Inicio / CINE Y TV / La ventana indiscreta TODOS SOMOS MIRONES, por François Truffaut

La ventana indiscreta TODOS SOMOS MIRONES, por François Truffaut

La ventana indiscreta
La actitud de Stewart constituye la curiosidad pura…

François Truffaut: Las dos películas suyas que prefiero son Notorius y Rear Window. No he encontrado la novela corta de Cornell Wooldrich que le suministró la intriga de La Ventana Indiscreta.

Alfred Hitchcock: Se trataba de un inválido que estaba siempre en una habitación. La historia contaba todo lo que el héroe veía desde su ventana, cómo sospechaba la existencia de un asesinato y, hacia el final, la amenaza del asesino que se concretaba.

François Truffaut: Supongo que lo que tentó como punto de partida fue, en primer lugar, el desafío técnico, la dificultad. Un inmenso y único decorado y todo el film visto a través de los ojos del mismo personaje…

Alfred Hitchcock: Totalmente, pues ahí tenía la posibilidad de hacer un film puramente cinematográfico. Por un lado, tenemos al hombre inmóvil que mira hacia afuera. Es un primer trozo del film. El segundo trozo hace aparecer lo que ve y el tercero muestra su reacción. Esto representa lo que conocemos como la expresión más pura de la idea cinematográfica. Ya sabe lo que Pudovkin escribió sobre esto; en uno de sus libros sobre el arte del montaje, ha contado la experiencia que había realizado su maestro Liev Kulechov. Consistía en presentar un primerísimo primer plano del actor Iván Mosjukin al que seguía un plano de un niño muerto. Sobre el rostro de Mosjukin se lee la compasión. Se quita el plano del niño muerto y se le reemplaza por un plato de comida, y el mismo primerísimo primer plano de Mosjukin  se lee entonces el apetito.

De la misma manera tomamos nosotros un primer plano de James Stewart. Mira por la ventana y ve, por ejemplo, un perrito que bajan al patio en un cesto; volvemos a Stewart, que sonríe. Ahora, en lugar del perrito que baja en el cesto, presentamos a una muchacha desnuda que se retuerce ante su ventana abierta, se vuelve a colocar el mismo primer plano de Stewart sonriente y, ahora, ¡es un viejo crápula!

François Truffaut: Porque la actitud de Stewart constituye la curiosidad pura…

Alfred Hitchcock: Digámoslo, era un vouyeur, un mirón…

François Truffaut: Somos todos voyeurs, aunque no sea más que cuando miramos un film intimista… Al comienzo, su interés era puramente técnico, pero creo que trabajando el guión convirtió la historia en algo más importante; finalmente lo que se ve al otro extremo del patio se ha convertido en una imagen del mundo, más o menos conscientemente.

Alfred Hitchcock: Al otro lado del patio hay cada tipo de conducta humana, un pequeño catálogo de los comportamientos. Era absolutamente necesario hacerlo, si no el film no hubiera tenido interés.

François Truffaut: Y todas esas historias tiene como punto común el amor. El problema de James Stewart es  que no tiene ganas de casarse con Grace Kelly y, la pared de enfrente, no ve más que acciones que ilustran el problema del amor y del matrimonio…

Alfred Hitchcock: Sí… Hay algo que no me gusta en esta película, y es la música… Al otro lado del patio teníamos un músico que se emborrachaba; quería que se le oyera componer la canción, desarrollarla y que, a lo largo de todo el film, se escuchara la evolución de esta canción hasta la escena final en que sería interpretada en un disco con toda la orquesta. No pudo ser…

François Truffaut: De todas maneras subsiste en el film una parte importante de la idea inicial; cuando el compositor ha terminado su música, la mujer que vive sola decide al oírla no suicidarse, y creo que en el mismo momento, y gracias a la influencia de la música, James Stewart comprende que está enamorado de Grace Kelly. Una escena muy fuerte nos ofrece la reacción de la pareja que no tiene hijos después de la muerte de su perrito; la mujer lanza un grito, todo el mundo sale a las ventanas, la mujer solloza y grita: ”Deberíamos amarnos más… entre vecinos”. Es una reacción voluntariamente desproporcionada… Supongo que su idea era dar la impresión de que se traba de la muerte de un niño.

François Truffaut: Naturalmente. Ese perrito era su único hijo. Al final de la escena descubrimos que todos los vecinos se asoman a las ventanas, excepto el presunto asesino, que permanece en la oscuridad fumando.

*Tomado del libro El Cine según Hitchcock de Francois Truffaut. Alianza Editorial. 1974.

Este clásico de Alfred Hitchcock se exhibe el 15 de septiembre en los Sábados Selectos del Cinecelarg3. A las 2:00 pm. Entrada libre.

LA VENTANA IDISCRETA (Rear Window). eeuu, 1954, 110 minutos. Dirección: Alfred Hitchcock. Guion: John Michael Hayes (Historia: Cornell Woolrich). Música: Franz Waxman. Fotografía: Robert Burks. Reparto: James Stewart, Grace Kelly, Thelma Ritter, Raymond Burr, Judith Evelyn. Productora: Paramount Pictures.

Premios:

  • 1954: 4 nominaciones al Oscar: Mejor director, sonido, fotografía color, guión.
  • 1954: Premios BAFTA: Nominada a mejor película
  • 1954: Círculo de críticos de Nueva York: Mejor actriz (Grace Kelly)
  • 1954: Sindicato de Directores (DGA): Nominada a Mejor director
  • 1954: Sindicato de Guionistas (WGA): Nominada a Mejor guión drama
  • 1954: National Board of Review: Mejor Actriz (Kelly)

 

 

Sobre Alfonso Molina

Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores.

Te interesa

Venezuela y China

La deuda con China ¿Y AHORA QUÉ?, por Pedro Luis Echeverria

Con la torpeza que lo caracteriza, Maduro ha escogido para ejercer la presidencia de la …

Deja un comentario