Inicio / Destacado / Una fecha histórica VOTOS CONTRA BOTAS, por Alicia Freilich

Una fecha histórica VOTOS CONTRA BOTAS, por Alicia Freilich

Movimiento Libertador
El 16 J es por ahora la única oportunidad del país total para implantar la voluntad mayoritaria de una nueva sociedad.

El domingo 16 de julio de 2017 puede marcar un hito en la historia venezolana porque inaugura con todo rigor el cumplimiento de su democrática ley 350, la constitucional Desobediencia Civilista.

El origen y trayectoria del nefasto militarismo venezolano tienen abundante análisis en estudios de investigadores dentro y fuera de academias. Y fue la Constitución vigente el instrumento que convalidó su ejercicio legal al sumar el nuevo permiso tramposo y contradictorio para que los militares activos votaran en las elecciones civiles con aparente prohibición de activar militancias partidistas. El voto castrense es un derecho normal y totalmente inofensivo en países civilizados sin militarismo tradicional. No es el caso venezolano. Ese criollísimo caballo de Troya añadido por aquella Constituyente del 99 fue tan absurdo como pedirle a una pareja enamorada que no practique su erotismo, al sediento que no tome líquidos, al hambriento que ayune. Pedirle peras al olmo.

Nada es casual en la ideología totalitaria. Así, bajo simulacro democrático nació y creció la médula del régimen chavista: populismo militarizado. Su líder, soldado golpista convicto, confeso y perdonado, vistió un histriónico y mentiroso disfraz civil durante su primera campaña electoral. Como presidente recuperó la cachucha militar y siempre advirtió que su  revolución era pacífica pero armada.

 Sí, armada ¿contra quién? ¿No sabía el paracaidista Hugo Chávez y no saben sus acólitos que si todavía fuera posible una invasión de comandos imperialistas estadounidenses, rusos, chinos o etcéteras, todo su arsenal bélico sería borrado en minutos? Lo saben pero el negocio armamentista con el  de petrodólares preferenciales para importar alimentos y medicamentos, con enormes ganancias para sus bolsillos  y carencia para el consumidor, más el exclusivo dominio del Arco Minero, enmarcados en el cartel narcotraficante, son privilegios que no renuncian a voluntad. Son adictos a las tres C que define otro popular refrán. Y las armas de estos mercaderes van contra el opositor desarmado pueblo. Guerra incivil, batalla contra civilista de ¿patriotas gloriosos, heroicos, valientes?

Toda casta requiere cómplices aprovechados (bolichicos y equivalentes adultos), protectores del orden establecido (policía, guardia, milicia, paramilitar), una masa obediente por dependiente (empleados públicos) y grupos de choque brutal (ignorantes y limosneros). Requisitos cumplidos al pie de la letra por la Fuerza Armada Chavista ¿Bolivariana? a través del Partido ¿Socialista? ¿Unido? ¿De  Venezuela?

Esta en mala hora legalizada peste militarista venezolana, propició la partida prematura de los muy conscientes historiadores Luis Castro Leiva, Manuel Caballero, Jorge Olavarría, entre otros, cada uno desde su bando político, que alertaron muy angustiados sobre el huevo de la culebra. En vano. Hoy es precisamente esta plaga, la pretoriana secta enemiga a derrotar con el auténtico democrático voto libre, directo, universal y secreto, que de rutina viola este desvergonzado chavista Consejo ¿Nacional? Electoralista. Y quienes pretendan sobrevivir como sana izquierda legal, deberán votar Sí rechazando a fondo y en forma al chavismo pues ya figura mundialmente a la par con otros fascismos.

El 16 J es por ahora la única oportunidad del país total para implantar la voluntad mayoritaria de una nueva sociedad que adquirió democrática convicción política a fuerza de golpes, porrazos, hambre, enfermedad, cárcel y balas bajo capitalismo de Estado, cuartelario y terrorista.

alifrei@hotmail.com

Sobre Alfonso Molina

Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores.

Te interesa

Derrota

Son las mismas condiciones VOTAR SIN ELEGIR, por José Domingo Blanco

Me cuenta una amiga, asidua a los mercados de cielo abierto que instala la alcaldía …

Deja un comentario