Inicio / Destacado / Un sueño REPÚBLICA AMAZÓNICA, por Antonio Llerandi

Un sueño REPÚBLICA AMAZÓNICA, por Antonio Llerandi

Amazonia
Poca o ninguna protección han dado esos gobiernos a un espacio tan frágil y tan importante para la humanidad.

La Amazonía, como casi todos sabemos, abarca una gran parte de la América del Sur y ese territorio, casi virgen y pulmón vegetal, es compartido por varios países. En total nueve: Brasil, Perú, Colombia, Venezuela, Ecuador, Bolivia, Surinam, Guyana, Guayana Francesa. Es una situación única en el mundo que un territorio de tanta riqueza y tanta diversidad esté repartido entre muchos países. Eso lo hace un fenómeno geográfico especial.

Algunos tienen una parte mayor, como Brasil, y otros no tanto, pero indiscutiblemente hay dos elementos comunes a todos: el primero es que el territorio amazónico es en gran medida una considerable presencia en esos países, lo cual podría ser una consideración positiva, pero el segundo, también común a todos ellos, es la poca o ninguna protección que esos gobiernos le han dado a un espacio tan frágil y tan importante para la humanidad.

Sé muy bien que lo que voy a plantear podría de una vez ser incorporado a las manifestaciones utópicas de la humanidad y que muchos preguntarán qué me fumé o si mi imaginación anda volando por encima de las realidades. Pero me permito soñar (verbo que todavía trato de poner en práctica a menudo) que en una o en varias sesiones de la Asamblea Mundial de las Naciones Unidas y en virtud de una serie de considerandos —encabezado por la importancia del territorio amazónico para la humanidad y la manifiesta incapacidad de los sucesivos gobiernos de los nueve países que lo conforman— se establece por decreto universal la creación de la República Amazónica, un territorio formado por un bosque tropical de 7 millones de kilómetros cuadrados, independiente de esos nueve países y regida por una organización internacional de protección al medio ambiente que permita tener la absoluta seguridad, vigilada por una fuerza propia y que impida en ese territorio violaciones que signifiquen algún tipo de peligro para su hábitat.

Léase y aplíquese. Fin del sueño.



Sobre Alfonso Molina

Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores.

Te interesa

Otero monumental en Madrid DIBUJOS, MAQUETAS Y ESCULTURAS NUNCA ANTES EXHIBIDOS

Junto con Carlos Cruz-Diez y Jesús Soto, el creador guayanés Alejandro Otero es uno de …

Deja un comentario