas y actualmente se emite en el canal Europa Europa con difusión mundial.

Il comisario Montalbano se desarrolla en la localidad de Vigatà, de la también imaginaria provincia de Montelusa, y fue rodada en la ciudad de Ragusa, con su ambiente provinciano y con referencias a Agrigento y a centros urbanos como Palermo y Catania. El personaje fue creado en honor a Manuel Vásquez Montalbán, gran amigo del escritor siciliano, aunque Montalbano es muy diferente a Pepe Carvallo. Uno es policía y el otro detective privado. Eso sí, ambos son amantes de la lectura y de la gastronomía. En todos los capítulos Montalbano aparece comiendo deliciosos frutti de mare en su  restaurante favorito a la orilla del Mediterráneo o probando los arancini que le prepara Adelina, su fiel ama de llaves.

A pesar de enfrentarse a la corrupción política y económica y a la propia Mafia, el comisario es un férreo hombre de la ley —no habituado a la tecnología— pero no duda en romperla para resolver sus casos. Conocido, respetado y temido por su ironía y tenacidad, se enfrenta al poder y las tradiciones arcaicas para establecer ciertos valores éticos.

Sus colaboradores principales son el vice comisario Domenico Augello, los inspectores Fazio y Gallo, el telefonista Catarella —un personaje muy pintoresco—, y el agente Galluzzo. Y a su lado Livia, su amor permanente, quien prefiere vivir en Génova y no en la isla.

Desde 1999 hasta 2020 hemos visto envejecer a su personaje y a sus intérpretes. Luca Zingaretti, notable actor de teatro, televisión y cine nacido en Roma hace 60 años, Caballero del Orden al Mérito de la República de Italia y premio David de Donatello, entre otros reconocimientos, ha tenido que adaptar su idioma al acento siciliano de su personaje sin caer en la caricatura.

El comisario Montalbano es una de esas raras adaptaciones al audiovisual de una creación literaria notable como la que inventó Camilleri en el ocaso de su vida.

EL COMISARIO MONTALBANO (Il commissario Montalbano ), Italia, 1999-2020. Dirección: Alberto Sironi. Guiones: Andrea Camilleri, Francesco Bruni, Salvatore De Mola, sobre las novelas de Andrea Camilleri. Fotografía: Stefano Ricciotti y Franco Lecca. Música: Franco Piersanti. Elenco: Luca Zingaretti, Peppino Mazzotta, Angelo Russo, Davide Lo Verde, Cesare Bocci, Marcello Perracchio, Roberto Nobile, Giovanni Guardiano, Katharina Böhm, Marco Cavallaro. Disponible en Europa Europa.

Deja un comentario