use for provigil provigil cfs me provigil soldiers provigil recreational provigil safe during pregnancy
Inicio / CINE Y TV / Todo Polanski TRAYECTORIA DE UN TRASGRESOR, por Alfonso Molina

Todo Polanski TRAYECTORIA DE UN TRASGRESOR, por Alfonso Molina

Polanski en el rodaje de El Pianista
En Varsovia Polanski dirige a Adrian Brody en ‘El pianista’, que le valió el Oscar como mejor director.

Acabo de ver Basado en hechos reales (D’après une histoire vraie, 2017), la más reciente película de Roman Polanski, injustamente tratada por la crítica, y reafirmo mi visión sobre un creador que no se queda en la epidermis de los temas abordados. Al contrario, transita el camino del desconcierto para sorprender al espectador. Siempre tiene un punto de vista original.

Ignoro si alguna vez se estrene en Venezuela —ojalá— pero me viene de perlas al comentar el ciclo Todo Polanski, La selección de veinte películas del maestro polaco-francés presentada por la Embajada de Polonia y Gran Cine, todos los jueves a partir del 10 de mayo, a las 3:00 pm, en la sala Paseo Plus 2 del Trasnocho Cultural. También se exhibirá en la Sala EuroCultural del Hotel Eurobuilding.

A sus ochenta y cuatro años, este maestro indiscutible reúne una filmografía impresionante donde destacan algunas piezas maestras al lado de otras obras menores pero siempre interesantes. Presumo de haber visto todas sus películas, incluso aquellos primeros cortometrajes de su etapa de estudiante en la Escuela de Cine de Lodz, como La bicicleta  (Rower, 1955) y Dos hombres y un armario (Dwaj ludzie z szafą, 1958), y su primer largometraje filmado en Polonia El cuchillo en el agua (Nóz w wodzie, 1962) que fue postulado al Oscar como film de habla no inglesa.

Luego emigró a Reino Unido donde realizaría su primer gran éxito internacional Repulsión (Repulsion, 1965), con Catherine Deneuve, por la cual ganó el Oso de Plata y el premio de la crítica en el Festival de Berlín, así como Callejón sin salida (Cul-de-sac, 1966), una mezcla de comedia y drama que ganó el Oso de Oro en el mismo festival berlinés, y El baile de los vampiros (The Fearless Vampire Killers, 1967), especie de homenaje al cine de vampiros en clave de humor, donde actúa al lado de la que se convertiría más tarde en su esposa Sharon Tate, trágicamente asesinada en 1968.

Si tuviéramos que definir la filmografía de este creador de primer orden tendríamos que apreciarla como la trayectoria de un trasgresor. Desde sus inicios en Polonia y sus posteriores trabajos en Reino Unido, Estados Unidos, Francia, Italia y otros países, se ha puesto de relieve su capacidad para cuestionar las conductas de los seres humanos en muy distintos escenarios. No podríamos decir que es un optimista —sería un insulto— pues su vida personal ha estado atravesada por la tragedia, desde su niñez en el gueto de Varsovia. Más bien expone su angustia sobre el sentido de la humanidad. Entre Repulsión y Oliver Twist, ambas en Londres, se tejen muchas relaciones, como las hay en Chinatown y La muerte y la doncella. Posee un profundo conocimiento del alma humana. Allí reside el secreto de su éxito.

En el Festival de San Sebastián de 1988, cuando estrenó Búsqueda frenética, y a propósito de las breves apariciones de Alfred Hitchcock en sus filmes, se le preguntó por cuál de sus imágenes personales como actor quería ser recordado y no vaciló en responder: como el asesino que introducía la punta de su cuchillo en la nariz de J.J. Guites (Jack Nicholson) y se la destrozaba en un solo movimiento, escena fundamental de Chinatown. Un trasgresor.

De estas veinte películas —todas buenas— programadas siento una especial preferencia por algunas. En orden cronológico: su obsesiva Repulsión (Repulsion, 1965), la escalofriante El bebé de Rosemary (Rosemary’s baby, 1968), su adaptación de Shakespeare Macbeth (Macbeth, 1971), el clásico negro Barrio chino (Chinatown, 1974), la desconcertante El inquilino (Le locataire, 1976), la muy hermosa Tess (Tess, 1979),  la emocionante Búsqueda frenética (Frantic, 1988), la adaptación de la obra de teatro de Ariel Dorfman La muerte y la doncella (Death and the Maiden, 1994), la casi autobiográfica El pianista (The pianist, 2002) que le valió el Oscar como mejor director, su  excelente adaptación de la novela de Charles Dickens Oliver Twist (Oliver Twist, 2005), y El escritor fantasma (The ghost writer, 2010).

Si quieren mayor información sobre Todo Polanski les sugiero visitar las páginas www.grancine.net y www.caracas.msz.gov.pl/es. También en Facebook busquen Circuito Gran Cine, Embajada de la República de Polonia en Caracas y Trasnocho Cultural.

Sobre Alfonso Molina

Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores.

Te interesa

Searching

Searching LA POSMODERNIDAD EN LA NARRATIVA DEL MUNDO 2.0, por Luis Bond

Vivimos tiempos convulsos e imposibles de definir. La tecnología avanza con saltos agigantados, transformándose en …

Deja un comentario