Inicio / Destacado / Fútbol DISFRUTE Y COHESIÓN, por Arnaldo Esté

Fútbol DISFRUTE Y COHESIÓN, por Arnaldo Esté

Vinotinto
Y duele que Venezuela no sea un país futbolero y que la vinotinto no sea algo más que un germen.

El disfrute es grande y uno le roba tiempo a todo para  tener el placer de contemplar, con curiosos artilugios digitales y televisivos, la pasión humana.

Más allá del bello desempeño de los divos, su destreza, ingenio, inteligencia y creatividad, los locutores y comentaristas, que, aunque a veces resultan muy enfáticos y dicharateros, los hay muy buenos y enterados, ponen de relieve los detalles y le prestan mucha atención a la organización, cohesión y estado de ánimo de los equipos.

No es para menos, con el sólo mirar los partidos se siente subir y bajar la temperatura y desearía estar allá para dejarse traspasar por el ambiente y hacerse cómplice de esos estados de ánimo.

Para mí las fidelidades e identificaciones con uno u otro equipo son geográficas y culturales, como supongo que son para muchos venezolanos. Latinos, luego latinoamericanos y después una inevitable separación y escogencia y aparecen linderos: Colombia,  Argentina,  Brasil, Mexico y Uruguay. Con el rollo emocional de tener que llegar a verlos enfrentados.

Y duele que Venezuela no sea un país futbolero y que la vinotinto no sea algo más que un germen. Pero duele más aun, y con mayor profundidad y tiempo, nuestra descohesión como país y el flaco entusiasmo que nuestro pobre espectáculo propicia. Sólo por disciplina profesional seguimos las noticias del Gobierno Nacional y las declaraciones de sus jefes en el uso de una mentira desbocada, reiterativa y poco pensada.

En este cuadro mantiene nuestra atención el trabajo de sólidos, capaces y persistentes periodistas, que, como los mencionados comentaristas del fútbol, nos mantienen en el obligado compás, nos sacuden las almohadas y obligan nuestro compromiso.

Muchos han tenido que refugiarse, con no poco esfuerzo, en portales y redes que, con una aguda versatilidad, acompañan los minutos y horas de las cosas. Comparten el trabajo y los logros con generosidad y baja mezquindad,  al punto de comenzar a sentirse si entre ellos y esa manera de hacer, no estarán incubándose nuevos sentidos y propuestas.

arnaldoeste@gmail.com

@perroalzao

 

Sobre Alfonso Molina

Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores.

Te interesa

Rafael de Nogales Méndez

Inspiración del genocidio TURQUÍA COMO MODELO, por Rubén Monasterios

Maduro  y Celia se dieron soberbio banquete en Estambul; pero no fue sólo por necesidades …

Deja un comentario