Inicio / LETRAS / Letras INTERNET ESTÁ CAMBIANDO LA FORMA DE HACER POLÍTICA

Letras INTERNET ESTÁ CAMBIANDO LA FORMA DE HACER POLÍTICA

La consultora política Carmen Beatriz Fernández —egresada del Programa de Formación de Líderes Emergentes de Liderazgo y Visión— acaba de publicar Ciberpolítica, ¿cómo usamos las tecnologías digitales en la política latinoamericana?, un revelador texto sobre los mecanismos de acción de las nuevas herramientas tecnológicas, editado por la Fundación Konrad Adenauer. De su lectura se desprende que algo está pasando en América Latina y aún no entendemos cabalmente qué y cómo. En 2006 un total de diez países del continente celebraron elecciones de importancia y en todos los procesos comiciales las nuevas herramientas tecnológicas cobraron un papel significativo que aún no se revela como decisorio pero sí señala un camino inminente. Internet, el correo electrónico, los mensajes de texto en la telefonía portátil y el fenómeno de los blogs se han convertido en instrumentos de persuasión que cada vez adquieren la dimensión de medios masivos. Es un futuro que cada vez es más presente, para bien o para mal.

Esta evidencia impulsó a Fernández —al frente de la firma e-lecciones.net— a proponer al Programa de Medios de Comunicación y Democracia en Latinoamérica de la Konrad Adenauer Stiftung, con sede en Buenos Aires, la realización de un estudio a fondo del uso de los nuevos medios tecnológicos en la coyuntura política latinoamericana. El estudio se desarrolló a lo largo de 2007 y evaluó las tecnologías de Internet y el sistema de mensajes de texto en las campañas. Sus hallazgos más importantes se leen en Ciberpolítica, ¿cómo usamos las tecnologías digitales en la política latinoamericana?, producto editorial de la investigación. “Internet está cambiando la forma de hacer política”, plantea Fernández como punto de partida.

El libro es un manual de uso las herramientas electrónicas de comunicación, de cara a los futuros procesos electorales de América Latina, incluidas las próximas elecciones estadadales y municipales venezolanas, pero también conforma una reflexión casi urgente sobre ciertos hallazgos.

Fernández llevó a cabo una encuesta online entre dirigentes políticos, consultores electorales, periodistas especializados, académicos de ciencias políticas y, desde luego, los electores de los diez países donde hubo elecciones en 2006. De tales consultas derivó el llamado Índice Ciberpolítico, es decir, “un instrumento de medición del uso de las nuevas herramientas tecnológicas, categorizadas a través de dos neologismos: Infopolítica y Ciberactivismo” según la opinión de la analista. Los países que usaron con mayor intensidad tales instrumentos fueron Brasil, México y Venezuela.

“La Infopolítica constituye una forma de recoger, organizar y analizar información pertinente a las campañas electorales y políticas en general”, explica Fernández. Es usada mayoritariamente en países con severas limitaciones a la libertad de prensa y la libertad de expresión. “México es un buen ejemplo. Allí existen monopolios mediáticos, por una parte, y una fuerte presión de las mafias del narcotráfico, por la otra, que hostigan la información de manera dramática. Internet cobra, entonces, una importancia capital para saber qué está pasando en la escena política”.

En cambio, Bolivia goza de una libertad de prensa amplia y registra un bajo uso de herramientas electrónicas para recabar información política. El índice de referencia que se usó fue el de la organización no gubernamental Reporteros sin Fronteras.

“El Ciberactivismo, por su parte, persigue estimular conductas políticas a través de correos electrónicos, mensajes de texto en celulares, blogs y otros medios al uso. Lo curioso es que hay una coincidencia entre el alto uso de esta herramienta y el bajo nivel de libertades económicas, según el índice de Heritage Foundation” puntualiza la analista. Venezuela se encuentra a la cabeza en el uso del ciberactivismo y, a la vez, es un país con un marcado control de la economía. Algunos analistas califican estas nuevas herramientas como “prótesis de la libertad”.

En cambio Chile disfruta una mayor libertad económica y un bajo uso de este instrumento de persuasión.

¿Cuán efectiva ha sido la ciberpolítica? Una pregunta que Fernández responde a través de un ejemplo reciente: “la marcha del 4 de febrero pasado contra las FARC y su política de secuestros, que se realizó en 40 países, fue impulsada por unos muchachos bogotanos a través de Facebook y se convirtió en la marcha global que más personas ha concentrado en el planeta. Cuando Internet es usado de manera correcta es tremendamente efectiva”. Desde luego, los secuestros de las FARC han dejado de ser estrictamente colombianos y han adquirido una dimensión internacional.

Esta condición global conduce a la reflexión sobre los índices de penetración local de Internet es nuestros diferentes países. El más alto lo tiene Chile (42%), seguido por Argentina (34%), México (21%) y Brasil (21%), con respecto a sus poblaciones. En el caso de un país con tantos habitantes como Brasil, por ejemplo, ese 21% significa 40 millones de personas usando Internet. En cambio, Venezuela tiene un índice de penetración de apenas 13%, lo cual significa un poco más de 3 millones de usuarios. “La gran herramienta en Venezuela”, explica Fernández, “se encuentra en los mensajes de texto a celulares, con más de 80% de penetración. Son altamente efectivos para cualquier campaña política”.

Otro de los hallazgos de Ciberpolítica, ¿cómo usamos las tecnologías digitales en la política latinoamericana? expresa que la llamada “brecha digital” no es una categoría social sino etaria. No se trata que los sectores más favorecidos económicamente son los que más usan Internet, sino los sectores más jóvenes de cualquier clase social. “Internet no es una herramienta ‘sifrina’. Al contrario, cada vez más los usuarios mayoritarios de Internet y los celulares se encuentran en los segmentos socioeconómicos D y E”.

Se ha detectado que los adolescentes pasan 6 veces más tiempo que sus padres navegando en Internet o recibiendo y contestando mensajes y, al contrario, la mitad del tiempo que sus padres frente al televisor. “Por eso podemos concluir que el correo electrónico y los mensajes de texto en celulares son las herramientas más importantes de la ciberpolítica y de la cibercomunicación en nuestro país”, concluye la consultora venezolana.

Si quieren más información sobre este libro pueden ingresar a http://ciberpolitica.net.

Sobre Alfonso Molina

Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores.

Te interesa

Mujeres que matan JUSTICIA Y VENGANZA EN CLAVE FEMENINA, por Alfonso Molina

«Inés volvió a mirar hacia abajo. Y pensó entonces en la plenitud. Pensó que, tal …

Deja un comentario