Inicio / Destacado / Esas mujeres dignas ANTÍGONAS CRIOLLAS, por Edgar Cherubini Lecuna

Esas mujeres dignas ANTÍGONAS CRIOLLAS, por Edgar Cherubini Lecuna

Mujeres luchadoras
Ellas mantienen sus frentes en alto con dignidad y coraje, arriesgando sus vidas en su lucha por la democracia.

En la entrevista realizada por Hanna Waar (NEL, México, 2011) a Jacques Alain Miller —de la escuela de Lacan— sobre el tema del amor, el psicoanalista le respondió: “Amar verdaderamente a alguien es creer que amándolo, se accederá a una verdad sobre sí mismo. Amamos a aquel o a aquella que esconde la respuesta, o una respuesta a nuestra pregunta: ¿quién soy yo?”

Cito esta frase, a propósito de lo que George Steiner expresa en su libro Antígonas (1990), de haberse enamorado de la heroína griega, como muchos otros pensadores lo han hecho. Y es que Antígona es el símbolo de la rebeldía de la mujer enfrentada a la aplastante maquinaria del Estado. Simboliza el ideal de virtud y nobleza, recordándonos que el individuo, sus valores y las leyes del corazón están por encima de cualquier ley impuesta arbitrariamente por un tirano.

Antígona es el tema de una de las más notables y controvertidas tragedias de Sófocles. La trama comienza con Eteocles, a quien le correspondía alternar la conducción de Tebas con su hermano Polinice, pero se aferra al poder despojándolo de su derecho, lo que provoca el alzamiento de Polinice, quien marcha hacia la ciudad encabezando una rebelión. Los dos hermanos entran en combate y se dan muerte el uno al otro. Creonte toma el poder de la ciudad, ordenando que se abandone el cuerpo de Polinice frente a los muros de Tebas, para que sea pasto de las fieras. Nuestra heroína desobedece el edicto del mandatario y le da sepultura a su hermano, lo que hace desatar la furia del tirano, disponiendo que fuera enterrada viva en una cueva.

Antígona, cuya historia está encarnada en muchas mujeres del presente, actúa según los dictados de su conciencia, obedeciendo al mandato de esos valores que no están plasmados en las leyes, sino en el corazón de cada individuo: “Desobedezco tus leyes y edictos, porque yo obedezco a otras leyes no escritas e inalterables, leyes eternas, que no son de hoy ni de ayer. ¿Es que acaso crees que voy a violar esas leyes divinas por miedo a una voluntad humana?” La obra concluye con el sacrificio de Antígona.

Hegel, otro enamorado de Antígona, argumenta que su mensaje sacude el pensamiento antiguo que asignaba un destino fatal al héroe trágico, mientras que en esta obra, la heroina descubre una nueva perpectiva al drama moderno ya que “el héroe se yergue y sucumbre enteramente por obra de sus propios actos”. Hegel se refiere a estos hombres y mujeres capaces de sacrificarse por sus valores como “espiritus lucidos en sí mismos, espiritus integros”. “El auténtico acto de auto-realización equivale a la sustancia ética o moralidad como acto sustantivo”.

La Moral (de la raíz Mori: costumbre) tiene que ver con el conjunto de valores, comportamientos y normas que socialmente aceptamos como válidos en nuestra sociedad, en nuestra cultura, en nuestra civilización. Ética es la reflexión sobre por qué los consideramos válidos y por qué decidimos actuar en consecuencia. Cuando Antígona se rebela y defiende sus valores obedeciendo su ética personal, ejerce su libertad, aun a riesgo de sacrificar su vida.

La filósofa y psicoanalista Anne Dufourmantelle, en su ensayo Le sacrifice est-il encore possible? (Philosophie Magazine, N° 58), explora el tema del sacrificio de Antígona haciendo referencia al presente: “Una sociedad que no está en condiciones de soportar el sacrificio es una sociedad pervertida. Esta verdad escandalosa es sólo una manera de decir que, sin la posibilidad de sacrificio, ya sea en forma de un acto heroico o de una resistencia diaria, inevitablemente se dibuja un horizonte totalitario y de clausura. El sacrificio crea el ‘acontecimiento’, divide el tiempo psíquico, humano e histórico en dos, definiendo un antes y un después. El sacrificio inaugura un nuevo tiempo, realiza una ruptura y es, en esencia, una insubordinación radical, otorgando una magnitud superior al sujeto que lo realiza, ya que su acto —su sacrificio— abre el acceso a una dimensión humana. Por eso, el sacrificio amenaza el orden social, ya que es un acto totalmente subversivo como lo atestiguan figuras míticas, especialmente femeninas, como Antígona.”

Antígona contraría la idea establecida en la sociedad, de que el guion de nuestras vidas ya ha sido trazado por el destino, rebelándose no solo contra las leyes humanas impuestas por Creonte sino contra el terrible destino de sumisión al tirano que el pueblo de Tebas aceptaba sin protestar. De allí, que Steiner exprese que su interés en Antígona es el de preguntarse el porqué esta tragedia “continúa dominando y dando forma vital a nuestro sentido del yo y del mundo. ¿Por qué las Antígonas son verdaderamente eternas y siguen tan cercanas a nosotros en nuestro presente?” El poeta Hofmannsthal da la respuesta: “¡Esta radiante criatura no pertenece a ninguna época! Venció una vez y continúa venciendo.” Las Antígonas del presente, encarnan la lucha por los valores humanos, por la democracia, por la libertad.

Solo deseo transmitir mi admiración y orgullo por las mujeres que se enfrentan a la denigrante dictadura comunista en Venezuela, a esas madres, esposas, hermanas e hijas que han visto asesinar, encarcelar y torturar a sus seres queridos, manteniendo sus frentes en alto con dignidad y coraje, arriesgando sus vidas en su lucha por la democracia. Son las nobles Antígonas criollas.

edgar.cherubini@gmail.com

www.edgarcherubini.com

@edgarcherubini

 

Sobre Alfonso Molina

Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores.

Te interesa

Amantes

Romances súbitos y efímeros SALVAJE, por Rubén Monasterios

                                                 Dedicado a la Dama de Nácar Apenas llegando, me cruzo con una muchacha …

Deja un comentario