provigil otc focalin vs provigil provigil vs. ambien medstore online provigil review provigil lamictal
Inicio / LETRAS / Crónica / Pipo tiene tres patas… ¿Y?, por Carlos Sánchez Torrealba

Pipo tiene tres patas… ¿Y?, por Carlos Sánchez Torrealba

Pipo 1
Es acróbata, maromero, gracioso y anda por la vida sostenido así.

Hace garabatos y miriñaques ¡Rulea y firulea! y salta alegre cuando se le quiere y quiere.

Es acróbata, maromero, gracioso y anda por la vida sostenido así. ¡El carajo hasta baila! ¡¡Y baila tap!! Joropo, reggae y break dance y pela los dientes y canta ¡Y siempre cae parao! Es arrecho, es un arrecho radiante. Un optimista escéptico, dijo alguien alguna vez. Canta hasta nanas con la boca cerrada,  siempre con esa mirada risueña que te atraviesa el alma. Nunca espera nada de nadie.

Lleva tiempo viviendo debajo de un camión de frutas y hasta se volvió vegetariano.

Hay que verlo. Cuando el camión llega, Pipo se baja de un brinco en sus tres patas bien puestas y fuertes. Y cuando el frutero termina su jornada, de un solo salto va y se encarama.

A todo el mundo se acerca, a todo el mundo complace, a todo mundo cariña. Conjuga la ternura en ese verbo que inventó.

Cuando lo vi la última vez, ya le habían amputado ¡pero es que estaba muy mal!

Y es que el frutero no le cuidó como él sí lo hizo ¡Qué señor tan mal agradecido! Hay gente así.

Siempre contaba mocho, con números partidos. Era cosa como instintiva. Conseguía para todos y al momento de repartir se quedaba de último. Le gustaba así, aunque no fuera verdad aquello de que le tocaría la mejor parte. Era generoso, pues.

Un día desapareció y por todas partes le buscamos y le buscamos y nada ¡y mira que andaba mal, muy mal! No aparecía ese carajo. Armamos una campaña. Recorrimos todos sus lugares habituales, pusimos carteles, publicamos en la compu, pintamos grafitis, preguntamos por todas partes, preguntamos y preguntamos. Nada.

Nada de nada.

Como era tiempo de elecciones, la gente creía que se trataba de una jodedera y que andábamos haciendo maniobras electorales por un nuevo candidato inventado y llegado al final de la contienda en la última curva ¡Partida de mequetrefes insensibles! Siempre pensando en política o en la papa.

¡Pero sí era una joya, un carnal, otro mamífero de la aldea global con sus derechos y su vaina y esas maricondas que dicen los defensores de los derechos y la ecología y otros discursos de esmalte y cascarón como los que se aprenden en la escuela! ¿¡Cómo no íbamos a buscarlo tanto!?

Escuela era él. Él era escuela. Escuela de la vida, sí, y qué escuela ¡sabía más que pescado relleno!

Y hasta escribía y echaba colores y rayaba hojas enteras hasta con dibujos bonitos y…

Y tengo que decirlo….

Esto mismo no lo he escrito yo… lo escribió él y fue lo único que encontramos en nuestra pesquisa, entre garabatos y miriñaques.

Sobre Alfonso Molina

Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores.

Te interesa

Escritores venezolanos en Bogotá

I Encuentro Binacional de las Letras BALANCE DE UNA CITA LITERARIA ENTRE COLOMBIA Y VENEZUELA, por Alfonso Molina

Parece insólito pero es verdad. Nunca antes se había llevado a cabo un encuentro entre …

Deja un comentario