can you take provigil and suboxone provigil for ptsd provigil modafinil weight loss provigil chemo brain indications for provigil
Inicio / Destacado / Piel mercurio EL HORROR DE LA MEMORIA, por José Manuel Madrid

Piel mercurio EL HORROR DE LA MEMORIA, por José Manuel Madrid

Piel MercurioLa sociedad tal y como la conocemos ha sucumbido a sus instintos más bajos en Piel mercurio, del inglés Philip Ridley, pieza que Hebu Teatro llevó al espacio de La Caja de Fósforos. Allí, con una ciudad distópica de fondo que ha sobrevivido a un apocalipsis, la directora Diana Volpe consigue atrapar al espectador en la primera escena y logra mantener la expectativa en las sucesivas, a través de la organización de una macabra fiesta de la mano de un grupo de atormentados. En la particular celebración un invitado especial puede cumplir sus más violentas fantasías sin miedo a recriminación alguna. En esta oportunidad, violar y asesinar a un adolescente, aunque en la obra original de se trata de un niño.

Pero todo sale de control, cuando el personaje llamado ‘obsequio’ muere de forma inesperada y el grupo debe improvisar ante las aberrantes amenazas del invitado en su contra. Es entonces cuando el caos se apodera de la historia y lo que poco a poco se revelaba en dosis termina por explotar en una cruenta escena en la que Ernesto Campos, interpretando a Naz, demuestra su calibre como actor, ya no para hacernos reír, como venía pasando durante toda la función, sino para estremecernos y darnos a entender que la cuerda siempre se rompe por lo más delgado, que el último en el eslabón será siempre la víctima ideal.

A Campos lo acompaña un portentoso elenco encabezado por Gabriel Agüero, interpretando a Elio, Eliu Ramos como Darwin, Oswaldo Maccio como Lola, Elvis Chaveinte como Spinx, Citlali Godoy como ‘La Duquesa’, Fernando Azpúrua como ‘el obsequio’ y Alexander Rivera como ‘el invitado especial’. Todos destacan en su desempeño actoral, especialmente Agüero, Ramos, Campos y Maccio, quienes logran actuaciones notables y mantienen el ritmo de la obra durante casi dos horas de presentación.

La escenografía muestra un apartamento abandonado en el que el caos se enmarca en una estética pos-apocalíptica, en sintonía con el vestuario y el maquillaje. La degradación se muestra en todos los ámbitos, incluso en la iluminación, el paso del día a la noche, así como la dependencia de tres velas que comienzan a dibujar un espacio más escalofriante cuando se supone que la noche ha llegado. La luz roja que enmarca la escena final, en la que Elio apunta a Darwin con el revolver, sugiere un lenguaje que termina de darle forma a la estética propuesta por Volpe.

Piel mercurio ofrece un entramado de situaciones que van tejiéndose con los brochazos del pasado del cual vienen sus personajes, quienes van develando lo que sucedió antes: anaqueles vacíos, impunidad, bandas criminales que gobiernan la ciudad, un misterioso evento de la naturaleza que quizás ocurrió alguna vez. ¿O es otro invento de la memoria?

Porque Piel mercurio no es la proyección de una simple recreación del futuro, es la inteligente propuesta que usa Ridley para abordar la espantosa consecuencia de la perdida de la memoria, de la colectiva y la individual, y sobre la manipulación del pasado. La plaga que ahora azota a sus personajes es una droga en forma de mariposa a la que todos son adictos, y que además de tener poderes alucinógenos, tiene la capacidad de destruir la memoria. ¿Qué pasa cuando no tenemos puntos de referencia? ¿A dónde vamos sin saber de dónde venimos? Los recuerdos son el puente al pasado, una fotografía que el tiempo nunca podrá borrar, el infierno puede estar en la memoria, aquí, ahora. ¿Por qué olvidamos tan rápido? ¿Por qué nos hemos dejado engañar? En esta oportunidad Volpe se aleja de todas las referencias inglesas y tropicaliza la obra para acercarnos a nosotros, y lograr un resultado excepcional.

La obra enfrenta a un público sumergido en la risa que sin darse cuenta comienza a entenderse a través de esos personajes. que son el reflejo de quienes somos como sociedad, como país, de lo que hemos hecho, del poder de los seres humanos para empeorar lo que parecía simple.

Piel mercurio es un llamado de atención a las tribus modernas, a los que se dicen contrarios, a quienes no esperan más de la vida si no sobrevivir a costa de lo que sea y de quien sea para ganar cualquier cosa o nada.

Ridley se inspiró en hechos verídicos para escribirla: una encuesta realizada en Inglaterra en 2004 demostró que entre 65% y 70% de los jóvenes de menos de 20 años no tenía idea de qué era Auschwitz. ¿Y nosotros qué hemos olvidado?

La obra tuvo una exitosa temporada en La Caja de Fósforos de Bello Monte entre marzo y abril de este año, y se presentó el 15 y 16 de este último mes en marco del Festival Internacional de Teatro organizado por Fundarte, en la sala Rajatabla, sitio que le dará espacio nuevamente en octubre, en el que seguramente volveremos a encontrarnos.

*Publicado originalmente en Letras para ser Libre.

https://letrasparaserlibre.wordpress.com/

Sobre Alfonso Molina

Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores.

Te interesa

La Mamma (foto de Ernesto Constante)

La Mamma DONDE YO VI A TRES MUJERES Y UN CURA, por María Fernanda Mujica Ricardo

Especial para Ideas de Babel. Desde que entré a la sala no pude despegar mis …

Deja un comentario