Inicio / ARTES / En Dubai ENCUENTROS CERCANOS DEL ARTE Y LA ARQUITECTURA, por Edgar Cherubini-Lecuna

En Dubai ENCUENTROS CERCANOS DEL ARTE Y LA ARQUITECTURA, por Edgar Cherubini-Lecuna

Encuentro de Arte y Arquitectura en Dubai
Mariana Cruz-Diez y Carlos Cruz-Diez, hijo, en ‘Unfold, Art Meets Architecture’, Dubai, Emiratos Árabes Unidos, Marzo 2018 © Foto: Filmatography / Peter Rear

En los Emiratos Árabes Unidos, el arte marcha al mismo ritmo del desarrollo y modernización del golfo pérsico. Como una muestra de su importancia, Abu Dabi se ha esmerado para convertirse en un centro de arte de nivel internacional. En Saadiyat se han planificado proyectos como el del Museo de Arte Moderno Guggenheim Abu Dabi, que será construido por Frank Gehry; un museo marítimo diseñado por el japonés Tadao Ando, un Centro de Artes Escénicas por Zaha Hadid y un Parque Bienal con 16 pabellones, entre otros. A esto se suma que el Museo Louvre de París inauguró en noviembre pasado su sede en Abu Dabi, integrándola al imponente distrito cultural de Saadiyat.

Dentro de los eventos relevantes en la esfera artística, destaca UnfoldArt Meets Architecture: The Role of Art as an Ideal Companion to Architectural Excellence, un coloquio anual realizado a finales de marzo en la pujante ciudad de Dubai, sobre el potencial de las colaboraciones artísticas para la excelencia arquitectónica, un laboratorio de ideas y experiencias aportadas por una amplia gama de artistas y de profesionales del arte, coleccionistas, museos, instituciones culturales, galeristas y expertos en arte de todo el mundo.

El Atelier Cruz-Diez París fue invitado a intervenir como ponente, para relatar sus experiencias de integración del arte en la arquitectura en varias capitales del mundo. Estuvo representado por Carlos Cruz-Diez, hijo, director del taller, además de Fabiana y Mariana Cruz-Diez, gerentes de proyectos de Cruz-Diez Art Team Paris. Conversamos con ellos sobre sus intervenciones en estas jornadas.

Edgar Cherubini: Háblenos de su presencia en Dubai y la importancia de participar en este coloquio.

Mariana Cruz-Diez: En el mundo de hoy, el desarrollo urbano se sucede en forma unísona en diferentes latitudes y la exhibición de la cultura es una expresión del bienestar de una sociedad como un todo, convirtiéndose en el reflejo de su prosperidad. La globalización ha obligado a los países desarrollados y emergentes a competir entre sí mostrando su riqueza y su cultura, nociones que se han convertido en sinónimos. Es por eso que los países compiten sin cesar en la construcción de edificios más altos y sofisticados, pero también integrando el arte a sus construcciones y espacios urbanos, con la intención de convertirlos en hitos referenciales e icónicos.

Entre esos países se encuentran los Emiratos Árabes, siendo Dubai una ciudad clave donde existe una verdadera preocupación por integrar elementos que reflejen una cultura a imagen y semejanza de una sociedad con un rico legado milenario, abierta a un presente global y multicultural.

Esa intención se transmite a través de la iniciativa de estos diálogos, por eso nos pareció importante participar para poder compartir con otros actores, que al igual que nosotros, están aportando nuevos conceptos en el mercado del arte. De allí que nuestro objetivo es el de tener un rol activo en éste, no solo identificando oportunidades, sino también participando en el concepto, la planificación, la producción y ejecución de proyectos de integración del arte en la arquitectura y en el urbanismo, debido a nuestros conocimientos y experiencia de más de 60 años en el mundo del arte.

 

Mariana Cruz-Diez, Carlos Cruz-Diez, hijo, en ‘Unfold, Art Meets Architecture’, Dubai, Emiratos Árabes Unidos, Marzo 2018 © Foto: Filmatography / Peter Rear

Edgar Cherubini: Es un hecho que los artistas han adquirido un papel protagónico en los espacios urbanos modernos. Artistas como Carlos Cruz-Diez, que desde 1967 viene realizando integraciones de su obra en los espacios públicos de diversas ciudades del mundo. ¿Cómo se logra esa integración?

Carlos Cruz-Diez, hijo: Lo ideal para una intervención es participar desde el momento en que se elaboran los planos del proyecto de arquitectura, de ingeniería o de urbanismo. La implantación de una obra de arte integrada a un proyecto arquitectónico o en espacios públicos debe ser producto de la reflexión de un equipo integrado por el artista, el urbanista, el arquitecto, el ingeniero, el paisajista, artesanos, técnicos y promotores, para un resultado coherente y armonioso. La obra de arte no debería estar allí solo para llenar un vacío o como mera decoración. La obra de arte agrega valor referencial al lugar en el que se encuentra y debe pensarse de manera acorde. El artista debería trabajar junto con los arquitectos e ingenieros desde el inicio del proyecto, para crear algo que será especialmente concebido para ese lugar. Además, cuando las cosas se manejan en etapas tan tempranas, los costos de producción de la intervención son menores porque ya pueden ingresar en la cotización global de la construcción.

Edgar Cherubini: En el proyecto de integración de una obra de arte a la arquitectura o a un espacio público ¿Qué tipo de dificultades han enfrentado?

Carlos Cruz-Diez, hijo: El arte, por naturaleza, es orgánico, espontáneo y no obedece a ninguna regla. Tan pronto como enfrentas una idea creativa a los cálculos, regulaciones y condiciones físicas del mundo de la arquitectura y la ingeniería, te encuentras con un primer problema, el cómo adaptar la obra de arte a un determinado espacio. Una vez que lo resuelves, el segundo problema es ¿cómo afectará la obra de arte la vida cotidiana de las personas que estarán constantemente expuestas a ella? Recordemos que el arte es emocional, nos afecta de muchas maneras subjetivas. Ese fue el caso del proyecto Environnement Chromatique UBS, una intervención integral en el interior del edificio Sede de la Union des Banques Suisses, en Zúrich, Suiza, en 1975, donde las obras de Cruz-Diez se integraron a la totalidad de la estructura del edificio.

Mi padre intervino en todos los ambientes, aportando soluciones para los pisos, paredes, pasillos y techos. En un momento determinado, al ver las maquetas y propuestas, el director del banco nos transmitió su inquietud sobre si esas obras de arte y la audaz elección de los colores de las piezas pudieran ser demasiado fuertes visualmente para las personas que trabajaban en el edificio. Entonces, decidimos hacer un test, que consistió en modelos impresos en papel de tamaño real de las obras e instalarlas durante un par de meses para permitir que las personas convivieran con ellas, se adaptasen a ellas. Al recabar las opiniones de los usuarios del edificio, el resultado fue muy positivo, las personas se sentían muy felices conviviendo con las obras de arte en ese nuevo entorno.

Edgar Cherubini: ¿Cuál ha sido la obra de Cruz-Diez más exigente en la que ustedes han participado?

Carlos Cruz-Diez, hijo: El proyecto Guri realizado en 1977, sin lugar a dudas. Fue una integración de dimensiones colosales en la mayor central hidroeléctrica de Suramérica, un verdadero desafío existencial. Allí mi padre hizo equipo con los ingenieros desde sus inicios. Para mencionarte solo algunas de las obras integradas a la estructura, en la sala de máquinas N° 1, se realizó un Color aditivo de 7.298 metros cuadrados. De hecho, eso nos demostró que el concepto de Color aditivo puede ser plasmado en cualquier dimensión y el resultado obtenido sigue siendo el mismo. En una de las paredes de la Sala de Máquinas N° 2 se creó una Physichromie de 178 metros de largo por siete metros de alto y para el centro de la sala, diez Cromostructuras circulares, cada una de 14 metros de diámetro y dos metros de altura, ubicadas en hilera, son cúpulas que señalan la ubicación de las gigantescas turbinas que están embutidas en concreto debajo de ellas. Yo elaboré los cálculos de los conos truncos rotativos de las cubiertas de dichas cúpulas y te puedo afirmar que fue algo bien complejo.

Es importante recordar que mi hermano Jorge y yo colaboramos con mi padre en obras que han sido fundamentales para los talleres, porque en esos años no había precedentes, todo estaba por inventarse y lo hermoso es que lo inventamos y los resultados están a la vista.

Mariana Cruz-Diez, Carlos Cruz-Diez, hijo © Foto: Filmatography / Peter Rear

Edgar Cherubini: En el caso de que un artista, un urbanista o un arquitecto deseen fusionar sus conocimientos e ideas para un proyecto de integración de arte y arquitectura, ¿qué deben hacer?

Mariana Cruz-Diez: Acudir a nosotros. Somos conscientes de que existe una creciente necesidad de soluciones en el mundo del arte, por eso creamos Cruz-Diez Art Team Paris, un colectivo especialmente diseñado para artistas, arquitectos e innovadores del arte. Está sustentado por su reputación, experiencia y savoir faire de más de 60 años en la producción de arte del Atelier Cruz-Diez en París. Está dirigido por mi padre, un conocedor del mundo del arte, con una vasta experiencia en la utilización de tecnologías aplicadas a la producción de las obras de Cruz-Diez, incluyendo los proyectos monumentales realizados en varios continentes. Su apoyo y know how  benefician a otros artistas y arquitectos que requieren soluciones prácticas para sus propuestas.

Nuestra experiencia nos ha hecho conscientes de todos los obstáculos que se presentan en los proyectos de integraciones arquitectónicas, así como la realización de obras monumentales. Creemos que podemos brindar un ojo experto y una importante asesoría a la nueva generación de artistas que se verán abrumados por proyectos ambiciosos sin contar con los medios tecnológicos para lograrlos, nuestro objetivo es acompañar esos desafíos y lograr que se realicen.

A cargo de los nuevos proyectos nos encontramos mi hermana Fabiana y yo, que somos la tercera generación y que hemos decidido continuar el legado de Cruz-Diez.

Edgar Cherubini: Háblenos un poco más de Cruz-Diez Art Team.

Fabiana Cruz-Diez: Como familia, continuamos con la tradición de trabajo del taller, transmitida por mi abuelo. Esos valores familiares reflejan nuestra historia y siguen siendo vitales para el logro de nuestros objetivos. Como dijo mi hermana, estamos orgullosos de nuestro legado, de tener la oportunidad de acrecentarlo en todos estos años y de poder abrirles la puerta a otros artistas para que participen de nuestra experiencia, y nosotros ser parte de sus universos creativos.

Cruz-Diez Art Team Paris es un centro generador de ideas, donde se conceptualizan, planifican y realizan proyectos de arte. Por eso, nosotros hemos asumido la responsabilidad de mantener una imagen a la altura de nuestra reputación. Contamos con un equipo multicultural de profesionales, técnicos y artesanos, así como de unas instalaciones dotadas de herramientas tecnológicas, que nos permiten concursar, planificar y desarrollar proyectos de arte y arquitectura en el ámbito público o privado e implementarlos en cualquier parte del mundo.

Cruz-Diez Art Team Paris es una estructura bien concebida que permite que el artista o el arquitecto puedan ser audaces en sus propuestas.

Fabiana Cruz-Diez © Foto: Filmatography / Peter Rear

 

edgar.cherubini@gmail.com

www.edgarcherubini.com

@edgarcherubini

Sobre Alfonso Molina

Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores.

Te interesa

Rafael de Nogales Méndez

Inspiración del genocidio TURQUÍA COMO MODELO, por Rubén Monasterios

Maduro  y Celia se dieron soberbio banquete en Estambul; pero no fue sólo por necesidades …

Deja un comentario