La tragedia de Venezuela / EL DEMOLEDOR INFORME DE LA ONU, por Trino Márquez

La Corte Penal Internacional, la Corte Interamericana de los Derechos Humanos y otros órganos contarán con mayores evidencias para adelantar procesos judiciales en el futuro.

El informe de la comisión especial e independiente de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para el estudio de la situación de los derechos humanos en Venezuela es demoledor. Muestra un régimen que reprime con ferocidad a sus adversarios, desprecia los derechos elementales de los seres humanos, planifica fría y sistemáticamente el exterminio de quienes se le oponen y de quienes cometen delitos.

Los procedimientos extrajudiciales, los tratos crueles y degradantes y la violación continua del Estado de derecho aparecen como prácticas recurrentes, a través de los testimonios de algunas víctimas y ex agentes que, en el pasado cercano, trabajaron para los cuerpos de seguridad de la autocracia. Es un volumen que cuesta leer porque estremece la fibra de cualquier persona con un mínimo de sensibilidad y empatía con los otros seres humanos. He hablado con amigos que no han podido pasearse más que por unas pocas de sus páginas, debido a que no toleran el grado de ansiedad que las confesiones y descripciones desatan.

El gobierno ha respondido diciendo que se trata de un informe mentiroso y sesgado, que responde a los intereses norteamericanos. Nada original por parte de Maduro y el canciller Jorge Arreaza. La izquierda autoritaria se ocupa de los derechos humanos solo cuando se encuentra en la oposición. Cuando llega al gobierno únicamente le importa eternizarse en el poder, a cualquier costo.

¿Qué pasará ahora con el desprestigiado régimen? ¿Ese reporte tendrá consecuencias sobre el gobierno con el cual los estados democráticos no quieren establecer ningún lazo? En esta especie de renacimiento de la Guerra Fría que se ha producido ahora, resulta muy probable que Rusia y China, los dos aliados internacionales más poderosos de Maduro, se opongan a cualquier sanción severa o acuerdo mundial para penalizarlo. Del nuevo zar ruso no es mucho lo que puede esperarse en el campo internacional. Con respecto a Xi-Jinping, máximo jerarca chino, tampoco. Su comportamiento frente a las manifestaciones de los estudiantes de Hong Kong, a los reclamos del Tíbet y las minorías musulmanas que habitan en esa nación, no resulta muy alentador. El señor Xi es el líder de una de los países donde más se quebrantan los derechos humanos, sin que los ciudadanos tengan la posibilidad de que su voz sea escuchada. Los otros socios internacionales significativos de Maduro son los gobiernos de Irán, Turquía y Cuba. En ninguno de ellos existe algo parecido a poderes independientes y órganos públicos que resguarden los derechos civiles. Ninguna de esas voces se alzará para condenar atropellos. Lo máximo que podrían hacer es guardar un discreto silencio. Si la diplomacia de los países democráticos logra neutralizarlos, ya se habría obtenido una notable victoria.

En el plano internacional, por lo tanto, más allá de las denuncias y reconvenciones usuales, no es mucho lo que puede hacerse en este momento. El informe quedará como una aquilatada pieza del expediente que está armándose contra el gobernante criollo y sus aliados. La Corte Penal Internacional, la Corte Interamericana de los Derechos Humanos y otros órganos contarán con mayores evidencias para adelantar procesos judiciales en el futuro.

El informe deja claro que en Venezuela impera un régimen afincado en el terror y la coerción abierta. El consenso y la persuasión, fundamentales en toda democracia, quedaron derogados hasta nuevo aviso.

En el plano interno, especialmente con relación a las elecciones parlamentarias previstas para el 6 de diciembre, el informe tendrá consecuencias devastadoras. A la comunidad internacional democrática le resultará imposible asistir como observadora y garante de unos comicios que, ya se sabe, transcurrirán en medio de una atmósfera opresiva. Josep Borrell, el canciller de la Unión Europea, dijo que no enviará a Venezuela ninguna misión mientras no cambien las condiciones en las que tendrá lugar la cita. Una de ellas es la fecha. La UE estima que el lapso es demasiado breve para aplicar los protocolos establecidos por esa institución. Esto lo advirtió el funcionario antes de la aparición del informe. Una voz tan relevante como la del gobierno alemán ha dicho que al régimen hay que sancionarlo con mayor firmeza y que las elecciones legislativas deben estar rodeadas de la seguridad de la cual carecen.

En este contexto signado por los cuestionamientos más estrictos, resulta altamente improbable que los gobiernos e instituciones democráticas se presten a desempeñar el papel de comparsas de un régimen señalado de torturador. Desde la aprobación del Estatuto de Roma en 1998, los gobiernos de Occidente se cuidan de acompañar a aquellos que subyugan a los pueblos que gobiernan.

Los grupos y líderes opositores que plantean la conveniencia de acudir a los comicios de diciembre, deberían recapacitar a la luz de los últimos acontecimientos. Maduro tratará de utilizar esa consulta para desviar la atención y maquillar un poco los inmensos tumores mostrados por la comisión de la ONU. No se le debe complacer. Hay que exigirle que se ajuste a la Ley de Procesos Electorales y, en materia de derechos humanos, que asuma la responsabilidad y las consecuencias de haber vulnerado la Constitución de 1999.

Publicado originalmente en Politika UCAB. https://politikaucab.net/2020/09/18/el-demoledor-informe-de-la-onu/

https://ideasdebabel.com/best-online-slots-real-money-uk/ https://ideasdebabel.com/blackjack-dealer-certification-online-course/

Deja un comentario