provigil generic costs provigil and urine drug screen maximum provigil dose provigil administration provigil pee
Inicio / Destacado / Obsesión LA PASIÓN Y LA CULPA, por Alfonso Molina

Obsesión LA PASIÓN Y LA CULPA, por Alfonso Molina

Obsesión
Halina Rejin y Jude Law en la adaptación teatral del director belga Ivo van Hove de ‘Ossesione’, el primer film de Luchino Visconti.

Para Rubén Monasterios

Esta es la tercera estación de una vieja historia de pasión y asesinato. La primera se ubica en 1934, cuando James M. Cain publicó El cartero llama dos veces, su novela más célebre que devino rápidamente en un clásico de la literatura negra. Su trama es precisa: en los años treinta del siglo pasado, en plena crisis económica, Frank Chambers, un trotamundos sin empleo, narra en primera persona la atracción que siente por Cora Papadakis, la esposa de un emigrante de origen griego propietario de una taberna en California, y cómo se vuelven amantes unidos por el ardor y la ambición. Pero no será tan fácil librarse del viejo marido.

Segunda estación. Se han hecho varias adaptaciones cinematográficas. Destacan la de Tay Garner en 1946, protagonizada por Lana Turner y John Garfield, y la excelente de Bob Rafelson en 1981, con las actuaciones de Jack Nicholson y Jessica Lange. Pero hay una muy especial: la primera película que filmó Luchino Visconti se llamó Obsesión (Ossesione), inspirada libremente en la novela de Cain. Fue rodada en 1942 en Italia, en medio de la II Guerra Mundial, antes del nacimiento del neorrealismo que luego, en la posguerra, Visconti impulsaría junto a Vittorio De Sica y Roberto Rossellini. Ambientado en Ferrara, el film cambió los nombres de sus personajes a Gino y Giovanna pero la intensidad del drama fue muy fiel al original literario. Se convirtió en una obra maestra del realizador milanés.

Tercera estación. El director teatral belga Ivo van Hove acometió la adaptación a las tables —escrita por Jan Peter Gerrits— de la película de Visconti (no de la novela de Cain) en Obsession. que se presentó el teatro Barbican de Londres bajo la producción de National Thea­tre Live, con el protagonismo de Jude Law, Halina Rejin, Gijs Scholten van Aschat y Robert de Hoog. Gran espectáculo.

Van Hove mantuvo las directrices básicas del film italiano. Gino es un vagabundo, desaliñado y guapo. En un restaurante de carretera se encuentra con Giuseppe y Giovanna, marido y mujer. Irresistiblemente atraídos el uno al otro, Gino y Giovanna comienzan una apasionada aventura y conspiran para asesinar a su marido. Pero en este relato escalofriante de pasión y destrucción el crimen sólo sirve para acabar con ellos.

La puesta en escena se estructura sobre un purismo estético impresionante que busca la síntesis escénica con la ayuda de la iluminación de Jan Versweyveld, el vestuario de An D’Huys y el diseño de producción de Jan Versweyveld. En ese breve espacio se resume el encuentro inicial entre Giuseppe, Giovanna y Gino —todos signados por la letra G—, la primera huida de Gino, el retorno al restaurante de Giuseppe, el reencuentro con Giovanna, la locura de la pasión, el surgimiento del asesinato, su ejecución y las consecuencias de una acción irreversible. Van Hove construye un montaje impecable, donde todos los detalles se articulan coherentemente.

El libreto de Gerrits potencia el drama de una pasión irreprimible que se convierte en tragedia, no solo por el asesinato de Giuseppe, sino por la culpa que aplasta a Gino y la incomprensión que desconcierta a Giovanna. Ella quiere recomenzar su vida allí mismo. Él siente que no puede quedarse. La construcción de ambos personajes es minuciosa, detallista, precisa. Nada queda al azar. En ese texto cabe toda la película de Visconti.

Por último, pero no menos importante, debo resaltar las extraordinarias actuaciones del inglés Jude Law como Gino, la holandesa Halina Reijn como Giovanna y del también holandés Gijs Scholten van Aschat como Giuseppe. Realmente superlativos.

Obssesion es un punto de reafirmación entre las técnicas del teatro moderno y los textos clásicos venidos de otras fuentes expresivas.

 

Sobre Alfonso Molina

Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores.

Te interesa

Disturbios en París

Los disturbios en Francia LA REVOLUCIÓN, ESE HORROR, por Guy Sorman

EL 14 de julio de 1789, el precio del pan en París había alcanzado el …

Deja un comentario