Poema / LOS CANALLAS, por Frank Baíz

https://ideasdebabel.com/casinos-online-888/
Crucé la calle y emprendí este, mi nuevo camino.

Vendrán por nosotros. /Por ti, por todos. / La brutalidad no tiene patria. / La vileza es un mar sin fondo. /A mí ya me robaron.

Rodearon la casa en la que guardaba mi infancia como si se acabarán de apearse de sus bicicletas. /Entraron presididos por el quinta columna. / Se metieron en la cocina. / Abrieron la nevera, el viejo escaparate de los tíos, lo conocían todo. / Cruzaron las piernas en la poltrona de la abuela y la ensuciaron a risotadas. / Esculcaron las habitaciones y arrojaron los recuerdos al patio.
Entraron al baño y dejaron la puerta abierta.

Nos hablaban de su igualdad. / Como si nada. / Nos sentaron en el banquillo de su historia, la que le apuntalan la mayúscula. / El más vil de todos, el traidor, el innombrable, / el que se disfrazó de amante para robarnos la casa sacó de sus bolsillos unos papeles todavía olorosos a la tinta del despojo. / La casa era de ellos. / La vida era de ellos y por eso la botaban en el patio. / Mi infancia yacía desparraramada en el patio. / Toda mi infancia que no me cabe aquí. / El columpio, los triciclos, las paladas de arena de mi tío, el amor y la muerte de mi tía, mi infancia, toda mi infancia, nuestra infancia.

Tanto dolor no me ha dejado hablar de esto. / Se llevaron todo. / Dictaminaron. / Invadieron la casa. /Nos invadieron. / Nos amenazaron. / Nos mancillaron.

Toda una vida, no es poco. / Tres generaciones de sufrimientos y esperanzas. / Toda una vida de nuestros raros sueños. / No es poco, créanme. /Toda una vida que nos dejó esparcidos por el mundo y que tenía su antiguo corazón en la casa que se robaron. / Salimos sin la casa. / Amenazados. /Dictaminados. / Con la venía de extraños disfrazados de vecinos. / Ante la mirada atónita del anciano que me vio nacer. / Ante el silencio temeroso de la vieja que una vez fue la muchacha que admiré desde la ventana de esa casa.

El traidor sacó de sus bolsillos la llave de su nueva casa. / La casa del pueblo con una p mayúscula apuntalada por la historia con minúsculas. / Crucé la calle y emprendí este, mi nuevo camino. / Vienen por nosotros, créanme. / La brutalidad no tiene patria. / La vileza es un mar sin fondo.
————-
Vereda – Bárbaro Rivas

gambling losses allowed for amt casino book of ra besplatni igri besplatno slot machine big win bonus determined by

Deja un comentario