provigil drug wiki provigil and leg cramps modalert and provigil buy provigil in usa can you cut provigil in half
Inicio / CINE Y TV / Pelo Malo EL FUTURO NEGADO, por Alfonso Molina

Pelo Malo EL FUTURO NEGADO, por Alfonso Molina

Pelo malo 5
En el film de Mariana Rondón la actuación de Samuel Lange Zambrano es sobrecogedora.

Un niño vuelve a ser el personaje central de un film de Mariana Rondón. Como en A la medianoche y media (1999) y Postales de Leningrado (2007), la trama de Pelo malo (2013) está contada desde la edad de la inocencia. Su primera escena y también la última —que no pienso contarles— son esenciales para aprehender este drama sobre la infancia y el futuro de un pequeño de nueve años, en la sociedad venezolana de hoy. Presente y porvenir son las claves de la historia de Junior, marcada por la relación conflictiva que mantiene con su madre, la aspiración de cantar como Henry Stephen y por el deseo de alisar su cabello hirsuto para la foto de la escuela. Como contrapartida se halla Marta, su madre, una viuda joven con un bebé, que ha perdido su empleo como vigilante y que trabaja por días como doméstica para levantar a sus varones. Junior y Marta son rostros perdidos de una multitud anónima e irregular en una Venezuela que —como parte de su anécdota— asiste a la agonía de Hugo Chávez en 2012. Un país sumergido en la pobreza, el desempleo y, sobre todo, la intolerancia en sus múltiples vertientes: sexual, social, de género.

Rondón narra su historia a partir de un microuniverso que encierra no sólo las complejidades de ese núcleo familiar sino también las contradicciones de una sociedad ubicada en un proceso de cambios políticos y sociales. Suerte de gatopardismo revolucionario que nubla la visión de seres que viven el día a día sin darse cuenta de que sus vidas no han cambiado, que la realidad es la misma, que no existe visión de futuro. Marta sabe, con la fuerza de la costumbre, que debe encontrar un empleo, que alguien tiene que quedarse con Junior, que su sexualidad puede brindarle la aceptación que desea. Pero al mismo tiempo es incapaz de aceptar la sexualidad incipiente de su hijo. Vive, además, en un mundo signado por los prejuicios. Mientras tanto, el horizonte de Junior es aún más cercano: alisarse el pelo, sacarse la foto y cantar Mi limón, mi limonero. Lo curioso es que Stephen es negro y tiene el pelo como él. Pero es un cantante famoso. Su condición capilar constituye su reto y no en balde el conflicto dramático principal de la película se resuelve de forma determinante.

En el marco de los masivos bloques de apartamentos de una Caracas popular, escondida y subestimada  —suerte de gueto del que se puede escapar en autobuses en busca de la supervivencia y al que se retorna cada noche— sucede la trama de Pelo malo. Allí convergen de forma realista pero no maniquea un conjunto de personajes secundarios que rozan el estereotipo pero que adquieren fuerza propia: Carmen, la vecina, al lado de la niña que sueña con ser Miss Venezuela, el oportunista jefe de Marta y el misterioso muchacho del quiosco. Rodean y matizan la relación de amor y odio vivida y soportada entre esa madre y su hijo, ambos inmersos en una profunda precariedad afectiva y económica. Las acciones que dominan el guion —de la propia Rondón— dejan ver como trasfondo social una existencia plana, sin relieve, uniforme en su arquitectura vital y sin esperanzas en sus emociones. El acertado manejo de la producción, la imagen, el diseño sonoro, la música y el montaje expresan con naturalidad y sin rebuscamiento ese universo cerrado y condenado que no puede ser liberado por las notas del Himno Nacional ni por el sueño de varias generaciones de ciudadanos. Una Caracas tan asfixiada como sus habitantes, unos pequeños seres tan subestimados como la ciudad que moran.

Esta intensidad dramática del film se potencia con las extraordinarias actuaciones del niño Samuel Lange Zambrano, cuya representación de Junior es sobrecogedora, y de Samantha Castillo —mejor actriz en los festivales de Montreal y de Turín— como Marta, un personaje complejo, lleno de matices. Dos actores poco conocidos hasta ayer pero destinados a construir carreras en nuestra escena. Como respaldo, contaron con las efectivas y convincentes interpretaciones de Nelly Ramos, Beto Benites y Maria Emilia Sulbarán, entre otros.

Pelo malo surge en el panorama de la producción venezolana como un obra importante y de trascendencia. Premiada en múltiples festivales europeos y americanos. Constituye la expresión de la madurez creadora de su realizadora y de su equipo, quienes han apostado por un tipo de cine íntimo y social a la vez. Así mismo es una manifestación muy dura de una sociedad que no parece tener futuro en sus actuales circunstancias. Un porvenir negado para un niño que nos observa desde la pantalla con sus ojos tristes.

Premios: Festival de San Sebastián: Concha de Oro, mejor película. Festival de Mar del Plata: mejor dirección y guion. Festival del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana: Premio Especial del Jurado, mejor película. Festival del Nuevo Cine de Montreal: mejor actriz (Samantha Castillo). Festival de Cine de Toronto: Selección Oficial. Festival de Viña del Mar: mejor dirección. Festival de Thessaloniki, Grecia: Premio Especial del Jurado y Premio Fipresci. Festival de Turín, Italia: mejor guion y actriz. Festival de Puerto Rico: mejor película caribeña.

PELO MALO, Venezuela, Perú, Argentina y Alemania, 2013. Dirección y guion: Mariana Rondón. Producción: Marité Ugás. Fotografía: Micaela Cajahuaringa. Cámara: John Márquez. Montaje: Marité Ugás. Música: Camilo Froideval. VFX: Nacho Gorfinkiel. Diseño Sonoro: Lena Esquenazi. Dirección de Arte: Matías Tikas. Elenco: Samuel Lange Zambrano, Samantha Castillo, Nelly Ramos, Beto Benites, Maria Emilia Sulbarán. Distribución: Cinematográfica Blancica.

Sobre Alfonso Molina

Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores.

Te interesa

Caracazo (1)

Leyendo de pie DEL CARACAZO A LAS HOGUERAS DE QUITO, por Ibsen Martínez

Los motines y saqueos del Caracazo —hace ya de todo aquello 30 años— han sido …

Deja un comentario