Inicio / ESTILO DE VIDA / música / Una entrevista a Emiliano Barragán-Géant EL HÄNDEL INSÓLITO (y II), por Carlos Goedder

Una entrevista a Emiliano Barragán-Géant EL HÄNDEL INSÓLITO (y II), por Carlos Goedder

Emiliano Barragán-Géant
El barítono Emiliano Barragán-Géant ha publicado una grabación, “Händel Insólito”, la cual puede considerarse uno de los acontecimientos discográficos de música barroca para este 2013.

El disco de Händel Insólito es hecho enteramente por Barragán en todos los roles: vocalización, instrumentación, grabación y producción. Es un disco de 13 pistas y casi 58 minutos de duración. Barragán confirma haber descartado dos arias, lo cual es una pena. Se incluyen trabajos de las óperas de Händel e incluso un aria del mencionado Tedeum de Dettingen. Varias de las óperas son auténticas rarezas (Atalanta, Joshua, Semele, Partenope), lo cual añade dimensión musicológica a este trabajo.

Barragán interpreta los arreglos orquestales en clavicordio, empleando un equipo Yamaha NU1. La parte vocal incluye varias arias da capo. El intérprete explica este concepto: “La mayor parte de las arias barrocas están compuestas de tres partes. La sección A, la sección B, que tiende a contrastar la primera, y la sección A pero ornamentada y desarrollada por el mundo creativo del cantante, llamada Da capo, o desde el principio.”  El repertorio es confrontado desde la voz de barítono, rescatando los rasgos viriles de héroes operísticos de Hándel. Barragán señala, en los comentarios sobre el repertorio elegido, que: “La voz del barítono en el contexto del barroco debería buscar imitar al cello, al contrabajo, al fagot.” Ciertamente con su rango amplio de voz, Barragán consigue unos efectos sonoros y dramáticos notables. Su voz tiene la reciedumbre requerida para transmitir la riqueza emocional del barroco y salir ileso de las exuberancias vocales que reclama.

El disco tiene un clímax importante en el aria Cara sposa de Rinaldo, de casi 11 minutos de duración. Acá el héroe de esta ópera lamenta   la pérdida de su esposa. Esta aria resume en gran medida el poder emocional y refinamiento musical del barroco, el cual anticipo el Romanticismo. Otra aria de Rinaldo, Venti, turbini, prestate, lo saca a uno de la terrible sensación de desamparo que deja Cara sposa.

Este no es el disco solamente de un vocalista privilegiado, sino de un músico completo, con talento como tecladista, visión propia de compositor y erudición de musicólogo. El propio Barragán señala: Händel tiene la particularidad que escribía para satisfacerse a sí mismo como músico y compositor, con la suerte que contaba con los mejores cantantes del mundo en su época. Pero él nos tenía alergia porque el estereotipo de los cantantes es que son «voces» y no músicos, que tienden a ser unidimensionales, con poca agudeza musical. Entonces Händel tendía a la impaciencia cuando se topaba con grandes voces pero cerebros pequeños, y en mi opinión personal seguramente escribió frases musicales de penitencia, para hacernos sudar un poco.”

El trabajo de Barragán más bien hace sudar al oyente: lo hace pasar por un carrusel de virtuosismo, teatralidad e intensidad musical que apenas da algo de calma durante el cántico Vouhsafe, O Lord del Tedeum. El programa está bien hecho, porque tras este respiro se lanza por las arias de Rinaldo, dejando exhausto y al mismo tiempo extasiado al oyente.

Barragán ha hecho este trabajo de manera independiente, con apoyo familiar y dedicando el trabajo a su abuela, recientemente fallecida. Se trata de un artista comprometido con la música de una manera casi monástica y su ética le impide participar en proyectos sin calidad o exigencia musical. No obstante uno anhela que pueda hallar cabida en sellos independientes o con productores sensibles de los grandes sellos (que los hay) para oírle con un acompañamiento orquestal, como en efecto ha logrado Cecilia Bartoli, quien se ha logrado rodear de maravillosas agrupaciones como La Scintilla o Il Giardino Armonico trabajando para un sello tan grande como Decca. Desde luego, es preciso que Barragán nos deje oír el aria Why do the nations de Mesías, la cual él señala como su acercamiento inicial a Hándel y que está ausente en este gran disco.

Con este disco uno ve el futuro y el futuro se llama Barroco. Barragán va a dar de que hablar. Descubrámonos: estamos ante un genio. El barítono ha tenido la deferencia de responder un breve cuestionario que le he enviado para captar mejor las sutilezas y detalles de su magnífico proyecto handëliano.

Handel Insólito

1. ¿Qué le ha llevado a elegir Händel para este disco?

Cantar Händel en escena fue mi primera experiencia de placer absoluto sobre el escenario cuando tenía 20 años. Su música cambia la química de mi cerebro y la calidad de mi alma. La forma en que Händel escribió para la voz a veces me hace creer en la reencarnación imaginando que debo haber trabajado para él en el pasado y que simplemente volví a nacer nada más que para no dejar de sentir ese placer supremo una y otra vez sin cansarme. Cada aria que he cantado se siente tan cómoda y me conecta emocionalmente de tal manera que Händel siempre es parte de mi menú artístico.

2. ¿Cuáles son los desafíos técnicos al interpretar piezas vocales de Händel?

Nunca he sido el tipo de músico que piensa demasiado en la técnica vocal. Para mí el canto ha sido siempre una extensión de mi carácter, es como algo natural que no se diferencia mucho de quien soy cotidianamente. Pero si lo tengo que explicar desde el punto de vista técnico, diría que lo más interesante de escoger este repertorio y grabarlo fue unir el poder de la voz entrenada -para ser escuchada sin ayuda de un altavoz- con las sutilezas y sentido de intimidad necesarios para hacer sentir al que escucha que el mensaje es directo para él o ella, que no hay un escenario que separe las cuerdas vocales del corazón que recibe el discurso musical, y que el micrófono no explote cuando estoy cantando un fortissimo. Lo otro fue deshacerme de los conceptos limitados de lo que se espera de la voz de un barítono lírico típico, así que vocalmente trabajé para pulir al máximo, y de la manera más saludable ambos extremos de mi tesitura sin sentir tres voces (bajo, barítono y tenor), sino una sola que dependiendo del contexto se avecina a cada registro por razones dramáticas y sonoras, más que técnicas.

3. ¿Qué nexo ve entre la voz del barítono y la del castrato que interpretaba los papeles de muchas obras de Händel?

Hubo varios tipos de voces de castrati, algunos eran los castrati soprano, los castrati  mezzosoprano, y otros castrati contralto, pero Händel contaba con voces tan increíbles que una simple etiqueta no bastaba. Esas etiquetas son más importantes para definir las voces hoy en día. La mayoría de los personajes históricos y míticos que cantaban los castrati estaban dotados de una masculinidad y hombría enormes, así que escuchar a un Giulio Cesare, Serse o un Ariodante con sonidos femeninos siempre tiende a ser un tipo de gusto adquirido que muchas veces necesita de un artista cuyo poder sea tal que nos haga olvidar ese pequeño detalle —de una voz de mujer en un personaje lleno de testosterona— Mi objetivo fue unir el universo vocal escrito para castrato, un universo que incluye un uso vasto del registro total de la voz, con atención al detalle rítmico y atlético, malabares muy barrocos en donde se pone a prueba todo el virtuosismo que se pueda alcanzar para darle emoción y vida al aspecto dramático y, lo más importante, todos esos elementos unidos con timbre de voz que generalmente acompaña la asociación de virilidad con el cuerpo del hombre, en mi caso el de un barítono. Nicolini, Senesino y Caffarelli son tres castrati para quienes Händel creó ciertos personajes y arias que encuentro especialmente ideales y cercanos cuando tengo que elegir repertorio para mi voz. Aunque trasporto las arias para abarcar mi propia tesitura es la forma en que fueron escritas, lo que se siente completamente natural dentro de mi instrumento.

4. Comente, por favor, sobre sus influencias como barítono y como intérprete de música barroca.

Debo que decir que la influencia principal que he tenido en el repertorio barroco como cantante e intérprete ha sido Cecilia Bartoli. De todos los cantantes clásicos en generaciones recientes ha sido ella la que ha dado suficiente importancia y vida al rescate de las obras barrocas olvidadas y relegadas a un segundo plano. Su interés no sólo como cantante sino como musicóloga ha sido tan sincero y bien llevado que ahora más que nunca hay una explosión barroca que no se había visto en la historia musical tal vez jamás.

Decenas de obras han sido exhumadas y vueltas a la vida de una forma tan estupenda que la visión que se tiene del barroco está creciendo y expandiéndose de forma increíble. Aquí en Europa han surgido innumerables orquestas de cámara compuestas por solistas estupendos cuyo resultado final es un discurso musical infinitamente superior a lo que estábamos acostumbrados hasta hace unos 20 años.

Curiosamente es en el público joven que el barroco está incendiando corazones y estimulando a jóvenes artistas a crecer y hacerse mejores músicos. Pero también hay que dejar claro que la lista de talentos es larga y de gran riqueza. Hay en especial un joven contratenor que me ha sorprendido por la calidad y profundidad de su talento y voz, el argentino Franco Fagioli, cuya musicalidad, manejo de la voz y profundidad artísticas están dejando atrás a otros contratenores más comerciales que hasta ahora se habían apoderado el territorio de los contratenores. Para mí ha sido una hermosa sorpresa descubrirlo.

[Nota del entrevistador: Fagioli, oriundo de Tucumán, nos ha legado este año dos maravillosas grabaciones: una es el Stabat Mater de Steffani, liderado por Cecilia Bartoli, quien ya ha trabajado la obra de este compositor en el maravilloso disco Mission. El otro trabajo es un homenaje a Caffarelli —castrato rival de Farinelli—, el cual ha sido publicado por el sello francés Naïve, uno de los que más está haciendo por el barroco en la actualidad]

5. ¿Qué nos puede decir sobre sus arreglos para clavicordio? Debe ser de los pocos cantantes que domina este instrumento.

Antes de saber que podía cantar estudié el piano por muchos años y con muy buenos músicos como Gabriela Montero quien fue mi última profesora. Así que mi forma de abordar el canto siempre ha incluido otras dimensiones, la del pianista y la del compositor. Para este álbum he decidido crear mis propias transcripciones porque ya que tomé el riesgo de producir todos los otros elementos, ¿Por qué no hacer transcripciones que me satisfagan completamente y que permitan al sonido único y especial del clavicordio convertirse literalmente en una orquesta de carácter íntimo pero absolutamente intenso y expresivo?. El recorrido fue infinitamente placentero porque pude verter todo lo que tengo dentro como artista y cómo músico jugando al factótum y teniendo el comando de todos los aspectos musicales que se relacionan a la hora de ejecutar un aria. Cada obra presente en esta grabación expresa todo mi universo musical interno, se unen gracias a la tecnología el pianista, el compositor y el cantante fusionados en un solo momento y el nivel de satisfacción es indescriptible sin contar la libertad con la que cada parte pudo fluir viniendo de una misma fuente. Tengo que decir que mientras más posibilidades tenga un músico para expresarse, más satisfacción. Además tenía los dedos un poco abandonados y siempre tenía en mi mente fantasías de proyectos musicales en los que podía encargarme de todos los aspectos, pero siendo músico clásico tiendo a dejar que mi estructura mental sea muy ortodoxa, cosa que estoy cambiando tomando riesgos conceptuales como el proyecto Händel Insólito.

6. ¿Qué queda pendiente en el proyecto Händel Insólito? ¿Y qué le seguirá?

Atreverme a grabar todas estas arias rutilantes de Händel no ha hecho más que enseñarme un millón de cosas a todo nivel que ni soñaba que fueran posibles. Ahora mismo estoy en plena elaboración del segundo volumen. En este momento el camino se siente más claro, menos vulnerable, y siento que con todo lo que aprendí comienzo el segundo volumen con 10 arias más, con un pie aún más firme y más ágil. El proceso es todavía más placentero, porque tengo más y más cartas bajo mis mangas, y en vez de miedos y dudas ahora solo me mueven las ganas tremendas de convertirme en todos esos personajes estupendos y disfrutar como la música se apodera de mi instrumento y sale a narrar obras tan potentes. Además del segundo volumen de Händel Insólito, grabaré durante la primera mitad de 2014 un álbum dedicado exclusivamente a las sublimes “Arie antiche” del barroco que lamentablemente siguen en la oscuridad y olvidadas por la insistencia de enfocarse casi exclusivamente en el repertorio clásico y romántico. Una de las experiencias más hermosas del Händel Insólito ha sido la avalancha de mensajes de jóvenes cantantes de todas partes pero sobre todo de Latinoamérica que no solo disfrutan del álbum pero que evidentemente entienden y aman profundamente este repertorio y están más que deseosos de darle vida. Espero que estas grabaciones inspiren a muchos jóvenes más y que otros barítonos coloratura salgan de sus esporas y sigan descubriendo y desarrollando tantas posibilidades en este tipo de voz que hasta ahora se ha limitado al repertorio que sea más viable a nivel profesional, es decir, que más contratos pueda generar.

Es bueno que un batallón de músicos sinceros se ponga de pie y modifique ese triste fenómeno en el que “lo que vende” tiene un impacto en la producción artística y condiciona completamente la selección de repertorio y por lo tanto el entrenamiento vocal.

7. ¿Cuáles son sus planes de visitar América Latina en gira?

Jamás he cantado en mi Venezuela natal ni en ninguna parte de Suramérica, por algún motivo extraño el destino no me ha dado ese gran placer. Pero espero que una vez que complete estos proyectos pendientes tenga el honor de cantar y de tener la aventura apasionada de actuar en nuestro continente. El público latinoamericano es profundamente fogoso, sensible e infinitamente musical, tiene que ser uno de los regalos más hermosos el poder vivir esa experiencia en un futuro cercano.

El sitio web de Barragán es http://emilianobarragan.com/

@carlosgoedder

carlosurgente@yahoo.es

Facebook: Carlos Goedder

Sobre Alfonso Molina

Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores.

Te interesa

Gracias a los que firmaron el 16 de julio

Tripletweet 16 DE JULIO, por Txomin Las Heras Leizaola

Especial para Ideas de Babel. Con la exitosa jornada de la consulta popular del 16-J, …

Deja un comentario