como comprar provigil provigil post stroke provigil sin receta ambien and provigil interaction provigil mental clarity
Inicio / CINE Y TV / Animación / Pequeños héroes LA DERROTA DEL OJO, por Pablo Gamba

Pequeños héroes LA DERROTA DEL OJO, por Pablo Gamba

Pequeños héroes
Simón Bolívar es un personaje secundario, aunque es el que más se destaca, gráficamente, por el sutil avance del deterioro físico debido al agotamiento.

El largometraje de animación Pequeños héroes (2017) participó fuera de competencia en el Festival de Annecy. Fue producido por Orinoco Films y la Villa del Cine, con el apoyo de la petrolera Citgo. Es el primer film venezolano de esa duración que llega al certamen de animación más importante del mundo, en el que este año compitió por Venezuela el cortometraje The Ultimate Guide to Inspiration, realizado por Daniela Uribe y Francisco Márquez.

Aunque como país de producción figure solo Venezuela, Pequeños héroes es un proyecto transnacional. La animación se hizo también en Argentina, Estados Unidos, España, Serbia, Hong Kong y la India, de acuerdo a como el mercado mundial asigna esas tareas. El director y el guionista son argentinos: Juan Pablo Buscarini, conocido por El ratón Pérez (2006) y El inventor de juegos (2014), de la que fue coproductora Orinoco Films, y Enrique Cortés, escritor de El ratón Pérez, Martín Fierro (2007) y Selkirk, el verdadero Robinson Crusoe (2012). La música es del español Zacarías de la Riva, que fue candidato al Goya por Las aventuras de Tadeo Jones (2012). En la dirección de arte estuvo la argentina Mercedes Alfonsín, quien trabajó en El hijo de la novia (2001), la cual estuvo nominada al Oscar a la mejor película en lengua extranjera. En la producción figura Fernando Sulichin, el argentino que ha sido parte del equipo de Oliver Stone en Alexander (2004), Salvajes (Savages, 2012) y Snowden (2016), y en los ‘documentales’ complacientes con el gobierno venezolano Al sur de la frontera (South of the Border, 2009) y Mi amigo Hugo (2014).

En cuanto a los “menos de 10 millones de dólares” que pudo haber costado, de acuerdo con el director, los antecedentes de la Villa del Cine y de filmes como Libertador (2013) plantean dudas acerca de cuánto dinero puso el estado venezolano y cuánto los inversionistas privados. Pero solo podrán despejarse cuando cambie el gobierno y se acabe el secretismo con que el que actúa la República Bolivariana. El Libertador lo habría rechazado por monárquico. También hay aquí un problema de justicia, porque no se tiene noticia de que las ‘asociaciones estratégicas’ de la Villa con proyectos como éste sean el resultado de concursos públicos, a diferencia de lo que ocurre con los exiguos recursos que otorga actualmente el CNAC con base en la Ley de Cine.

Hay que decir, sin embargo, que se trata de una película luminosa, dentro de los límites del tipo de cine del que se propone ser parte. Esto es: productos para un público infantil, cuyos ojos han sido malformados por las imágenes de gráficos por computadora en 3D estereoscópico de Pixar y Dreamworks Animation. Pequeños héroes utiliza una técnica similar, incluida la captura de movimientos –los productores aseguran que es un film pionero en América Latina por lo que respecta a la motion capture. Se trata de cumplir las exigencias de un mercado que necesariamente debe ser internacional por la envergadura del proyecto.

Lo que no se buscó –o no se pudo– copiar es el aspecto hiperrealista de la animación de esos estudios, que fascina a la mirada con el logro tecnológico de la imitación de pelos, texturas y otros detalles. También se distingue de esas películas extranjeras porque relata una historia de acción y aventura ambientada en la época de la Independencia. Los protagonistas son tres niños y la trama gira en torno a los planos de un arma decisiva para el triunfo de los patriotas. Simón Bolívar es un personaje secundario, aunque es el que más se destaca, gráficamente, por el sutil avance del deterioro físico debido al agotamiento. También son particularmente elaborados los fondos. Pero el ritmo de la película dificulta que la mirada pueda detenerse en ellos para apreciarlos como merecen.

Pequeños héroes sigue, narrativamente, el modelo de Simón Bolívar, el hombre de las dificultades, que dirigió Luis Alberto Lamata. Este a su vez se atiene a la fórmula de George Lucas y Steven Spielberg para recuperar el atractivo que tenía el cine de Hollywood, cuando era la principal alternativa de entretenimiento audiovisual en el mundo. Se trata de rescatar el poder de seducción de la aventura clásica, lo cual prevalece en ambos filmes venezolanos sobre el objetivo didáctico –incluso político–, aunque no deje de estar presente.

La identificación con los personajes y la dinámica de la narración son los aspectos más sólidos de la película –y que compensan las debilidades de la animación. Pero eso conlleva una paradoja: el filme sobre la Independencia es reflejo de un tipo cine que se ha establecido como modelo global, no solo por sus propias virtudes sino también por las asimetrías de poder económico. Ese modelo reduce el relato histórico a una narración centrada en individuos. No se puede lograr que el protagonista sea el colectivo, si se sigue el paradigma clásico de Hollywood. Al fabular parte de la historia de un país de esa manera, es muy poco de lo que puede decirse sobre ella, y se corresponde más con las exigencias de un relato atrayente que con el interés por entender el pasado.

Podrían criticarse también otros detalles del guion, como la relación de amistad entre los personajes principales: un ‘blanco’, una ‘india’ y un ‘negro’. Escamotea problemas de racismo que nunca van a resolverse si no se afronta con valentía las causas históricas. Es particularmente perturbador el caso de Tico –el ‘negro’–, cuya aspiración inicial es llegar a ser un buen sirviente. Que haya existido esclavitud en Venezuela es algo horrible que aún tiene como consecuencia la discriminación. Por tanto, resulta doloroso que los niños vean en la pantalla a alguien de su edad que con orgullo aspira a servir a un amo.

Todo eso, sin embargo, es inherente al tipo de film que se propone ser Pequeños héroes, y hay que recalcar que es una película bien lograda dentro de los límites del entretenimiento. Por algo la seleccionaron para el Festival de Annecy. Cuando se estrene en Venezuela, sin embargo, le caerá la maldición de la Villa del Cine, y el debate se centrará en cuánto dinero puso el Estado venezolano en este proyecto, cuál es su aporte al desarrollo de la animación en el país y la injusticia que significa que a unos les den tanto y a otros tan poco.

Se pasará por alto, en cambio, la derrota del ojo ante un cine en el que la magia de la imagen animada no puede apreciarse libremente por sí misma, sino que está subyugada a una función narrativa, y el sonido la acompaña en esa esclavitud. La película seguramente se convertirá –¡por fin!– en modelo de lo que debe ser la animación venezolana ‘de verdad’, contra el desafío que es para la percepción, y la aventura visual y auditiva que significa disfrutar de los precarios cortos de José Castillo, por ejemplo, una de las figuras de mayor trascendencia del cine nacional aunque haya vivido casi siempre al borde de la indigencia. También pondrá fin a la necesaria pregunta sobre qué es la animación, planteada por los insólitos largometrajes con figuras de cerámica sin movimiento de Edmundo Aray –el primero de ellos sobre el Libertador (Bolívar, ese soy yo, 1994)–. Pequeños héroes parece estar destinada a generar una rotunda y sepulcral certeza comercial y ‘estética’ en el cine venezolano.

PEQUEÑOS HÉROES, Venezuela, 2017. Dirección: Juan Pablo Buscarini. Guion: Enrique Cortés. Producción: Andreína Agustí, Pablo Bossi, Fernando Sulichin. Dirección de arte: Mercedes Alfonsín. Animación: Romina Lareu. Montaje: Darío Caamaño, Lucas Barriga, Nicolás Lidijover, Alejandro Carrillo Penovi. Sonido: Carlos Abbate. Música: Zacarías de la Riva. Voces: Yaguarimar Contreras, Angella González, Carlos Pulido, Simón Pestana, Patricia Velásquez.

 

Sobre Alfonso Molina

Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores.

Te interesa

La noche d 12 años

La noche de 12 años UNOS TIPOS MALÍSIMOS, por Héctor Concari

En el ranking del horror de los gobiernos militares de los años setenta del siglo …

Deja un comentario