Inicio / Destacado / Leyendo de pie MADURO, LA PANDEMIA Y NOSOTROS, por Ibsen Martínez

Leyendo de pie MADURO, LA PANDEMIA Y NOSOTROS, por Ibsen Martínez

Las previsiones aportadas desde hace semanas por expertos de indiscutible probidad, como el respetado infectólogo Julio Castro, señalan con alarma la indefensión de Venezuela ante el ataque del coronavirus.

Contando todos los hospitales públicos de Venezuela no llegan hoy a cien las camas destinadas al cuidado intensivo de quienes puedan ser víctimas del coronavirus. Así lo admitió, este fin de semana y ante un grupo de expertos epidemiólogos venezolanos, el viceministro de salud del régimen de Maduro. Para valorar lo que entraña este déficit considérense las proporciones que hoy conocemos de la pandemia en la ciudad de Wuhan.

Según observa el especialista Gustavo Villasmil, profesor del posgrado en Clínica Médica de la Universidad Central de Venezuela, ex secretario de Salud del Estado Miranda, al alcanzar el pico mayor de las cifras, entre el 40% y el 50% de la población de Wuhan se hallaba ya infectado. El 15% de sus más de once millones de habitantes requirió hospitalización y, al cabo, casi el 4% de ellos debió ingresar a unidades de cuidados intensivos para recibir ventilación mecánica.

Guardando en lo demográfico las debidas proporciones y admitiendo el académico ceteris paribus de todas las demás variables que concurren en un brote epidémico de tan descomunal virulencia, el doctor Villasmil advierte que, en un país de casi 28 millones de habitantes — éramos muchos más hace solo cuatro años, pero casi cinco millones han huido de las bondades del socialismo del siglo XXI— , en cosa de muy pocas semanas, más de 150.000 venezolanos presentarán en las placas de rayos X el fatídico ‘pulmón blanco’ que delata el progreso de la fibrosis pulmonar.

En su cálculo, el doctor Villasmil se obliga a prescindir de lo mucho que aún ignoramos los humanos sobre el coronavirus. Entre tantas incógnitas que solo el tiempo disipará está la reacción de la biología del virus ante el clima tropical venezolano que, en los idus de marzo, y va solo a modo de ejemplo, llegó a registrar 37°C en los llanos de Acarigua. Estremece pensar en la cifra de muertes que, a buen seguro, comenzará mendazmente a escamotear Nicolás Maduro en sus cínicas y vergonzosas alocuciones televisadas.

Las previsiones aportadas desde hace semanas por expertos de indiscutible probidad, como el respetado infectólogo Julio Castro, señalan con alarma la indefensión de Venezuela ante el ataque del coronavirus. El 90% de los hospitales públicos carece de agua potable y corriente, ¿cómo podrá una enfermera ceñirse a la recomendación de lavarse las manos, en promedio, unas 25 veces al día?

A poco más de un año del Gran Apagón nacional de marzo de 2019, que causó la muerte de centenares de bebés neonatos, ya no es anecdótico el que un equipo de cirujanos termine una intervención a la luz de los celulares de sus colegas y enfermeras.

El colapso del sistema de salud venezolano se hizo evidente hace ya muchos años cuando la corrupción y la desidia de la cleptocracia chavista permitieron el retorno de flagelos como la malaria y la fiebre amarilla, erradicados hacía más de 60 años. El coronavirus que nos visita llega a un país donde, ya a fines de 2017, y según estadísticas de la FAO, casi el 12% de la población, es decir, 3,7 millones de venezolanos, cifra superior a la población total del Uruguay, sufría una severa desnutrición. ¿Qué puede esperarse del régimen de Maduro en esta hora tan crítica, sin precedente en nuestra historia?

Maduro es el mismo el hombre que, en 2010, no vaciló en culpar del terremoto de Haití a una infernal maquinaria submarina estadounidense capaz de causar sismos. La intención del imperialismo yanqui era, según Maduro, provocar un caos que permitiera a EEUU apoderarse de las riquezas naturales de Haití. El cáncer que mató a Hugo Chávez fue inoculado, de nuevo según el dictador, por un equipo de guerra biológica de la CIA. Otros voceros del régimen ya habían denunciado la pandemia como una ofensiva bacteriológica de Donald Trump contra China.

En su alocución del domingo pasado, Maduro se esmeró en enfatizar, con mal disimulada insidia, que uno de los infectados a quienes detectó su inefable sistema de salud provenía de la pérfida Colombia.

Para afrontar la emergencia que en conjunto representan la pandemia y la caída de los precios del crudo, Maduro ha designado otro de sus “estados mayores bolivarianos”, integrado una vez más —cuándo no— por el aguerrido general Padrino López. Hasta donde se alcanza a ver, ninguno de esos bárbaros chafarotes es epidemiólogo.

Sin embargo, el que Maduro asimile la omnipresencia del agresivo coronavirus a una invasión enemiga no es solo una risible pantomima militarista: ella anuncia aún más letal violencia de Estado que, decirlo es pavoroso, seguirá juntando muerte a la que la pandemia traerá a una Venezuela ya mil veces ultrajada y expoliada hasta la consunción.

Para colmo apocalíptico, todo ello nos sorprende con una oposición democrática perseguida, encarcelada o dispersa, denodada pero dolorosamente desunida y por completo inerme ante los designios de un bárbaro probadamente dispuesto a todo, incluso a servirse de una calamidad humanitaria sin precedentes, para perpetuarse en el poder.

Sobre Alfonso Molina

Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores.

Te interesa

La peste MUERTE EN ORÁN, por Enrique Viloria Vera

A primera vista Orán es, en efecto, una ciudad como cualquier otra. una prefectura francesa …

Deja un comentario