Inicio / Destacado / Imágenes urbanas EN LIMA TODOS LOS CAMINOS CONDUCEN AL MAR, por Mitchele Vidal

Imágenes urbanas EN LIMA TODOS LOS CAMINOS CONDUCEN AL MAR, por Mitchele Vidal

Catedral de Lima
La Catedral de Lima se alza como si no hubieran pasado 396 años desde su culminación.

Los primeros pasos en una ciudad siempre me llevan al más reconocido de sus espacios públicos. Y si la ciudad que visito es latinoamericana, este espacio es —por obra y gracia de la historia y la tradición— la Plaza de Armas. Allí donde se hizo el gesto primigenio de fundar, por estrategia del conquistador o por el hecho de imponerse sobre huellas indígenas.  Allí donde partió la cuadrícula y la plaza limita con La Catedral, la sede del gobierno y el mercado. En Lima, este espacio fundacional tiene el nombre de Lima cuadrada y hoy, 483 años después, le ofrece al peruano y al visitante un espectáculo de arquitectura y civilidad.

La Catedral de Lima se alza como si no hubieran pasado 396 años desde su culminación. Sin embargo, cada época le dejó impresa la gran variedad de formas estilísticas que exhibe oronda: gótico isabelino, renacentista, barroco, neoclásico y neo colonial. Su interior, desarrollado en una impresionante nave central y dos laterales, está conformado por 14 capillas, a cuál más elaborada y profusa en maderas talladas, filigranas de hierro, retablos exquisitos y mosaicos venecianos como la del Conquistador, Francisco Pizarro. Reza el folleto recibido, tras pagar 10 soles de entrada, que “para los limeños su iglesia mayor era un verdadero relicario y holgadamente podían envanecerse de ello”.

Pero, ¿qué ocurre a las afueras de la Catedral y de su eclesiástico vecino el Arzobispado? Es pleno verano. La humedad y el calor no perdonan a quienes no vayan prevenidos con sombrero, protector y agua. Aun así hay que buscar la sombrita y la encuentras, acogedora y cercana, sobre un damero entre columnas amarillas y cornisas blancas: es la galería de la Municipalidad de Lima.

Lima Palacio de Gobierno
Se esmeran los limeños en hacer de su casco histórico un espacio para el disfrute.

Por los alrededores se ven turistas posando para sí mismos, y como yo paso de selfies, es un policía quien se ofrece a dejar mi testimonio gráfico sobre el cambio de guardia del Palacio de Gobierno. Y hablando de seguridad no escatiman las autoridades en apostarlos cuidando muros y calles. Desde funcionarios preventivos hasta aquellos cuyos aperos incluyen escudos anti-motín. Yo miro para otro lado: La Plaza Perú y su fuente. Los corredores con nombres de oficios de otras épocas: Portal de botoneros o Portal de escribanos. Esos escudos me traen tristes recuerdos de Caracas… pero sigamos en Lima.

El suelo y el cielo están igual de limpios. Se esmeran los limeños en hacer de su casco histórico un espacio para el disfrute. En los alrededores coinciden mercaderes de artesanía, tejidos y souvenirs. Una llamita como llavero, muchas botellas de pisco. Yo quiero una chicha morada y refrescante. Cuando la encuentro, la apuro por mi garganta seca y agradecida. Más allá limpian una fachada, detrás de un portal decimonónico cubierto hay especialistas restaurando muros, descubriendo colores pasados, trabajando en la hermosa tarea de restaurar para seguir teniendo belleza.

A estas horas el estómago reclama más atención que los ojos y mis pasos buscan dónde probar el primer plato en Lima. Qué compromiso. Un país cuya marca es la comida no puede desilusionarte, no si amas la comida peruana. No si la comes antes de que tuviera la bien ganada fama de hoy; porque tengo unos primos peruanos y desde niña aprendí a comer pescado cocido en limón. El lugar que elijo es sencillo y lleva un nombre del que luego aprenderé su significado: La Tapada. Pido lo que hay que pedir: una causa acevichada. O sea, una fusión de dos platos tradicionales. La acompaño con jugo de lúcuma. Todo delicioso y además, la niña que me atiende más que cordial es amable y se esmera en preguntar si me gustó. Luego de afirmar con sonrisa y propina pago con gusto y sigo mi viaje. Apaciguada —por ahora— el hambre de alimentos, continúa el hambre de ciudad.

Muchos pasos más allá suenan bocinas, cornetas, parlantes, cláxones… todo depende de qué parte de Latinoamérica seas, en lo que se refiere al léxico, por supuesto; porque para los oídos es ruido puro y duro. Estás en Lima, es escandalosa y el tráfico… ¡ay, el tráfico es terrible! Se siente como si los diez millones de almas que allí habitan estuvieran golpeando el volante, exprimiéndole ruido aunque no conduzcan. En algunos distritos hay prohibición de tocar corneta, así que en los otros donde ‘está permitido’ se descargan. No sé. Que alguien me diga.

Por suerte mis pasos me llevan a la Plaza San Martín, esa que preside el prócer rioplatense y que, como todo Libertador monta un brioso caballo de bronce, lleva charreteras y sigue inspirando loas patrias. Lo cierto es que el conjunto urbano conformado por la plaza y los edificios que la rodean es, por decir lo menos, impresionante. A pesar de que estas edificaciones fueron construidas entre 1914 y 1945 existe una coherencia volumétrica y formal que genera un todo armónico.

Así el Teatro Colón, el edificio Giacoletti, el Gran Hotel Bolívar, el Club Nacional y el Cine Metro enmarcan el espacio público de mayor ebullición de Lima. Ahí se dirimen diferencias políticas, se protesta y se reclama. Es el escenario por excelencia de la ciudadanía activa. No presencié ninguna protesta durante mi estadía, pero es este un espacio vivo, que los ciudadanos usan a plenitud y que, debido a una serie de mejoras urbanas está retomando la importancia que merece y que tuvo recién estrenado.

Lima centro
En los alrededores coinciden mercaderes de artesanía, tejidos y souvenirs.

Hecha la tarea de la Lima Neocolonial y Republicana me lanzo a la Lima contemporánea con la guía de una carcajada ambulante. Vanessa Rolfini, periodista gastronómica y citadina empedernida, forma parte de la diáspora venezolana en el Perú. Ya no estamos solos. Dondequiera que vayamos tendremos un amigo que nos acompañe en nuestras andanzas, que nos devuelva al terruño así sea por una tarde. Planear el viaje a Lima y contactar a gente querida allá, fue la misma cosa.

La caminata con Vanessa fue larga y quién lo duda: divertida. Incluyó trayectos a pie y en transporte público, constatando, ahora sí, lo que ya sabía: Lima es muy grande, el tráfico denso y complicado. A sus más de 2.600 Km2 repartidos en 43 distritos se suman una trama enloquecida de autobuses, taxis sin taxímetro, Uber compartidos y una buena tajada de transporte informal. Ya saben cuál es el sound track… Pero quién dijo miedo ¡hay que moverse, para eso vine!

Nuestros pasos nos llevan a una taguarita Nikkei con apenas 9 puestos y su chef —literalmente— metido en la candela. Sale un plato mixto para compartir: arroz con mariscos, ceviche y chicharrón de pescado. Acompañado con leche de tigre y chicha morada. Se llama Al Toke Pez y es para comensales más preocupados por el sabor que por la belleza del lugar, porque el sitio más que sencillo, es austero.

No podía dejar de asomarme a un mercado peruano y fuimos al de Surquillo, donde hay toda clase de mercadería profusamente dispuesta. Una fiesta para los sentidos el olor de las especias, el color de las frutas, la variedad de alimentos de mar y tierra y el nombre que tiene cada una de ellas en Lima. Todo un diccionario de sinónimos aplicado al arte de comprar y cocinar. Tiene hasta su rinconcito venezolano con harina PAN y torontos. No salimos con las manos vacías, por supuesto.

Una caminata por el Parque Kennedy me hizo admirar la fachada de la Municipalidad de Miraflores y la iglesia de La Milagrosa, mientras varios gatos, de los que habitan allí, nos miraban con la indiferencia que solo los felinos son capaces de transmitir mientras practican alguna de sus envidiables posiciones de yoga.

De este hermoso parque pasamos a otro: Bosque El Olivar. Pleno de árboles centenarios en plena ciudad y cargados del fruto que convierte cualquier plato en una delicia oleosa y mediterránea. Para cerrar la tarde, literalmente, fuimos a ver el atardecer en otro espacio público que para Lima y sus habitantes es un auténtico regalo: el malecón. Este sitio en sí mismo es un capítulo, o varios.

Lima Costa Verde
Del otro el acantilado cubierto, en parte, por la hiedra; una gran cinta de asfalto —la Costa verde— que desde su construcción, en 1960, no ha dejado de ser blanco de críticas con argumentos tan sólidos como férreos defensores, y al fondo, el mar: el Pacífico.

La experiencia de ver el abismo entre la ciudad y el mar es impactante. De un lado una caminería que ocupan ciudadanos, ciclistas, patineteros, corredores y mascotas. Del otro el acantilado cubierto, en parte, por la hiedra; una gran cinta de asfalto —la Costa verde— que desde su construcción, en 1960, no ha dejado de ser blanco de críticas con argumentos tan sólidos como férreos defensores, y al fondo, el mar: el Pacífico. Todos estos elementos naturales y construidos arman un paisaje único al que se suman, en la cota marina, corredores de olas y parapentistas audaces. Ir a Lima tiene como tarea obligada esta vista, este paréntesis entre ciudad y naturaleza. Y es fácil porque, como  lo dice el título de esta crónica: en Lima todos los caminos llevan al mar.

Al menú de espacios históricos, sabores de una cocina de altura y el paisaje natural que brevemente les describí hay que sumarle una oferta cultural que incluye museos tradicionales y muestras contemporáneas. El ejemplo perfecto para explicar esta dupla lo constituyen el Museo Pedro de Osma y el Museo Mario Testino [MATE]. A visitar este dúo de imperdibles me llevaron Mercedes y Fernando. Seguimos con la estela de queridos venezolanos por el mundo.

Hablando de los museos, ambos están en las antípodas en cuanto a contenido, aunque los separan solo unos pasos e incluso, puedes comprar una entrada más económica y visitar los dos. ¡Qué bien lo valen! Detallo: el Museo Pedro de Osma lleva el nombre de quien dedicó su vida a juntar una gran colección del arte virreinal de los siglos XVI, XVII, XVIII, y XIX. Todas exhibidas en una casona de ensueño, espléndidamente mantenida y con guías de lujo. Ojalá que cuando vayas tengas la suerte de que Blanca Silva, historiadora y apasionada de su trabajo te contagie con su convicción la valía de aquellas joyas pictóricas.

El MATE está dedicado a exponer la obra fotográfica de Mario Testino, artista peruano y universal, que ha hecho vibrar los trapos de los más renombrados diseñadores de moda y también los de su Perú natal. Actualmente se exhibe allí una muestra de trajes ceremoniales del Cuzco junto a las últimas fotos que Testino le hiciera a Lady D. Es una vitrina para artistas peruanos contemporáneos.

Todo esto y mucho más sucede en Barranco, zona poblada de hermosas mansiones que antes ocuparon los limeños de clases altas y hoy son hoteles, restaurantes, bares, tiendas. Entre sus calles corren la bohemia, el pisco sour y deambulan los espíritus de personajes literarios de Vargas Llosa y Bryce Echenique. Letras y amores. Tías y Octavias de Cádiz. Todas fueron, alguna vez al Puente de los suspiros.

Lima venta de pisco
Muchas, muchas, muchas botellas de pisco.

Y siguiendo con la ruta cultural tengo que nombrar el Museo de Lima [MALI] y su colección de más de 3.000 piezas de arte peruano, emplazado en el Parque de las Exposiciones y cuidadosamente organizadas por período. Esta colección merece tiempo y dedicación para saborearla. El MALI además de exhibir arte se ocupa de sembrarlo. Cuando llegué sus espacios bullían en medio de las risas de cientos de niños de vacaciones entre creyones y lienzos.

Por último, apurando una semana de vivencias en cuatro cuartillas no quiero dejar de mencionar la fe volcada en iglesias, centenarias y contemporáneas. Me conmueve ver cómo el paso de los años, la prisa cotidiana, los problemas, no mellan la fe de muchos, ni la bonhomía de otros. Que eso es importante.

De este viaje corto e intenso agradezco especialmente la hospitalidad de Ana y Lucho, mis primos peruanos, anfitriones de lujo y amor. También la compañía de Gabriela, Melanie, María Alejandra y Miguelina con quienes viví un pedacito de Lima pero, sobre todo escuché con mi acento las buenas nuevas de cada una de ellas en esas tierras; ya no virreinales sino latinoamericanas, que les han abierto las puertas a tantos paisanos, que como nuestra arepa, están rodando por el mundo.

¡Gracias!

Publicado originalmente en http://imagenes-urbanas.blogspot.com.co/

Sobre Alfonso Molina

Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores.

Te interesa

Venezuela y China

La deuda con China ¿Y AHORA QUÉ?, por Pedro Luis Echeverria

Con la torpeza que lo caracteriza, Maduro ha escogido para ejercer la presidencia de la …

Deja un comentario