provigil success drug where to purchase provigil online provigil body temperature provigil skin problems provigil coupons online
Inicio / Destacado / Crece el caos PADRINO, LERDO Y GUAPETÓN, por Alicia Freilich

Crece el caos PADRINO, LERDO Y GUAPETÓN, por Alicia Freilich

Maduro y Padrino 1
¿Qué los separa? El poder sin límites que conduce al histórico cría-cuervos y autodevora precisamente a todos sus enfermos de ambición.

En el difícil pórtico transicional —desde la tiránica revolución hacia una democracia renovada— conviene iniciar un saldo con el trazo breve de sus tres principales castrochavistas. No por flojera de escribir sino para solicitar la inmediata atención de tantos venezolanos y del vecindario que a cualquier edad se han vuelto adictos al ícono digital. Son quienes reciben un legado nefasto y para sobrevivir tendrán que reinventarse con paciencia y sacrificios mayores.

Padrino: general, dirige una mafia armada de instrumentos bélicos, por colocarse un uniforme militar engrosado con medallitas de color sol ganadas entregando su país a un régimen militarista foráneo. Se considera el árbitro final del destino patrio. Lo hace violando de raíz todas las leyes constitucionales que lo llevaron a ese cargo y al pie de la letra original señala su deber sagrado  de preservar la soberanía física y legal de la nación, una república democrática.

Lerdo: civil no civilizado, mente disfuncional, incapaz de asimilar la realidad, se limita a dar dictados de su partido político, dependiente a su vez del unipartidista imperio invasor. Recibe y da órdenes, cumplidas a sangre y fuego por acción de los súbditos armados como robots para una guerra intergaláctica,sumisos al padrino y sus afiliados.

Guapetón: de barrio, no por nacimiento, sí por conducta. Teniente retirado. Leyó parte la Constitución luego de violarla y se sirve de grupetes, mendigos analfabetos, sufridos por hambre y el abandono paterno tradicional. Lo siguen como a su ‘taita’, imitando el modelo de las montoneras caudillistas venezolanas de los siglos XIX y mitad del XX.

¿Quién ligó a la triada y su conjunto ya multimillonarios? Un paracaidista y su banda golpista adoctrinados por su amo, el imperialismo revolucionario. Liberado por un presidente demócrata, vestido de civil durante su campaña, fue electo primer mandatario y devino en dictador militarista, hoy imagen de la barbarie sanguinaria y santo de un culto funerario.

¿Qué los separa? El poder sin límites que conduce al histórico  cría-cuervos y autodevora precisamente a todos sus enfermos de ambición.

¿Cuál es el destino de sus sobrevivientes? Depende. Unos irán a juicios y castigos internacionales por delitos de lesa humanidad que no prescriben, otros usarán sus caudales para pagar asilos de regímenes semejantes a los que comandaron; una mayoría de sus fichas dirigenciales y víctimas populares, voluntarias o no, serán investigados a fondo por la resucitada democracia que intentará remediar o atenuar sus taras sembradas por la delincuencia organizada durante más de dos décadas.

Mientras tanto, lo que hay es caos. Y crece rápido por dilaciones internas y externas. Mañana es tarde en muchos casos.

alifrei@hotmail.com


Sobre Alfonso Molina

Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores.

Te interesa

El ángel

El Ángel ASESINO SERIAL DEL SUR, por Héctor Concari

La década más sangrienta del siglo XX argentino se inauguró con dos historias disímiles, pero …

Deja un comentario