Inicio / CINE Y TV / Cine Encuentro de Ideas de Babel INFIELES, por Alfonso Molina

Cine Encuentro de Ideas de Babel INFIELES, por Alfonso Molina

Desde el punto de vista narrativo, interviene el lenguaje de las redes sociales, en particular Instagram, YouTube y WhatsApp, que se convierten en los vínculos entre secuencias.

El sábado 11 de enero, a las 10:00 am, abrimos los Cine Encuentros de Ideas de Babel de este año, en el Trasnocho Cultural, con la proyección y el análisis de Infieles, segundo largometraje del venezolano Edgar Rocca. Propone una visión de la afectividad que combina la intimidad con los roles colectivos de las redes sociales. En el panel participarán el propio Rocca, el periodista Luis Cralos Díaz, y el crítico Luis Bond, con la moderación y el comentario de nuestro coeditor Trino Márquez. Compartimos el comentario, que publicamos hace unos meses, de nuestro coeditor Alfonso Molina.

A primera vista parece una comedia romántica ligera, pero es bastante más que eso. Infieles se inserta en el laberinto de las pasiones descontroladas en un juego de engaños, equívocos y situaciones sin solución lógica, con el matiz de las redes sociales de hoy. Hay relaciones que no tienen explicación racional sino un profundo arraigo en la insatisfacción personal. Allí reside el planteamiento medular del segundo largometraje de Edgar Rocca.

María Luisa (Vanesa Maradona) está casada con un empresario del espectáculo (William Goite) y Sebastián (Gonzalo Guerrero) tiene una novia (Anais Maucó) desde hace varios años. Ella es una actriz de poco talento y él un inquieto aspirante a director de cine. Se conocen, se enamoran, se alejan, se acercan… y son infieles. Una trama tradicional. Pero los elementos que cambian el curso de la película se encuentran en el tratamiento de la ficción y en el uso de la virtualidad como elemento expresivo.

Rocca plantea un desdoblamiento narrativo entre la ‘realidad’ de ese hombre enamorado y el ‘director’ de una supuesta ficción de su vida. Ambos deben ir construyendo el desarrollo de la historia que el espectador esta viendo. Se desprende una relación de identidad entre los dos personajes. Sebastián le exige al Director que lo ayude con su frustración amorosa. El Director le plantea retos como personaje pero entre ambos la situación se desprende y cobra autonomía. ¿Quién puede domar, dominar, domesticar las pasiones? En el fondo se sugiere a un personaje en busca de autor y de director, como lo planteara Luigi Pirandello en 1921 en su Sei personaggi in cerca d’autore.

Parece evidente que el personaje de Sebastián es una proyección del propio realizador Rocca, en especial cuando su alter ego se identifica con el aspirante a director y este con el Director. En este sentido, Infieles se vincula con su primer largo El peor hombre del mundo, cuya trama se encuentra signada por la desazón amorosa y por la ‘exteriorización’ de la historia sentimental. ¿Influencia de Woody Allen? Sin duda, pero con personalidad propia

Aquí, desde el punto de vista narrativo, interviene el lenguaje de las redes sociales, en particular Instagram, YouTube y WhatsApp, que se convierten en los vínculos entre secuencias. Cada cual expone sus vivencias, sus pensamientos, sus frustraciones. Se trata de un elemento innovador que suma expresividad al discurso. Esto es obra de Felipe Gouveia como asesor digital y de Julio Rafael García como editor.

Hay que destacar el trabajo eficaz del elenco, conformado por Vanessa Maradona, Gonzalo Guerrero, William Goite, Dairo Piñeres y Anaís Maucó. Bastante parejo, sin descuidos. En especial Maradona y Guerrero, la pareja principal. Y hay que saludar el debut en el cine venezolano del director teatral Dairo Piñeres en su rol del Director de Sebastián.

Con Infieles Rocca sigue marcando su propia ruta expresiva. Cine de los afectos, de las inquietudes, de la incertidumbre. Cine de la vida.

INFIELES, Venezuela, 2019. Dirección y guion: Edgar Rocca. Producción: Gabriel Duno, José Ernesto Martínez y Edgar Rocca. Fotografía: Juan Humberto Rodríguez. Montaje: Julio Rafael García. Dirección de arte: Tania Pérez. Soporte y asesoría digital: Felipe Gouveia. Elenco: Vanessa Maradona, Gonzalo Guerrero, William Goite, Dairo Piñeres y Anaís Maucó. Distribución: Cinematográfica Blancica.

Sobre Alfonso Molina

Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores.

Te interesa

El oficial y el espía DREYFUS, POLANSKI Y LA INDUSTRIA DE LA MENTIRA, por Antonio Muñoz Molina

En la última película de Roman Polanski, entre los figurantes que pueblan los cafés, los …

Deja un comentario