Inicio / Destacado / Simone Veil LA ESPADA FLAMIGERA DE LA LIBERTAD, por Edgar Cherubini Lecuna

Simone Veil LA ESPADA FLAMIGERA DE LA LIBERTAD, por Edgar Cherubini Lecuna

Simone Veil
En 1976 se convirtió en la primera mujer en presidir el Parlamento Europeo.

Simone Veil (1927-2017) fue una mujer considerada como agnóstica, revolucionaria, filósofa, mística y rebelde. Siendo una adolescente fue deportada al infierno de Auschwitz junto con su hermana y su madre, quien murió en el campo de exterminio. En una carta le dice: “Me recuerdas que debo ser generosa. Creo madre que formulaste mal tu consejo, pues debo decirte con toda certeza que lo que siento dentro de mí es un gran depósito de oro puro que crece cada día y que me urge compartir con los demás”. Sus restos fueron depositados el pasado domingo en el Panteón en París, después de una conmovedora vigilia en el monumento a la Shoah en París.

Esta abogada francesa adquiere notoriedad cuando en 1974 fue nombrada ministra de la Salud por Valéry Giscard d’Estaing, promoviendo el debate de la controvertida ley sobre el derecho al aborto. En 1976 se convirtió en la primera mujer en presidir el Parlamento Europeo. En el año 2005, acompañada entre otros por Jacques Chirac, efectuó una dolorosa visita a Auschwitz, para celebrar los cincuenta años de la liberación del campo de exterminio donde estuvo recluida. En esa oportunidad declaró: “Hablar de la historia de la Shoah (Holocausto judío) no es solo una obligación moral con sus millones de muertos, sino un deber de estar vigilante con los vivos, para que esto no vuela a ocurrir”.

Simon Veil en el Parlamento Europeo

En 2010, a los 82 años, Veil ingresó en la Academia Francesa, convirtiéndose en la sexta mujer de los llamados ‘inmortales’, como se conocen desde 1635 a sus cuarenta selectos miembros. Esta mujer, que logró sobrevivir a los campos de exterminio nazis consagró su vida al combate político y social, donde se destacó por su lucha a favor de las mujeres. “El método en las ciencias y la purificación de la vida personal son las dos condiciones de la verdad”, afirmó en su discurso. A propósito de esto, el académico y periodista Jean Ormesson comentó: “Con ella el Holocausto entra en la Academia Francesa”. La primera mujer en ser aceptada en 1980 fue Marguerite Yourcenar, le siguieron Jacqueline de Romilly, Hélène Carrère d’Encausse, Florence Delay y Assia Djebar; con Simone Veil suman seis las ‘inmortales’. La espada de la Academia le fue entregada a Veil por dos ex presidentes, Jacques Chirac y Valéry Giscard d’Estaing, este último fue quien la inició en la política.

Recibiendo la Espada Flamígera de la Academia Francesa, 2010

Estas son algunas de las obras de Veil: La Pesanteur et la Grâce, París, Plon, 1947; Oppression et liberté, París, Gallimard, 1955; Intuitions pré-chrétiennes, París, La Colombe, 1951; L’Enracinement, París, Gallimard 1968.

Dos días antes de la ceremonia oficial en el Panteón, el sarcófago fue velado en el monumento a la Shoah en París. Por tres días una banda sonora de voces susurrantes pronunciaba los nombres de los franceses deportados a los campos de concentración por el gobierno de Vichy, durante la ocupación nazi. Entre esos nombres figuraron los de Simone Jacob, el nombre de soltera de Simone Veil; de Madeleine, su hermana y de Yvonne, su madre. Las tres fueron deportadas en abril de 1944.  Como afirmó su hijo, Jean Veil: “La Shoah fue el punto de partida de la construcción de su vida y de sus combates por los derechos de la mujer en Europa”.

Emmanuel Macron conduciendo la ceremonia en el Panteón (01/07/2018)

El presidente Emmanuel Macron encabezó el ceremonial republicano en el Panteón, precedido por un minuto de silencio. De inmediato el coro del ejército francés entonó La Marsellesa. Los restos de Simon Veil fueron colocados cerca del sepulcro de Jean Moulin, líder y mártir de la resistencia francesa contra los nazis y los colaboracionistas franceses.

La espada flamígera de la libertad de pensamiento esgrimida por Simon Veil hoy está más resplandeciente que nunca.

Homenaje anónimo de dos mujeres en una calle de París

edgar.cherubini@gmail.com

www.edgarcherubini.com

@edgarcherubini

Sobre Alfonso Molina

Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores.

Te interesa

Rafael de Nogales Méndez

Inspiración del genocidio TURQUÍA COMO MODELO, por Rubén Monasterios

Maduro  y Celia se dieron soberbio banquete en Estambul; pero no fue sólo por necesidades …

Deja un comentario