Inicio / Destacado / Los alimentos del deseo UN LIBRO DE COCINA PARA ALMAS EN CELO

Los alimentos del deseo UN LIBRO DE COCINA PARA ALMAS EN CELO

Maruja Dagnino 1
Maruja Dagnino propone, con grandes dosis de erudición, sensualidad, humor y deleitoso lenguaje, la historia privada de alimentos vinculados caprichosamente al tema amoroso y erótico.

Los alimentos del deseo, de la escritora, periodista y cocinera venezolana Maruja Dagnino, acaba de publicarse en España en una coedición de la Fundación ArtesanoGroup y el sello Turner. Un libro de cocina y sobre cocina, donde lo erótico es cultura, refinamiento, estilo y conocimiento.

«La cocina en sí misma es ya un afrodisíaco. Y hay en el cocinar, en el comer y en el fornicar un solo espíritu», lanza como abreboca Maruja Dagnino en su libro Los alimentos del deseo, una deliciosa y personalísima travesía por una erótica culinaria que echa mano de historias, ingredientes y procedimientos que transportan sabores de la boca a los genitales y de allí a la imaginación, los sentidos y la reflexión.

Editada en España por la fundación venezolana ArtesanoGroup y la editorial española Turner, la obra da cuenta de cómo tacto, olfato, gusto, ojo y hasta oído participan de una alquimia en la que la cocina, además de satisfacción primaria, es placer de la cultura y el refinamiento.

Maruja Dagnino propone, con grandes dosis de erudición, sensualidad, humor y deleitoso lenguaje, la historia privada de alimentos vinculados caprichosamente al tema amoroso y erótico, «sea porque se les atribuyen tradicionalmente propiedades afrodisíacas, porque su sabor es particularmente seductor, porque forman parte de una farmacopea erótica popular o porque culturalmente se encuentran en un grado de refinamiento tal que suscitan las más intrincadas fantasías».

Los alimentos del deseo ofrece datos curiosos sobre las historias más lujuriosas provenientes de los mitos clásicos, los libros sagrados, la cultura popular, la ancestral tradición latinoamericana y las cocinas europeas y orientales. El arrojo amoroso es perpetrado desde alimentos comunes y exóticos como pez globo, cordero, liebre, chivo, asaduras, nuez moscada, canela, azafrán, cardamomo, pimienta, trufas, hidromiel, vino, olivo, cacao, almendra, merey, coco, manzana, sésamo, sapoara, caviar y curry.

Al penetrar el reino de la cocina, la seducción alimenticia se convierte en símbolos sexuales que hablan de muerte y placer, misterios divinos, venenosas dulzuras, ricuras en la cama, ritos de cacería, risas hasta el paroxismo, atracción por el abismo y la antropofagia, música cruel, senderos al pubis y adicciones en busca del lado oscuro del deseo.

Susurros apetitosos provienen de un diálogo con autores emblemáticos de la cultura universal: Manuel Vázquez Montalbán, Jacques Lacan, Anaïs Nin, Apollinaire, Novalis, Rómulo Gallegos, William Shakespeare, el Rey Salomón, Brillat-Savarin, Junichiro Tanizaki, Jane Austen y las hermanas Brontë, entre muchos otros.

Los alimentos del deseo se ofrecen en inmejorable compañía: el libro cuenta con exquisitos prólogos del ensayista y crítico cinematográfico Rodolfo Izaguirre y del escritor José Balza, así como con una nota de contraportada del reputado chef español y tres estrellas Michellin, Juan Mari Arzak.

Una sólida investigación propone paralelamente un recorrido visual realizado por la editora e investigadora gráfica Maribel Espinoza y sazonado por sesenta imágenes a todo color de artistas clásicos como Willem van Aels, Anna Lea Merrit, Otto van Veen, William Hogarth, Frans van Mieris el Viejo, Peter Paul Rubens, Francisco de Zurbarán, Evelin De Morgan, Piero di Cosimo, Carl Bloch, François Boucher y Roberto Bompiani, entre otros.

El recetario

El libro alcanza el orgasmo con un recetario, para que los textos puedan «servirse, olerse y devorarse». La autora parte de que «las recetas de mis amigos son mis amigas» y convoca a los prestigiosos cocineros venezolanos Sumito Estévez, Tamara Rodríguez, Wendoly López y Betina Montagne, y a la española Montse Estruch.

Sumito Estévez obsequia con generosidad Carpaccio de cordero con mayonesa de curry (Hablemos crudamente); Chutney picante de yerbabuena (Para encender el fuego y refrescar el aliento); Codornices con salsa de cacao (Para damiselas sensibles); Cono de jengibre (Pica y se extiende); Crêpe rellena de cambur al estilo thai (Divertimento con banana); Róbalo con polvo de hongos (Y en polvo te convertirás); y Papillote con hoja de plátano, coco y curry (Mira lo que tengo aquí); Won ton con chocolate y romero (Dulce y áspero, como te gusta).

Montse Estruch dispone sobre la mesa su implacable sensibilidad femenina a través de un Bombón de merluza austral en dos texturas de salsa de berros y fresas (Para bacanal); Flor de alcachofa de Tudela (y huevo trufado); y Terciopelo de papas, camarones en su entorno aromático y sal de oro (y piquito de plata).

Tamara Rodríguez, desde su posada frente al mar Caribe, invita Huevas de pescado con perfume de ají dulce y yogurt (De allí al lecho no hay mucho trecho); Largos hilos de amor (Para comer con palitos y gozar un puyero); Que se enreden en las lenguas; Apechugados de pollito de campo; y Crema de limón y jengibre (Para una relamida inolvidable).

Del dulzor se encarga Wendoly López con seis postres: Fondue de chocolate (Serenata a cuatro manos); Merengada helada de café y Baileys (Para recuperar la libido); Mousse de fruto de la pasión (parchita) con tura de frutos rojos (Para dedos intranquilos); Parrilla dulce (Amores contrariados); y Tartaleta de miel y nueces (Con lamido de chocolate).

Betina Montagne, con profunda nostalgia por la dulcería criolla venezolana y las recetas de su abuela, dispensa la caricia final en un Vaso de té Matcha, pasión y jazmín (Amor asiático); y Albahaca, oliva y razón (Porque cuando te lo comas, me vas a dar la razón).

Los alimentos del deseo
El libro alcanza el orgasmo con un recetario, para que los textos puedan «servirse, olerse y devorarse».

Proyectos y alianzas desde el libro

Los alimentos del deseo va más allá de sus páginas. Pronto se convertirá en cenas temáticas, rutas gastronómicas, charlas, conferencias y catas.

Un canal de Youtube muestra recomendaciones de música y cine que la autora asocia a la cocina erótica.

ArtesanoGroup ha establecido deliciosas alianzas. Fragolate ha creado un sabor inspirado en el libro: El trío del deseo. Y, por su parte, Kakao Venezuela, de la mano de María Fernanda Di Giacobbe, publicará una bombonera con las exquisitas imágenes de la publicación.

Picones desde el libro

«Cuando con el paso del tiempo, lógicamente, se mitiga o anula el deseo erógeno, aún nos queda el refugio de los placeres culinarios, y si estos son restringidos, nos resta todavía el disfrute de por vida de la literatura del paladar», apunta en la contraportada Juan Mari Arzak.

«Aseverar que cocinar es un arte no deja de ser una simpleza después de leer Los alimentos del deseo, esta bella, incitante y subversiva invitación de Maruja Dagnino a recorrer los afrodisíacos y embriagantes caminos de una gastronomía que ella convierte en deleite y amor a las palabras; es decir, después de haber visto a la pequeña perdiz, los ojos cerrados, desconsolada y desnuda en su muerte, tendida sobre la mesa de un cocinero dispuesto a sacralizar los cuchillos en su sangre, como si ritualizara a una ilusionada doncella arrasada por la ternura, pero descuartizada, sin embargo, por el galante aventurero que pasa junto a ella rozándola y envolviéndola en falsos juramentos de amor. Nunca desterraremos de la memoria el color de la carne rescatada a tiempo del humeante caldero ni la fragancia de las especias trasmutadas en gloria gracias a una alquimia perfecta. (…) Una nueva vida rozará los sentidos del lector cuando, una vez abierto este libro, avance a lo largo de sus páginas escritas con viva elegancia y esclarecida sensibilidad», señala en su prólogo Rodolfo Izaguirre.

«Cocina práctica y también de alta factura, hallaremos aquí. Animal y espíritu: eso somos al cocinar o al comer (…) Porque al escribir Maruja cocina y viceversa», sentencia José Balza.

«Cocinar es como besar, un acto amoroso, una invitación expresa al placer (…) Porque cuando el comensal cierra los ojos y la lengua se entrega definitivamente a la caricia de la comida, el cocinero sabe que proporciona un placer físico, erótico, si se quiere (…) No nos engañemos, eso sí. Para que los afrodisíacos funcionen el comensal tiene que entregarse», señala Maruja Dagnino.

Maruja Dagnino 2
En 2002 se apartó brevemente del periodismo para estudiar en el Instituto Culinario de Caracas, con Sumito Estévez y Héctor Romero.

La autora

Maruja Dagnino forma parte de esa estirpe que ha hecho del periodismo un género literario. No en vano ha sido, además de periodista, mujer de teatro y narradora. La anima una febrilidad por transmitir aquello que la exalta, esos momentos altos de la cultura, pero que a veces se suscitan en estadios más simples de lo cotidiano. Ella sabe comunicarlo en crónicas, entrevistas, ensayos, y ha posado una mirada paciente e incisiva en la ciudad para intentar descifrar el ritmo y los quehaceres de lo urbano. En su paso por la revista Imagen, por suplementos como el «Papel Literario» de El Nacional, por las páginas de cultura y de urbanismo de El Universal, marcó territorios particulares, donde supo darle al periodismo el lenguaje que lo hace imperecedero.

En 2002 se apartó brevemente del periodismo para estudiar en el Instituto Culinario de Caracas, con Sumito Estévez y Héctor Romero. Fundó, con su amigo Francisco Izquierdo, La Mesa de Babel, un servicio de catering en el que daban rienda suelta a la creación de menús temáticos.

Aunque Maruja Dagnino se apartó del oficio de cocinera, se dedicó a escribir sobre gastronomía en publicaciones como Cocina y Vino, On Time, El Universal, Velvet, En Caracas, entre otras. En 2007 publicó Cocina sentimental (Aguilar, Grupo Santillana), como parte de la colección Llámalo Amor si Quieres, dirigida por el escritor Leonardo Padrón.

Los editores

La Fundación ArtesanoGroup es una organización no gubernamental fundada en Venezuela en el año 2003, comprometida con el desarrollo sustentable, el fomento de la comprensión del arte en general, la cooperación y la paz mundial. Ha publicado 26 títulos bajo la rúbrica de las más importantes firmas venezolanas, cuyo contenido abarca libros sobre arte, educación, economía, historia, periodismo de investigación, novela y gastronomía. Los alimentos del deseo —al igual que el año pasado El libro de la belleza, de María Elena Ramos— es una coedición con el sello español Turner.

Turner Libros fue fundada en 1973 en Barcelona, España. Su vasto y reconocido catálogo se enfoca principalmente en la edición de libros de ensayo, y arte y fotografía. En 2013 fue reconocida con el Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial.

Para buscar más:

Blog del libro: http://www.losalimentosdeldeseo.com/

Twitter: @alimentosdeseo

Instagram: @losalimentosdeldeseo

Facebook: https://www.facebook.com/losalimentosdeldeseo/

Canal de Youtube: https://www.youtube.com/channel/UCyNLzKi8lnCwBj1NoveWFMg

Correo: losalimentosdeldeseo@gmail.com

ArtesanoGroup:

http://www.artesanogroup.com/

Twitter e Instagram: @artesanogroup

Editorial Turner

http://www.turnerlibros.com

Twitter e Instagram: @editorialturner

El equipo tras Los alimentos del deseo

Dirección y producción ejecutiva
Fundación ArtesanoGroup
Carmen Julieta Centeno / Sudán Macció

Asesoría editorial
Laura EstevesMaría José Fresneda Pidal

Coordinación editorial,
investigación gráfica y edición
Maribel Espinoza

Diseño gráfico
Pedro Quintero

Retoque fotográfico
David Ladera

Promoción y difusión

Jacqueline Goldberg

Sobre Alfonso Molina

Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores.

Te interesa

Amantes

Romances súbitos y efímeros SALVAJE, por Rubén Monasterios

                                                 Dedicado a la Dama de Nácar Apenas llegando, me cruzo con una muchacha …

Deja un comentario