provigil allergy provigil myotonic dystrophy typical dose of provigil provigil overdose amount provigil blogs
Inicio / CINE Y TV / Gravedad LA ODISEA DEL COSMOS, por José Daniel Marcial

Gravedad LA ODISEA DEL COSMOS, por José Daniel Marcial

Gravedad 4Tomado de http://globovision.com
“¿Qué es lo que te gusta de estar aquí?”, pregunta Kowalski frente a la inmensa esfera azul de labrados relieves y contrastes terracota que llamamos hogar (el planeta Tierra). La doctora Stone se toma su tiempo, y responde casi susurrando: “el silencio”.

Esta escena magistral en la reciente película del director mexicano Alfonso Cuarón (célebre por su adaptación de Grandes Esperanzas y La Princesita; realizador de la secuela Harry Potter y el Prisionero de Azkabán; la nominada al Oscar Y Tu Mamá También, entre otras), es apenas un fragmento de la marcada poética intrínseca en su nueva propuesta.

Gravity estremece no sólo por su elaborado tratamiento visual y sonoro, sino, además, trasciende como un hecho cinematográfico dentro de la vasta temática espacial. Se trata de un relato de supervivencia que nos lanza literalmente a los confines del inexorable universo: ese enorme firmamento que nos maravilla por su majestuosa belleza, pero que podría resultar toda una odisea aterradora para quienes tienen la facultad de transitarlo.

Gravity-2

Nominada a diez premios Oscar (incluye Mejor Película, Director y Actriz Principal, aunado a las categorías técnicas como Sonido, Efectos Visuales y Efectos Sonoros), Gravity logra eficazmente adentrarnos en la piel de sus protagonistas y, en consecuencia, en su impredecible hábitat.

Todos los elementos presentes en la película se centran en un solo propósito: transmitir realismo. Es por ello que Gravedad es totalmente efectista de principio a fin. Cuarón se vale de códigos propios del género de la ciencia-ficción con tendencia al suspenso (y los reinventa), detalles y la aplicación de recursos cinematográficos de impecable factura para expresar una idea concreta: la experiencia de estar bajo el efecto de la gravedad cero.

Gravity-3-(1)

El argumento del film es mínimo, en cuanto a contenido, pero complejo en su forma (por el gran trabajo y esfuerzo que implica la puesta en escena).

La historia nos ubica en la primera misión espacial de la doctora Ryan Stone (interpretado por una convincente Sandra Bullock) junto al astronauta veterano Matt Kowalski (personificado correctamente por George Clooney).

Lo que en principio parecía un trabajo de rutina (reparar un telescopio con fines científicos), se transforma en una catástrofe de dimensiones épicas: un accidente con un satélite ruso generará una reacción en cadena de desechos y escombros con incidencia directa en la trayectoria de la misión. Y, en consecuencia, signará el destino de los dos astronautas.

Gravity4

Los títulos iniciales del film ofrecen una premisa que será entendida minutos después: “A 600 km sobre el planeta Tierra la temperatura varía entre 125 °C y 100 °C”. “No hay nada que transmita el sonido”; “No hay presión atmosférica”; “No hay oxígeno”; “La vida en el espacio es imposible”. Tal cual: una atmósfera inhóspita y hostil para la existencia del ser humano. Condiciones que son reforzadas en la trama para reconocer los principales conflictos que afrontan los personajes.

De allí la relevancia que adquiere la cámara y el soberbio trabajo de fotografía (a cargo del también mexicano Emmanuel Lubezki).

La primera escena es prácticamente lo que llamamos en cine un gran plano secuencia; es decir, una toma extensa (en duración), sin cortes de edición, que sigue toda la acción y dinámica de los personajes y su entorno. Cuarón lo logra, claro está, con el brillante (e insuperable) manejo de técnicas de animación 3D concatenadas con la grabación real de la secuencia. Porque nada más realista que hacernos partícipe de esta abrumadora vivencia cual personaje del film: simulando el tiempo real, sin poder parpadear, ni respirar.

Gravity-5

Así sucede con la cámara: es un individuo más (el espectador en sí), inmerso en el devenir gravitacional. Por ello la cámara se desplaza según la inercia propia del medio ambiente. Unas veces es lenta y pausada, contemplativa, divagando (intencionalmente) en las maniobras de los astronautas (mediante el paso de panorámicas a primeros planos), sin perder detalles de sus movimientos dentro del inmenso infinito.

Otras veces se acerca de tal manera a éstos que adquiere posición en primera persona (lo que se le conoce como cámara subjetiva) para hacernos sentir la experiencia desde un modo mucho más extrasensorial.

Gravity-6

Incluso en los momentos de angustia se aferra cual sobreviviente al frenético desplazamiento y discurrir de la acción. Ejemplo de ello, la escena en la que la Dra. Stone es expulsada a la Nada luego de desprenderse de la inestable estructura metálica que la sostenía minutos antes del impacto.

Aquí, la cámara se mantiene en su desesperado rostro (primer plano), mientras vemos a través del vidrio frontal de su casco (y en el propio encuadre que permite visualizar el contexto) cómo gira y gira velozmente sin posibilidad alguna de detener el implacable curso de su infortunio. Cuando el movimiento alcanza una relativa estabilidad, la Dra. Stone asume su realidad: “Estoy a la deriva”.

Gravity7

Ciertamente los diálogos y parlamentos están acoplados con la narrativa e intensidad que rige el film. Son textos que suministran información justa y de carácter vital dentro de la trama.

Aunque escasos, proveen datos precisos sobre la psicología de los personajes (rasgos distintivos y motivacionales), condiciones de supervivencia como niveles de oxígeno, combustible, tiempo restante ante una nueva colisión que incluye descripción concreta de objetivos para superar los obstáculos (generalmente proporcionada por Kowalski, quien es el experto en este tipo de eventualidades), y aquellos que connotan cargas emocionales dadas por las circunstancias como el grado de desesperación del personaje central (la doctora Stone), y sus aflicciones. “No puedo respirar” dice Stone dando vueltas en la avasallante oscuridad del Universo.

Gravity-8

El tratamiento de los personajes (y la interacción entre éstos) aporta veracidad y, por ende, identificación. Es completamente premeditado (por parte del autor) que la doctora Stone y Kowalski sean presentados como dos roles opuestos: la impericia versus la destreza, la introversión versus la extroversión. Contrastes que brindan el soporte ideal para mantener la intensidad dramática del largometraje.

Gravity-9

Existen otros elementos preponderantes, indispensables en la propuesta de Cuarón: la música, los sonidos y el silencio. Tan necesarios que sin ellos, no tendría ningún sentido embarcarse en la naturaleza de una producción como ésta.

Todo lo que suena en la película, evidencia el meticuloso cuidado por las referencias auditivas: desde el más mínimo roce entre los objetos, la cercanía o alejamiento de éstos, pasando por la indumentaria e instrumentación de los astronautas, hasta las explosiones. Y no necesariamente son ruidos estridentes. Suponen la sensación innata en este tipo de atmósfera: bajo el efecto que produce la ingravidez. Los golpes, por ejemplo, se oyen (de manera intencional) como encajonados pero lo suficientemente contundentes para denotar la fuerza del impacto.

Gravity10

La música también es un factor esencial para acentuar la tensión en puntos álgidos del relato. Por ello va “in crescendo”, en sintonía con el dramatismo de las escenas. Se torna ensordecedora y casi angustiante en situaciones de caos visual. Se suaviza en momentos emotivos; y se calla justo cuando la atención recae íntegramente en algún instante terminal o de sosiego. He allí la importancia del silencio: para inferir la devastadora quietud del espacio.

Gravity11

Si usted (mi querido lector) es un espectador ávido de películas básicas de acción, cuchillos ensangrentados, persecuciones asombrosas y metralletas estrepitosas, esta película no será de su agrado. Gravity es bien pensada, articulada con buen gusto, congruente en su planteamiento, de ritmo trepidante y con sobrada dosis de dinamismo audiovisual. Exactamente hecha para los amantes del buen cine.

Si bien Cuarón dispone de toda una parafernalia tecnológica para hacernos flotar en la grandeza del Cosmos, su invaluable habilidad retórica antepone una verdad tan ineludible como la esencia del ser: lo inestable que puede ser un ambiente mientras el hombre no pueda ejercer control sobre ello y sus repercusiones cognitivas (propias del conocimiento a través de las experiencias).

Gravity12

El Universo, por más investigaciones de la Ciencia, sigue siendo un lugar desprovisto de una cualidad inherente a la coexistencia humana: la gravedad. Por ello la doctora Stone, cuando se le escapa una tuerca, expresa que “solía trabajar en un laboratorio donde todo caía al piso”.

Esta y otras reminiscencias puntuales a la Madre Tierra (como la escena donde ella adopta posición fetal justo cuando se siente a salvo), son más que suficientes para revalidar la trascendencia, en sentido literal y figurado, de pisar firme sobre el suelo ante las adversidades. Y ese aprendizaje es lo que precisamente garantiza, con sus riesgos y certezas, la seguridad necesaria para emprender la vida.

@jdmarcial

http://globovision.com/articulo/ruta-al-oscar-gravedad#.UvPHy_tgtlM.twitter

Sobre Alfonso Molina

Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores.

Te interesa

Cine en Curso

Cine en Curso PARA CONOCER LA HISTORIA DEL CINE

Con el objetivo de promover la cultura cinematográfica y ampliar el conocimiento del público general …

Deja un comentario