Inicio / Destacado / Nacidos en El Floridita OCHO COCTELES QUE YA NO SE PUEDEN PREPARAR EN CUBA, por Raquel Paz León

Nacidos en El Floridita OCHO COCTELES QUE YA NO SE PUEDEN PREPARAR EN CUBA, por Raquel Paz León

Hemingway en El Floridita
Ernest Hemingway tiene una larga historia con Cuba.

Existe un pequeño libro titulado Cuna del Daiquirí Colcktail, editado en 1937, que revela la historia del mundialmente famoso bar y restaurante habanero El Floridita, a través de los testimonios de relevantes personalidades de la época y contiene también todas las recetas de los 147 cocteles que allí se preparaban.

La mayoría de esas 147 recetas fueron creadas por el entonces dueño del afamado El Floridita. El gran maestro Constantino Ribalaigua Vert, o Constante, como era conocido y se le consideraba El Rey de los Cocktails de Cuba. Sus tragos atraían a intelectuales, hombres de negocios, prestigiosos artistas y personalidades que se reunían en su establecimiento.

De todas las recetas, hay unas cuantas que ya no pueden prepararse en Cuba. Hemos seleccionado las ocho más destacadas. El motivo es que su base era el ron Bacardí y esa marca dejó de producirse y venderse en la isla en 1959, porque la familia Bacardí, siendo previsora, se adelantó dos años a la nacionalización de las empresas llevada a cabo por el nuevo gobierno revolucionario. Así que la marca trasladó su ron a Puerto Rico.

El nuevo gobierno de Cuba nacionalizó la marca Havana Club y comenzó a producir ron. Actualmente se fabrica a través de un consorcio formado por el gobierno cubano y la empresa Pernod Ricard, quienes durante años han reclamado en Estados Unidos el derecho a comercializar la marca, aunque estaba registrada a nombre de Bacardí.

Las recetas originales se crearon con Bacardí, así que nunca será un cóctel original sin ese ron. Sin embargo, aunque no será lo mismo, puedes echar mano del Havana Club añejo de tres años o cualquier otro ron blanco. A disfrutar.

1. Daiquirí N° 4. Considerado por Constante como su obra maestra. Necesitarás una coctelera. Agita en ella dos onzas de Bacardí Oro, añade una cucharadita de azúcar granulada muy fina y otra de marrasquino (producto hecho a base de cerezas silvestres de Dalmacia). Luego agrega todo el jugo de una media naranja lima y mezcla los ingredientes. Completa la medida con hielo muy fino. Luego deposita los ingredientes en la batidora unos minutos.

Puedes usar sólo la coctelera, pero debes batir por más de tres minutos. Se enfrían bien los vasos en que se vaya a beber el coctel y se sirve en ellos.

2. Presidente Cocktail. Para este también es necesaria la coctelera. Coloca media onza de Vermouth blanco, 1,3 onzas de Bacardí Carta Oro, media cucharadita de Curaçao y hielo en trocitos pequeños. A continuación enfríalo y cuélalo, para servir con guindas y una corteza de naranja.

3. Mojito Criollo. En El Floridita se preparaban tres versiones de este cóctel. En todas se empleaba un vaso de ocho onzas. Para el No.1 se utilizaba hielo bien picadito, unas cuantas ramitas de hierbabuena, la cáscara de un limón y su jugo exprimido, dos onzas de Bacardí y una cucharadita de azúcar.

Todo se agita hasta que la hierba suelte el jugo, luego se añade agua Canada Dry y se sirve sin colar. El No.2 se diferencia del primero porque el Bacardí se sustituye por dos onzas de Ginebra y en el No.3 se utiliza coñac en igual proporción.

4. Havana Special. Este cóctel tiene todos los ingredientes para cumplir con el perfecto cóctel caribeño. Fue creado por Constantino Ribalaigua especialmente para los turistas estadounidenses que arribaban cansados tras el intenso viaje en barco desde Miami.

Para hacerlo necesitamos media onza de jugo de piña, media onza de Bacardí y una cucharadita de azúcar. A cotinuación se bate bien el hielo y se sirve colado.

5. Mary Pickford. Dedicado a la actriz canadiense con el mismo nombre. Se dice que el cóctel fue creado, en su honor, por el barman Eddie Woelke, cuando Pickford viajó a La Habana para filmar una película. Sin embargo, el ex barman y experto Dale DeGroff, considera que fue el fundador de El Floridita y real creador del cóctel.

De quién fuese la autoría, en realidad poco importa, pero hemos de agradecerle la creación de este cóctel digestivo. Para hacerlo necesitamos media onza de jugo de piña, media onza de Bacardí, media cucharadita de granadina y hielo en trocitos pequeños. Se bate, cuela y se sirve en un vaso de cóctel.

6. Mulata. En este cóctel se mezclan sabores tropicales con ron blanco. De esta forma, necesitamos un limón verde exprimido, un cuarto de onza de Elixir Bacardí, dos onzas de añejo Bacadí y hielo frappe. Como no, lo batimos y luego se sirve.

7. E. Hemingway Special. Ernest Hemingway tiene una larga historia con Cuba. El escritor llegó a crear un cóctel fuerte con absenta, aunque el dedicado a él es un poco más suave. Necesitas dos onzas de Bacardí, una cucharadita de jugo de toronja, una cucharadita de marrasquino, jugo de medio limón verde y hielo frappé batido.

8. Bacardí Mojito. En un vaso largo coloca dos pedazos de hielo, jugo de limón, dos gotas de amargo Angostura y dos onzas de Bacardí Carta Blanca. Llena el vaso con agua mineral y adórnalo con ramitas de menta.

Publicado originalmente en https://www.cibercuba.com

 

Sobre Alfonso Molina

Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores.

Te interesa

FILE PHOTO - Author Philip Roth poses in New York September 15, 2010.  REUTERS/Eric Thayer/File Photo

Goodbye, Columbus ¿QUÉ HACER CUANDO LA REALIDAD SE VUELVE IRRECONOCIBLE?, por María Dolores Ara

Se marchó el gran Phillip Roth, un mago, un genio y un crítico feroz del …

Deja un comentario