Inicio / ARTES / El Museo del Palacio de Bellas Artes en México PARA CELEBRAR EL CENTENARIO DEL FOTÓGRAFO COLOMBIANO LEO MATIZ, por Miguel Ángel Flórez Góngora

El Museo del Palacio de Bellas Artes en México PARA CELEBRAR EL CENTENARIO DEL FOTÓGRAFO COLOMBIANO LEO MATIZ, por Miguel Ángel Flórez Góngora

David Alfaro Siqueiros y Leo Matiz. México, 1946.
David Alfaro Siqueiros y Leo Matiz. México, 1946.

El Museo del Palacio de Bellas Artes de México celebrará el centenario del nacimiento de  Leo Matiz (1917-2017), recordado como uno de los fotógrafos más influyentes del fotoperiodismo en América Latina durante el siglo XX, con la  exposición Leo Matiz: el muralista de la lente. Siqueiros en perspectiva. 

Esta muestra revela por primera vez las aportaciones de la fotografía de Matiz a la pintura mural mexicana en los años cuarenta y reúne una selección de imágenes que expresan el trabajo creativo conjunto entre el fotógrafo colombiano y el pintor David Alfaro Siqueiros, que marcaron un antes y un después dentro de  las relaciones  de la fotografía y la pintura,  en  la historia del arte moderno en México.

La exposición del legendario fotógrafo colombiano Leo Matiz, cuya permanencia en México (1941–1947) tuvo una repercusión estética  trascendente en el desarrollo posterior de la fotografía latinoamericana del siglo XX, se inauguró el pasado jueves 3 de agosto en las salas David Alfaro Siqueiros y Rufino Tamayo del Museo del Palacio de Bellas Artes en la ciudad de México. Reúne un conjunto de piezas fotográficas en blanco y negro vintages, que muestran el uso de la fotografía como un medio artístico para los proyectos murales del pintor David Alfaro Siqueiros, y confirman las posibilidades técnicas inéditas y las nuevas perspectivas estéticas que el  lenguaje de la fotografía  abrió para  la pintura mural.

Leo Matiz el muralista de la lente
La muestra reúne un conjunto de piezas fotográficas en blanco y negro vintages, que muestran el uso de la fotografía como un medio artístico para los proyectos murales del pintor David Alfaro Siqueiros

El aporte de Leo Matiz al muralismo de México fue tan destacado y decisivo, que el Museo del Palacio de Bellas Artes ha deseado  rendirle un  homenaje en el  centenario  su nacimiento y en el marco del año dual México-Colombia (2017-2018) con una exposición que hace reconocimiento a la maestría técnica del reportero gráfico colombiano, quien en sus fotografías logró conciliar los criterios pictóricos con la percepción, la poética, la sensibilidad y la imaginación del artista, las cuales se convirtieron en aportaciones fundamentales al discurso estético de su tiempo.

“Mi amistad con Siqueiros, Orozco y Rivera se basó en que nunca les mentí. Fui honrado con cada uno de ellos y fotografié su trabajo con profundidad y entusiasmo. No hice el papel del fotógrafo que capta una escena y se va. Trataba de entender sus obras y sus motivos. Me aproximé a ellos con la veneración juvenil que se tiene hacia los ídolos”, confesó alguna vez Leo Matiz acerca de su experiencia con los artistas muralistas en los años cuarenta en México.

Con la exhibición del trabajo fotográfico de Matiz para los proyectos murales de Siqueiros podrá verse hasta el próximo 15 de octubre de 2017. El Museo del Palacio de Bellas Artes y la Fundación Leo Matiz buscan reconstruir bajo la dirección curatorial de Estela Treviño, curadora del Museo del Palacio de Bellas Artes, los momentos cruciales del audaz e intenso ejercicio creativo asumido por ambos artistas para definir de forma convenida sus visiones estilísticas acerca de la composición, el encuadre y la expresividad de los modelos que participaron en el proyecto artístico de los proyectos murales.

“Mi padre utilizó la fotografía como una herramienta artística para este trabajo conjunto con Siqueiros, la cual le permitió al pintor experimentar con los recursos y  métodos de enfoque propuestos por el fotógrafo y controlar de esa manera  con mayor precisión las concepciones de sus bocetos pictóricos a partir del documento fotográfico, que enriquecieron de manera definitiva  las posibilidades expresivas y de composición de los murales”, sostiene Alejandra Matiz, Presidente de la Fundación Leo Matiz y partícipe de la selección de las obras fotográficas que conforman la muestra.

La exposición fue dividida en cinco núcleos temáticos a través de las series fotográficas —David Alfaro Siqueiros, Perro rabioso, América Latina, Nuestra imagen actual y El modelo Victor Arrevillaga— y está conformada por 40 piezas. Incluye también una selección de documentos facsimilares hemerográficos, pinturas y obra gráfica del pintor.

Con motivo de la conmemoración del centenario del nacimiento del fotógrafo nacido el 1 de abril de 1917 en Aracataca, Magdalena, Colombia, también se exhibe desde el pasado 15 de junio en el Antiguo Colegio de San Ildefonso, en México, la muestra Leo Matiz, el muralista de la lente, la cual estará abierta al público hasta el 17 de septiembre del año en curso y propone —con una selección de 81 fotografías— un recorrido de cinco núcleos temáticos sobre El oficio del fotógrafo, México en la mirada de Leo Matiz, El entorno intelectual y artístico en el México de Leo Matiz, Leo Matiz se despide de México, José Clemente Orozco y Leo Matiz, que sintetizan la visión del fotorreportero  sobre el México pos-revolucionario y su relación con los artistas e intelectuales de ese momento.

Sobre Alfonso Molina

Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores.

Te interesa

Amantes

Romances súbitos y efímeros SALVAJE, por Rubén Monasterios

                                                 Dedicado a la Dama de Nácar Apenas llegando, me cruzo con una muchacha …

Deja un comentario