difference between provigil and vyvanse provigil patent expiration date provigil urine drug test buy provigil amazon taking provigil twice a day
Inicio / Destacado / Equivocada decisión CHINA Y LA ASAMBLEA ANUAL DEL BID, por Pedro Luis Echeverria

Equivocada decisión CHINA Y LA ASAMBLEA ANUAL DEL BID, por Pedro Luis Echeverria

Banco Interamericano de Desarrollo
Cuando el gobierno de China presentó la candidatura de su país para albergar la Asamblea Anual de 2019, se comprometió a observar y cumplir con todo lo pautado por el Convenio Constitutivo y los reglamentos respectivos.

Absurda, inexplicable y torpe la actitud del Gobierno de la República Popular China, respecto a su negación de otorgarle visas de ingreso a su país a algunos integrantes de las delegaciones oficiales de los países miembros del Banco Interamericano de Desarrollo, que participarían en la Asamblea Anual de esa institución multilateral.

En efecto, durante los días que se celebra la Asamblea Anual del BID, al país sede de la reunión se trasladan cientos de personas entre representantes de cada uno de los países que constituyen la membresía del Banco, invitados especiales provenientes de instituciones financieras y empresariales internacionales, delegados de países observadores y personeros de otras organizaciones. La Asamblea Anual, durante los días en que tiene lugar, convierte al país huésped en el epicentro de la comunidad financiera internacional; se constituye en el espacio en donde se realizan negociaciones comerciales y de otra naturaleza, se intercambian opiniones y puntos de vista sobre la evolución de la economía global y la de los países miembros en particular; se negocian y concretan acuerdos bilaterales y multilaterales sobre diversos temas sean éstos industriales, financieros, comerciales, de inversión, y de cooperación técnica. Igualmente, al país anfitrión se le abre la oportunidad de utilizar a la Asamblea como la ventana que le permite exhibir al mundo  su desarrollo, realizaciones y progreso.

El país sede de la referida Asamblea Anual, es previamente escogido por votación de los gobernadores del Banco. Cuando el gobierno de China presentó la candidatura de su país para albergar la Asamblea Anual de 2019, se comprometió a observar y cumplir con todo lo pautado por el Convenio Constitutivo y los reglamentos respectivos. Es decir, una vez otorgada la sede, el gobierno de Pekín asume con el propio Banco y con los miembros del mismo, una serie de compromisos de diversa índole en la preparación, organización, financiamiento, seguridad, infraestructura y dotación de servicios conexos que garanticen el buen funcionamiento y desempeño del evento. Asimismo, organizaciones como las Naciones Unidas, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, entre otros, todos ellos ubicados  en los Estados Unidos de América; cabe destacar que el gobierno de EEUU, siempre ha cumplido en garantizar la facilitación de los trámites de inmigración y aduaneros para todos  los participantes en los eventos de esas instituciones, sin discriminaciones de ninguna naturaleza. Por tanto, es absolutamente incongruente e ilegítimo que China, país sede de la Asamblea Anual del BID, incurra en el dislate de incumplir con las normas que deben ser observadas por los países que han sido escogidos para realizar en su territorio ese tipo de reuniones.

Los preparativos para la celebración de la Asamblea Anual comienzan con un año de antelación y demandan de las autoridades y de la sociedad del país anfitrión, la atención y el esmero necesarios para garantizar las mejores condiciones posibles para el éxito del evento. En otras palabras, ser país sede significa adquirir compromisos de cierta envergadura de obligado cumplimiento, pero, que generalmente, arrojan un resultado positivo en la relación costo-beneficio del país que funge de anfitrión.

Por otra parte cabe destacar que la participación de la República Popular China en el capital del BID es ínfima; en términos cuantitativos es inferior al 1/2 por ciento del capital, es decir, posee solamente 0,485% del mismo. De allí que resulte inexplicable y hasta equivocada la evaluación que deben haber hecho las autoridades chinas sobre la viabilidad que podía tener su actitud y sobre  los daños políticos y previsibles efectos  colaterales que tendría la decisión adoptada frente a los inalienables derechos que tienen  los países miembros de la Institución de determinar soberanamente y  por si mismos, quién o quienes los han de representar  ante las instancias del Banco.

Los resultados de la inadecuada acción realizada están a la vista: los gobernadores de los países que significan 99,52 % del capital del Banco, optaron por cancelar la Asamblea que habría tenido lugar en China y proceder a escoger otra fecha y una nueva sede para la realización de la Asamblea Anual.

El gran perdedor de esta situación, sin lugar a dudas, es la República Popular China. Miles de horas/hombre de trabajo físico e intelectual, recursos materiales y de financiamiento utilizados para la preparación de la Asamblea, se han perdido. Asimismo, ese país desestima la oportunidad de aprovechar la presencia de importantes actores del mundo financiero y económico y de gobiernos con los cuales mantiene relaciones, para mostrar sus virtudes como país y sus planes hacia el futuro, habida cuenta de la importancia y el peso específico que tiene en el concierto mundial.

Por otra parte, las autoridades chinas incurrieron en un nuevo gazapo al ignorar olímpicamente que, previamente, la mayoría de los gobernadores del Banco, habían aprobado y reconocido al Gobernador por Venezuela, designado por el presidente Guaidó.

Con su equivocada decisión, China se presenta, ante los ojos de sus socios en el Banco como un gobierno que no respeta los acuerdos a los que se ha  comprometido y además ser un gobierno intransigente al que le importan poco la frustración de las expectativas generadas en muchos países y organizaciones y los gastos de preparación en que éstos han incurrido con motivo de la Asamblea. Igualmente, ante la mayoría de los países del resto del mundo, aparece como un gobierno que ha avanzado relativamente poco en adecuar su visión ideológica a las exigencias de una forma de relacionamiento diferente que les plantea un mundo mayoritariamente capitalista y desperdicia la ocasión para avanzar en la negociación de acuerdos bilaterales y multilaterales que le permitan ampliar y reforzar sus planes de expansión comercial, tecnológica y política que ha venido desarrollando, con mucha fuerza y recursos, en los últimos tiempos.

 

Sobre Alfonso Molina

Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores.

Te interesa

Expuesto Sergio Roitberg

La llave maestra DESCUBRIR ES LA CLAVE, por Alicia Freilich

Descubrir es la clave en todo sistema y régimen. Desde la investigación periodística y la …

Deja un comentario