Inicio / Tag Archives: Rubén Monasterios

Tag Archives: Rubén Monasterios

Un cuento en Navidad VENTANA HACIA EL PARQUE, por Rubén Monasterios

De la colección Cuentos desapacibles, inédita Contra la extraña enfermedad la medicina carecía de recursos. Se declaró mediante movimientos descoordinados al extremo de no poder caminar sin ayuda, torpeza y caídas, y un adormecimiento de mis extremidades; la sensación progresivamente fue acentuándose hasta hacerme perder casi del todo el dominio de las mismas; llegó a un estado en el que sólo puedo mover la cabeza, con dificultad el brazo derecho y erguir un poco el torso. Los médicos la identificaron como la enfermedad de Guillain-Barré; o tal vez era el linfoma de Hodgkin, un tipo de  cáncer, dicho en palabra …

Leer más

Crónicas de la limosnería picaresca MENDICIDAD Y TEATRO, por Rubén Monasterios

En la Navidad la gente se vuelve tierna y sensible a los infortunios ajenos, de aquí que sea época de zafra para los mendigos. Evocó el interesante fenómeno en mi mente una escena vista en un centro comercial, no exactamente igual a la imagen que ilustra esta nota, pero semejante en lo concerniente al incongruente contenido: la mendicidad asociada a un recurso de información de alta tecnología y elevado costo. Lo que vi fue un mendigo ejercitando su oficio, montado en una silla de ruedas eléctrica; o sea, un recurso de movilización ─en este caso─ de alta tecnología y elevado …

Leer más

Impúdico relato ALADO AMANTE, por Rubén Monasterios

Los ángeles no tienen sexo: fueron creados así; pero al materializarse asumen la apariencia masculina, porque Dios y Su Hijo son hombres. Independientemente de su aspecto, suponemos a los ángeles indiferentes a las inquietudes eróticas; no obstante, se sabe de esos espíritus celestiales llevados por impulsos libidinosos,  y en sentido contrario, son innumerables los humanos fascinados por su belleza sobrenatural. En tiempos de Noé, algunos  ángeles materializados “viendo los hijos de Dios que eran hermosas las hijas de los hombres” tomaron mujeres de entre ellas (Génesis, 6:2) y se entregaron a los placeres del sexo. La chusma vil de Sodoma, …

Leer más

Militar venezolano DE HÉROE ÉPICO A COBARDÓN SILENCIOSO, por Rubén Monasterios

A lo largo de mi vida he acumulado experiencias suficientes para formarme una actitud de antipatía hacia los militares; de modo que si aquí los invoco es porque creo que su participación es esencial en la recuperación de la democracia. Sin su respaldo seguiremos con el vampiro narcocomunista montado en la yugular. Siendo niño aprendí de mis mayores a tenerles no precisamente respeto, sino temor, por el uso abusivo su poder, y a sentir hacia ellos cierto sentimiento de rabia sorda por sus privilegios. Recuerdo uno de esos chocantes privilegios que asumían los militares; uno minúsculo y ridículo, pero no …

Leer más

Curiosidad erótica EL CONDÓN, MIRANDA Y CATALINA, por Rubén Monasterios

En mi muro de Facebook inserté el espacio Curiosidad Erótica / Página de divulgación erotológica destinado a intercambiar ideas sobre el tema; con frecuencia se forman foros ingeniosos y amenos. Uno de ellos es el que da lugar a este artículo. Por esas a veces inexplicables vías insólitas que toma la comunicación humana, un comentario divulgativo sobre la historia del condón condujo a un forista a reseñar que Francisco de Miranda lo primero que cargaba en su equipaje era uno de esos artificios hecho con tripa de chivo, como la generalidad de los condones de su tiempo. También era reusable y, …

Leer más

Micro-relatos UNA MUJER PERFUMADA, LIBÉLULA Y LA SED, por Rubén Monasterios

Una mujer perfumada ─No soy ninguna muchacha… Con tanta demonia preciosa suelta por ahí buscando su sweet dady… ─Amor mío, eres una señora adorable. No eres ninguna muchacha, en efecto; ya tu tez no tiene la tersura aterciopelada de la propia de una quinceañera, pero muchas de esa edad darían… ─¿Un ojo de la cara? ─¡No, porque quedarían feas! Darían… digamos un par de años de su vida por tener a tu edad esos ojos de pestañas sedosas, esa boca frutal y esa nariz respingada…  Ese color dorado de tu piel, tu cabellera silvestre, endrina… ─El tinte, mi amor. De …

Leer más

Una anécdota con Carlos Contramaestre COMO CUCARACHA EN BAILE DE GALLINAS, por Rubén Monasterios

Carlos Contramaestre (Tovar, Mérida, 24 de julio de 1933/ Caracas, 29 de diciembre 1996) fue un personaje singular en el ambiente artístico venezolano de la segunda mitad del  siglo XX. Lo recuerdo como un hombre locuaz, vivaz, de esos que siempre parecen estar hipermotivados, y por un rasgo de su carácter que llamaré adaptabilidad sociopsicológica, con lo que  intento dar a entender que era una de esas personas que se sienten igualmente cómodas en un sancocho de barrio que en un salón de exquisitos intelectuales. Este rasgo juega un papel importante en la anécdota que contaré. Previamente creo imperativo trazar  …

Leer más

Intervención INDISPENSABLE Y LEGÍTIMA, por Rubén Monasterios  

En estos días pasados vi un programa esclarecedor en el espacio Zoom a la Noticia (NTN24),  cuyo contenido quiero compartir con los lectores, especialmente con aquellos que —por comprensibles y respetables razones— objetan la intervención armada en nuestro país. Una de las personalidades entrevistadas fue el doctor Juan Carlos Sosa Azpurua (Caracas, 1969), escritor, abogado y activista venezolano. Recordemos que integró el grupo legal que demandó a Hugo Chávez y a su cúpula de gobierno por crímenes de lesa humanidad y terrorismo de Estado ante la  Corte Penal Internacional de La Haya, la Audiencia Nacional de España y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. El marco general de la entrevista …

Leer más

La piedra angular del control absoluto HABLAREMOS LA PATOLENGUA, por Rubén Monasterios

El asunto empezó con la innovación idiomática de usar la distinción de géneros a diestra y siniestra: bomberos y bomberas… con el propósito de crear la  apariencia de inclusión del sector femenino de las colectividades nacionales, supuestamente relegado hasta ser redimido en el  luminoso presente nacional; pero, en realidad, con ello sólo han logrado volver redundante el discurso y —¡bendito sea Dios: la brutalidad no tiene límites!— darle un acento exclusivo; es decir, del todo opuesto a la intención. En efecto,  en correcto castellano el género masculino es la forma inclusiva: una frase como ‘los alumnos de esta clase’ se …

Leer más

Silencio es complicidad Y NOS DEJÓ CON LOS CRESPOS HECHOS, por Rubén Monasterios

Perturba a los venezolanos el silencio cómplice de don Francisco (sí, así podría llamarse, porque no hay mucha diferencia con el popular farsante ─en el mejor sentido de la palabra─ de la TV). Su reserva origina muchos comentarios, los más frecuentes: ‘El papa nos traicion’, ‘Es comunista’, ‘Yo no confío en el papa’, ‘Detrás de ese silencio hay algo oculto’. Algunos son lamentos adoloridos y llenos de ira hacia el Papa, sin que por ello renuncien a su fe. Corresponde a esta idea el de Valentina Párraga: «Cuando hablaste de los curas pederastas, rechazándolos y diciendo que debían pagar, abrí …

Leer más