how hard is it to get a prescription for provigil provigil and sleeping pills provigil mitral valve prolapse is provigil sold over the counter provigil online overnight
Inicio / Destacado / Bitácora Internacional LLEGARON (OTRA VEZ) LOS RUSOS, por Alfredo Michelena

Bitácora Internacional LLEGARON (OTRA VEZ) LOS RUSOS, por Alfredo Michelena

Aviones rusos
La pregunta que se hacen muchos es si esta misión militar rusa está autorizada por la AN, como lo establece la Constitución. Pues si este no es el caso, estaríamos hablando de una invasión.

Los rusos han decidido retar a los EEUU en América. Ya no con Cuba sino con Venezuela. Pareciera que se proponen no solo visitar el país sino ‘poner una pica en Flandes’. Esto está elevando el grado de la confrontación y los norteamericanos advierten que “no se quedarán de brazos cruzados”.

No es la primera vez que vienen aviones y militares rusos al país, pero esta nueva aparición de los cosacos por estas tierras suramericanas puede significar más que las anteriores. La diferencia es que esta vez Venezuela tiene un gobierno nuevo, el de Juan Guaidó y está sobre la mesa el artículo 187, numeral 11 en el cual se deja claro que “Corresponde a la Asamblea Nacional: Autorizar el empleo de misiones militares venezolanas en el exterior o extranjeras en el país”.

Otra visita

En la Venezuela chavista ya no es novedad que una flota rusa atraviese el Caribe y recale en Venezuela. Ya en 2008, 2013 y 2018 habían estado por estos lares.

El anterior contingente estuvo compuesto por dos bombarderos estratégicos Tu-160, un avión de transporte An-124 y un avión de largo alcance Il-62, que según se informó vinieron a realizar maniobras conjuntas. Los aviones se retiraron al cuarto día, pero en esto la presión de EEUU fue importante. La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Sanders, informaba en esa ocasión: “Hemos hablado con representantes de Rusia y se nos ha informado que sus aviones militares que aterrizaron en Venezuela partirán el viernes y regresarán a Rusia”.

En esta ocasión llegaron un avión de carga Antonov An-124 con 35 toneladas de materiales y otro de pasajeros Ilyushin Il-62, con un centenar de pasajeros. Ambos aviones de la Fuerza Aérea de Rusia.

¿A qué vienen los rusos?

Según la embajada rusa, en este último vuelo no hay nada de misterioso: “Rusia tiene varios contratos que ya están en proceso de cumplimiento, contratos de carácter técnico militar y hacen varios vuelos y traen varias cosas”.

Lo que sí es misterioso es que aviones privados partiendo de Moscú están sistemáticamente llegando a Venezuela. Es el caso del Boeing 777 de la aerolínea Nordwind Airlines de Rusia, con espacio para unos 400 pasajeros que llegó a Venezuela a comienzos de diciembre pasado, así como a fines de enero. Sobre estos y otros vuelos se tejen varias explicaciones. Los vuelos desde y hacia Turquía, algunos pasando por Moscú, son relacionados con el transporte ilegal de oro. Ya se sabe que Turquía se ha convertido en el mayor importador de oro no monetario de Venezuela —el Banco Central de Venezuela informó oficialmente que está refinando oro en Turquía. Para algunos es una manera de sacar oro de Venezuela y circunvalar las sanciones de EEUU. Y aunque en el caso ruso también se ha hablado de esto, lo que más preocupa es que “contratistas militares privados que realizan misiones secretas para Rusia viajaron a Venezuela en los días recientes para colaborar con la seguridad del presidente Nicolás Maduro”, según lo reseña la agencia Reuters. Fuentes citadas señalan que pudieran ser unos 400 mercenarios del Grupo Wagner.

A fines de noviembre de 2017, durante la XIII Comisión Intergubernamental de Alto Nivel Rusia ­Venezuela, el ministro de Defensa venezolano, general Vladimir Padrino, informaba que Rusia entrenará y equipará a las Fuerzas Especiales de Venezuela. Y justamente en el comité de recepción de los militares rusos estaba el general Colina Reyes, responsable de las Fuerzas Especiales venezolanas. Hablando de los ‘contratos’, esta misión podría además venir a poner a punto el sistema de defensa antiaérea de largo alcance, el S-300, que sería el más avanzado de América Latina y el Caribe. Venezuela posee cinco lanzadores de misiles (S-300VM) y un sistema de radar 9s32ME. El sistema está colocado en el centro del país (ciudad de Calabozo) pero ha sido movilizado a varias partes, entre ellas  a Santa Elena de Uairén, frontera con Brasil.

Las bases rusas

Desmentidas una y otra vez oficialmente, la comunidad de inteligencia y el periodismo de investigación siguen revelando que el establecimiento de bases rusas es una probabilidad más que posibilidad.

Con la llegada de los bombarderos rusos en diciembre pasado se reactivó esa probabilidad. En este sentido, un coronel ruso declaraba que había que incluir a Venezuela en estas misiones de largo alcance por lo que era importante la instalación de una base en la isla venezolana La Orchila, así “los bombarderos estratégicos no tendrían que regresar a Rusia cada vez que se encuentren patrullando las Américas para poder reabastecer el combustible”. La agencia de noticias rusas TASS hablaba de que Rusia instalaría una base en el Caribe y que ese Caribe era venezolano. Algo que no parecía posible —luego de la crisis de los cohetes de Cuba, hace más de medio siglo— ahora se vuelve probable. Tanto que ya en Nicaragua se instaló, en 2017, la primera estación del sistema de navegación satelital ruso Glonass.

La periodista venezolana Maibort Petit, apoyada en fuentes militares y en documentos obtenidos, señala que la instalación de bases militares rusas en Guayana fue inicialmente aprobada por Maduro, pero hasta ahora ha sido resistido por parte de la corporación militar con base a una Constitución que ellos no cumplen y que puede ser modificada por la Asamblea Nacional Constituyente que maneja el régimen.

Las reacciones

Domésticamente, se ha producido una convulsión política. La pregunta que se hacen muchos es si esta misión militar rusa está autorizada por la AN, como lo establece la Constitución. Pues si este no es el caso, estaríamos hablando de una invasión. Incluso se podría invocar el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), aunque la Venezuela chavista se retiró. Esto se ha vuelto un tema muy sensible pues se le reclama al presidente (i) Juan Guaidó que aplique el artículo 187 de la Constitución y solicite ayuda internacional militar para enfrentar a Maduro. Como si esto fuera tan fácil como soplar y hacer botellas. En todo caso se ha planteado en la Asamblea Nacional que se discuta la presencia rusa en Venezuela.

La reacción internacional, en particular la norteamericana, se dio directamente en una conversación telefónica entre los cancilleres Mike Pompeo y Serguei Lavrov, en la cual Pompeo le dijo que “Estados Unidos y los países regionales no se quedarán de brazos cruzados mientras Rusia exacerba las tensiones en Venezuela”. Y el senador Marco Rubio fue más allá al decir que la presencia rusa en Venezuela “…es un desafío directo a nuestro interés nacional y representa una amenaza directa para nuestra seguridad nacional”.

Esto se da en medio de una discusión de una posible ‘intervención humanitaria’ en Venezuela, que en últimas es una acción militar con fines humanitarios. Pero también, en el marco de la reaparición de la Guerra Fría. Una Guerra Fría de un nuevo cuño. Ya no es una confrontación entre comunismo y capitalismo, sino entre democracias y dictaduras, aunque en ella participan los mismos actores del pasado luchando en el gran tablero de la geopolítica mundial. Y Venezuela es claramente una pieza importante en esa confrontación. En todo caso, los rusos le están subiendo el costo a los EEUU y por supuesto a los venezolanos en esta confrontación.

Los únicos presidentes que mantienen públicamente que la opción militar está sobre la mesa es el de Estados Unidos  y el de Venezuela. Los demás han dicho de una u otra forma que esto no está planteado y lo rechazan. Pero como lo dejó muy claro el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, cuando declaraba junto a Trump, por razones de estrategia el tema de la intervención no se discute públicamente. Pero si se llega a dar una confrontación más activa entre Rusia y los EEUU los países democráticos tendrán que tomar posición.

Sobre Alfonso Molina

Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores.

Te interesa

Guasón 2

Joker EL REY DE LA COMEDIA, por Héctor Concari

La historia del cómic sitúa la primera aparición del Joker en 1940, para ocupar de …

Deja un comentario