Similitudes / SEINFELD, EL PRESIDENTE LUKASHENKO Y LA USURPACIÓN, por Karin van Groningen

Michael Richards (Cosmo Kramer), Jerry Seinfeld, Julia Louis-Dreyfus ( Elaine Marie Benes), Jason Alexander (George Louis Costanza)

Hay un episodio en la extraordinaria serie de comedia Seinfeld (1989) creada para NBC por Larry David (1947) y https://ideasdebabel.com/isle-casino-cape-girardeau/ (1954), en el que uno de los protagonistas  —George— se apropia de una oficina en una empresa y decide trabajar en ella. Sin nombramiento, ni selección alguna. Sólo porque él así lo decidió.

Al principio, Jerry, su amigo le aconseja que abandone ese plan. Y la gente con la que se topa en los pasillos de la empresa también se lo expresa. Inicialmente con palabras, luego mediante todo tipo de agravios. George los ignora abiertamente. Los observa, se ríe de ellos y continúa en la oficina indebidamente apropiada. Más tarde, los cansados directivos de la empresa lo conminan a salir en términos más agresivos. George, obstinadamente, hace caso omiso a todo intento de desalojarlo.

George.

Tozudamente persiste en la apropiación ilegítima. Es así como diariamente llega muy temprano a la oficina. Abre una sábana y se acuesta a dormir. A la hora del almuerzo, hace uso del contenido de su lonchera. Y por las tardes, sale del recinto, cerrando la puerta tras de sí. Ha decidido ignorar las formas establecidas por la mayoría, para dar contenido a los eventos sociales. Ha decidido ignorar las normas. Ha decidido ignorar los procedimientos.

Sucedía muy parecido a lo ocurrido en Bielorrusia cuando Aleksandr Lukashenko se proclamó nuevamente ganador de las elecciones presidenciales, negándose a entregar la oficina. Que obtuvo 80,23 % de los votos, anuncia a medianoche la Comisión Electoral Central. Y es que la ausencia de escrutinio y de observadores del proceso electoral ocurrido el domingo pasado en ese país, levanta dudas sobre la veracidad de su reelección. Vladimir Putin se apuró a felicitarlo. Igual los líderes de China, Kazajistán, Moldavia y  Azerbaijan, según lo reporta la BBC esta mañana.

Alemania eleva su voz de protesta frente a una elección que no respetó los mínimos requerimientos. Un gobernante que está atornillado en esa oficina desde el año 1994…

El caso es que en la serie de Seinfeld, los directivos cansados de la ocupación de la oficina, deciden bloquear su puerta para impedir un nuevo acceso del ilegítimo ocupante. La rellenan de cemento y le atraviesan gruesas y largas tablas de lado a lado, clavándolas con muy agudos clavos. George, al llegar no se amilana. Obstinadamente, maneja su muy gruesa humanidad para desplazarse a través del ducto del aire acondicionado y colarse nuevamente en la dichosa oficina. Y, temiendo lo peor —que lleguen  los encargados de la seguridad a sacarlo— bloquea el ducto por donde acaba de entrar. Se auto encierra. Así, termina eliminando toda comunicación con el exterior ¡Construye un bunker! Como lo hizo Hitler. Claro, que en este caso, él ya había decidido su destino final y unas pastillas milagrosas libraron al mundo de su presencia y de sus acciones.

¡A George hubo que ir a buscarlo en su bunker y sacarlo a empujonazos! ¿Será ese el destino final de todos los usurpadores incapaces de terminar la usurpación con su propia mano? ¿Usted qué opina?

@KarinvanGroning   kavege@gmail.com

Publicado originalmente en https://pasionpais.net

casino chips display frame https://ideasdebabel.com/casino-roulette-wheel-online-direct/

Deja un comentario