Inicio / Destacado / El fin de la fábula EL REY DESNUDO, por Jose Lombardi

El fin de la fábula EL REY DESNUDO, por Jose Lombardi

El rey va desnudo
Ahora solo falta, tal como nos relata la fábula, que los tontos que lo siguen viendo vestido, abran los ojos y se den cuenta que el rey está desnudo.

¡El rey va desnudo! ¡El rey va desnudo! Gritaba el niño en la calle, de esta manera les advertía a todos, incluyendo al rey que este no vestía el hermoso traje que según los sastres tramposos que lo confeccionaron, era invisible a los ojos de los tontos. Por supuesto que cuando el rey se dio cuenta que lo habían estafado, era demasiado tarde, los sastres ya no estaban, habían huido con todas las joyas y el dinero recibido.

¡Él rey va desnudo! ¡El rey va desnudo! Le ha gritado Almagro (OEA) al presidente Maduro y su gobierno. Esas 74 hojas han servido para desnudar al régimen ante el mundo, con lujo de detalles, estadísticas e información oficial del propio Ejecutivo e instituciones del Estado, el Gobierno Nacional ha sido desenmascarado, todo un expediente judicial en donde corrupción, narcotráfico, violación de los derechos humanos, impunidad y secuestro institucional son las palabras claves que desnudan a un gobierno que pretende seguir engañando al mundo sobre las bondades del socialismo del siglo XXI y el legado del chavismo.

Este último informe de la OEA junto a los últimos informes de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) y recientes declaraciones de varios de sus voceros, completan todo un expediente que como decimos los abogados en términos procesales, ha llegado a etapa de sentencia, las cartas están echadas y solo hay dos opciones: 1) el rey sigue creyendo que esta vestido hasta que alguien de su entorno se dé cuenta que está desnudo y actúa sublevándose en su contra (cualquier cosa es posible en este escenario) y ( 2) el rey se da cuenta que efectivamente está desnudo, se pone la ropa y cambia de rumbo (elecciones generales).

Pase lo que pase, hay un expediente con graves violaciones de carácter penal que según el derecho internacional no prescriben, tarde o temprano los culpables serán castigados. Recientemente publicaron una noticia en la que un anciano carpintero de 98 años había sido identificado como uno de los miembros asesinos de la SS de Hitler, habiendo huido por más de 70 años y refugiado en la imagen de un carpintero amable y fiel colaborador de la iglesia de su entorno. La justicia y su pasado han caído sobre él.

Además de los súbditos del rey, pareciera que hay en nuestra terca oposición la obsesión de seguir cometiendo errores para mantener al rey vestido en el tiempo, teniendo poderosos argumentos como los expresados en estas líneas, siguen empeñados en una agenda que desvía el rumbo del destino al que hay que llegar (cambio político/sustitución del gobierno), nuevamente la ruta está clara —elecciones generales— pero el debate en los partidos y líderes políticos es ‘revalidar o no’ y elecciones regionales, dando como resultado confusión, dispersión y dilación de tiempo.

¡El rey va desnudo! ¡El rey va desnudo! Ahora solo falta, tal como nos relata la fábula, que los tontos que lo siguen viendo vestido, abran los ojos y se den cuenta que el rey está desnudo.

@lombardijose

Sobre Alfonso Molina

Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores.

Te interesa

Tarek William Saab

Leyendo de pie LOS SEIS DE HOUSTON, por Ibsen Martínez

Nicolás Maduro ha ordenado apresar al presidente interino y otros cinco altos gerentes de Citgo, …

Deja un comentario