Inicio / Destacado / Somos urbanos ¡LLÉVATELA!, por Karin van Groningen

Somos urbanos ¡LLÉVATELA!, por Karin van Groningen

Tito Rodriguez
Tito Rodríguez nació en Puerto Rico en 1923 y murió en Nueva York en el año 1973.

¡Llévatela! es la palabra con la que se inicia el muy famoso bolero de Tito Rodríguez[i]. Sorprende, puesto que el bolero, aun cuando es un género musical de origen cubano, tuvo gran difusión en toda Latinoamérica, debido a su contenido romántico. Se trata de piezas musicales en las que el sentimiento hacia el ser amado se expresa de manera abierta y conmovedora, en las que esa orden de ¡llévatela! no parece encontrar sitio ¿Qué cosa debe llevarse? ¿A una mujer? No, no puede ser a una mujer. No puede ser a la mujer amada. Esa por la que se muere de pasión… Esa por la que se está dispuesto a los mayores sacrificios… Sólo por una sonrisa suya… Y es que el objeto a ser desplazado, no parece ser, tan siquiera, un ser racional. Carece de discernimiento. Debe referirse a un animal o a una cosa… Ahhh ¿a una perra?… podría ser… Vamos a “escuchar” la letra del bolero para encontrar algunas claves…

“¡Llévatela!… Si al fin y al cabo piensa mucho en ti,

por la forma en que te mira comprendí,

que olvidó todas las cosas que le di”.

¡Ingratitud! Esa es una de las claves… Entonces, no es una perra. No reconoce todo lo que le dio. Y todos sabemos que no hay animales más agradecidos que los perros ¿Será una gata? Vamos a buscar más pistas en el texto de este muy famoso bolero…

“¡Llévatela!… pero tienes que quererla igual que yo,

es un poco caprichosa, por momentos,

es celosa y otras veces cariñosa”.

Si, una gata puede ser… es caprichosa y hasta celosa, sentimientos generalmente asociados con los felinos… sigamos en la búsqueda de claves…

“Hace tiempo que me está fingiendo,

no me está diciendo ninguna verdad,

mis amores se han ido muriendo,

seguir insistiendo sería necedad”.

Es una gata. Confirmado. Los gatos pueden ser infieles. Eso también lo hemos visto todos…

“Ah ! me olvidaba decirte

que si al querer decir tu nombre

pronuncia el de otro hombre

así le pasó conmigo,

por eso vamos mi amigo, te suplico la lleves

por el bien de los tres”.

No, no es una gata ¡Ahora sí sé lo que es! ¡Es una lora!… ¡Habla! Sí, sí…es una lora… Y es que no puede ser una mujer —esa a la que se refiere el famoso bolero de Tito Rodríguez. No puede ser una mujer, aun cuando esa podría ser la primera idea que se le vendría a la cabeza a cualquiera que oiga la dulce voz de Tito Rodríguez en tan romántica melodía. Armoniosas notas que por su calidez y hermosura serían capaces de persuadir la entrega amorosa de cualquier fémina, sin restricciones y para toda la eternidad… Claro, si se piensa con mayor detenimiento, empezamos a recordar mensajes muy inquietantes que nos podrían dar mayores pistas sobre el tipo de objeto al que se dirige el famoso bolero…

El titular de The New York Times de este 13 de noviembre pasado, por ejemplo. Dos docenas de niñas adolescentes muertas en el mar[ii]. Niñas sin cara. Sin nombre. Sin familia. Ni historia. Como si no hubiesen existido jamás. Torturadas, violadas y embarazadas. Víctimas del tráfico de sexo femenino. Capturadas en Nigeria y enviadas a Europa a través de Libia. Niñas adolescentes iguales a todas aquellas que desde 1980 han sido secuestradas para ser llevadas a Italia y forzadas a la prostitución. El menor número de ellas son capturadas para ser vendidas, al igual que los hombres capturados en todo el África Occidental, en los modernos mercados de esclavos de Libia.

La mayoría sin embargo, son llevadas a Europa para servir como prostitutas. Es allí donde se obtienen las mayores ganancias. Niñas adolescentes iguales a todas aquellas que han contribuido a elevar las estadísticas de los últimos tres años en 600%, según la Organización Internacional de las Naciones Unidas para la Migración.

Probablemente el famoso bolero de Tito Rodríguez se refiere a ese tipo de niñas adolescentes. También podría referirse a un tipo de mujer como Leigh Corfman, a quien le tomó casi 40 años reunir las fuerzas para denunciar el haber sido asaltada sexualmente —desnudada y manoseada cuando ella tenía 14 años— por Roy Moore, juez y actual candidato republicano por el estado de Alabama al senado de los EEUU[iii]. O, más cerca a nuestras fronteras… probablemente el bolero pueda dedicarse a una de las venezolanas adolescentes que, en busca de oportunidades para ella y su familia, ha caído en las recientes y muy voraces redes de prostitución que se han formado en nuestros países vecinos —Cúcuta parece ser uno de sus epicentros. O, a aquella niña que cae en los barrios de Caracas, en manos de grupos criminales y termina como una de las mujeres del Pran [iv]

¿Ustedes qué opinan? ¿A cuál tipo de mujer se dirige el muy romántico bolero? Y aún más importante: ¿Cuál es la audiencia que aprueba y se recrea con su letra y su melodía? ¿Es la misma audiencia que aprueba y se recrea con las violaciones a los derechos individuales? ¿Esa que también aprueba y se recrea con las violaciones a los derechos de propiedad privada? ¿Dónde está la línea divisoria entre los derechos a ser o no ser respetados?

[i] Tito Rodríguez nació en Puerto Rico en 1923 y murió en Nueva York en el año 1973. Compuso e interpretó sus canciones con gran éxito, desde 1952 hasta el año de su muerte.

[ii] Mzezewa, Tariro: Two Dozen African Girls Dead at Seaov. The New York Times. Nov. 13, 2017.

[iii] Walters, Joanna: Roy Moore sexual assault accuser tells of struggle to regain self-esteem. The Guardian. Lunes 20 de noviembre de 2017. 16.47

[iv] Jefe de pandilla carcelaria con importantes conexiones en el exterior de la cárcel.

@KGroningen

Publicado originalmente en https://elconstructoronline.jimdo.com/somos-urbanos/

Sobre Alfonso Molina

Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores.

Te interesa

Victoria Benarroch

Mi libro de vida VICTORIA BENARROCH PRESENTA UNA PROPUESTA EN DOS FORMATOS

Editado por Ediciones Grupo Tei con el auspicio de Arts Conection Foundation de Miami y …

Deja un comentario