Inicio / POLÍTICA Y ACTUALIDAD / Política / Fidel Castro EL OTOÑO DEL DICTADOR, por Trino Márquez

Fidel Castro EL OTOÑO DEL DICTADOR, por Trino Márquez

trino-1.jpgAún es temprano para establecer con precisión los alcances de la salida del dictador Fidel Castro del núcleo central de la estructura de poder en Cuba. En apariencia un error en la forma de tratar la diverticulitis que lo afectó hace más de dos años (error del cual él mismo es responsable principal, pues obligó a los médicos tratantes a seguir un protocolo que no era el adecuado) lo mantiene alejado del ejercicio diario del poder desde julio de 2006. Las limitaciones físicas y la conformación de un nuevo esquema de jerarquías en la pirámide política de la isla, lo inducen a renunciar a la jefatura del Estado y de la Comandancia General del Ejército. El final político de Castro no ha sido el mismo que el de otros dictadores comunistas. Stalin, Mao Ze Dong y Tito, por ejemplo, se conservaron al frente del Estado hasta el día que la Divina Providencia los llamó a rendir cuentas. Desde luego que mientras viva el comandante Castro tendrá una influencia importante, aunque creo que ya no será decisiva, en el curso que siga la isla. A Raúl Castro y al resto del grupo que lo acompaña le llegó el momento de asumir la conducción del aparato gubernamental. Veremos qué hacen ahora que el anciano déspota es más una sombra que una amenaza.

Del pueblo cubano no es mucho lo que pueda esperarse. Su escasa y precaria experiencia democrática hasta el triunfo de Fidel Castro y sus “barbudos”, más las casi cinco décadas de dominio dentro de uno de los sistemas totalitarios más herméticos de los que se tenga registro, anestesiaron a esa nación. Tanto ha sido el adormecimiento, producto de la combinación entre el terror y la ideologización, que ni la caída del Muro de Berlín en 1989, ni el colapso del imperio soviético en 1991, ni la oleada que estremeció a toda Europa del Este, y que derrumbaron incluso un régimen tan cerrado como el de Albania, provocaron ninguna manifestación de protesta en la isla caribeña. Hasta en China, donde el Partido Comunista anda sin contemplaciones de ninguna naturaleza, se produjeron los dramáticos acontecimientos de la Plaza Tiananmen, con los estudiantes como protagonistas. En Cuba, en cambio, el despotismo de Fidel Castro y su aparato nunca ha sido respondido por las masas. El asalto a embajada peruana en 1981 y Marielito fueron las respuestas desesperadas de un sector de La Habana que se sentía tan excluido, que decidió jugarse la vida, primero penetrando en la delegación diplomática y luego viajando en esas embarcaciones precarias que los trasladaron al puerto de Florida.

Salvo las honrosas manifestaciones de las Mujeres de Blanco y los heroicos esfuerzos del Proyecto Varela hace algunos años, las protestas de los cubanos han sido solitarias. Escritores como Leonardo Padura Fuentes, quien vive en la isla y en cada uno de sus relatos pinta un fresco de la descomposición de la isla, sin mencionar jamás el nombre de Castro o la palabra revolución. La rabia y frustración de los cubanos frente a la represión, la ausencia de libertad y democracia, la escasez y la gigantesca pobreza generalizada, se ha manifestado en los centenares de ciudadanos que abandonan el territorio en embarcaciones improvisadas, muchas de ellas portentos de imaginación e inteligencia.

Por lo tanto, no veo en el futuro cercano sólidas manifestaciones de obreros, estudiantes, campesinos y profesionales por las calles de La Habana y de otras ciudades del país pidiendo elecciones libres, poderes independientes y equilibrados, libertad de expresión, libertad de iniciativa, defensa de la propiedad privada y todos los derechos que permitirían convertir a Cuba en una nación con un sistema democrático estable. Ojalá y me equivoque. Ojalá y a lo largo de todas estas décadas se hayan acumulado tantas energías dentro de la sociedad, que sus propios ciudadanos fuercen a la nueva nomenclatura a introducir cambios radicales en un período relativamente corto. Veamos qué pasa con las centenas de presos políticos depositados en las cárceles. Una señal positiva será que los liberen. ¿Se atreverán a desafiar a Fidel?

El ocaso de Fidel Castro tendrá consecuencias importantes en su pupilo venezolano. El comandante de Sabaneta siempre ha querido ser el sucesor a escala internacional del tirano tropical. Ha querido convertirse en el ícono de la revolución mundial. Le ha faltado esa aureola mística que rodeó a Castro durante los primeros años de la revolución cubana, cuando baja de Sierra Maestra y reta al gigante norteamericano con actos tan audaces como irresponsables. El comandante Chávez, con menos pergaminos que los de su tutor y guía espiritual, a pesar de su abundante chequera, no ha podido convertirse en ese nuevo símbolo. Ahora, tras la derrota del 2-D y las que le esperan en el futuro, su chance de volverse figura mítica son cada vez menores. En un plano más concreto, el proyecto de confederarse de Venezuela con Cuba se pulverizó. Raúl Castro no ha manifestado ni el menor interés en la fulana federación, mientras Fidel ya no cuenta con los arrestos para promoverla y mucho menos para imponerla. Y, la verdad sea dicha, luego del referendo de diciembre pasado, Chávez no tiene con qué impulsar esa alianza.

Las relaciones del gobierno venezolano con el cubano desde luego que se mantendrán, pero entrarán en una nueva fase. Raúl Castro no será tan insensato como para romper los vínculos con Chávez y perder ese maná que le proporciona, sin mayores costos, el caudillo venezolano. Sin embargo, el nuevo líder cubano tiene abiertas otras puertas. Una de ellas es la que da hacia China y Vietnam. Para estos países, ambos con gobiernos comunistas y economías capitalistas, sería muy sencillo profundizar sus nexos económicos con la isla cariberña. En este hemisferio está Brasil. Chávez no podrá imponerle condiciones a Cuba, ni podrá chantajearla. A lo mejor heredará algo del liderazgo mundial que tuvo Fidel Castro, pero nunca lo alcanzará. Cuenta con petrodólares, sin embargo le falta eso que los romanos llamaban autoritas.

Sobre Alfonso Molina

Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores.

Te interesa

Leyendo de pie GUAIDÓ: BALANCE DE UNA ESTRATEGIA, por Ibsen Martínez

Las últimas semanas han turbado muchas ideas sobre nuestra América que hasta ahora estuvieron, quizá, …

Deja un comentario