Inicio / Destacado / Bitácora Internacional LA DEFENSA DE LA DEMOCRACIA DEBE SER CONTINENTAL, por Alfredo Michelena

Bitácora Internacional LA DEFENSA DE LA DEMOCRACIA DEBE SER CONTINENTAL, por Alfredo Michelena

El Grupo de Puebla lo componen, como figuras principales, varios expresidentes que en su momento formaron parte de la marea rosada que bañó la región, todos ellos alineados de una manera u otra con el castrochavismo y el socialismo del siglo XXI.

Tres eventos recientes que sucedieron casi simultáneamente nos muestran que la lucha entre la democracia y el autoritarismo sigue vivita y coleando.

Hace treinta años caía el muro de Berlín y con él creímos que había terminado la Guerra Fría. Era  el ‘fin de las ideologías’. Caímos atrapados en lo que mucho se le había criticado al marxismo: anunciar el fin de la historia con la llegada del comunismo. Y festejamos con Fukuyama, una nueva era de implantación global del libre mercado y la democracia. Y así fue por apenas una década, al menos en Latinoamérica.

La celebración de esos treinta años, el 9 de noviembre pasado, nos recordaba una guerra que no parece haber terminado. Dos reuniones casi simultáneas también hacían sonar, de una manera vívida, las alarmas por el peligro real y presente que sobre la democracia se cierne en la región, aunque muchos aún no las escuchan. Se trataba de la reunión del Grupo de Lima en Brasilia, Brasil,  y del Grupo de Puebla, su némesis, en México. Dos grupos que representan las dos caras de esa guerra por la democratización o no de nuestra región.

Pero estos dos grupos son diferentes. El Grupo de Lima está dedicado a la restauración de la democracia en Venezuela, formado por una decena de gobiernos de países de la región, mientras que el de Puebla lo componen, como figuras principales, varios expresidentes que en su momento formaron parte de la marea rosada que bañó la región, todos ellos  alineados de una manera u otra con el castrochavismo y el socialismo del siglo XXI. Muchos podrían pensar que ellos son el equivalente al Grupo IDEA (Iniciativa Democrática de España y las Américas), pero el de Puebla está articulado con el Foro de São Pablo, pues entre otras cosas los partidos a los cuales pertenecen son parte de ese grupo abiertamente castrochavista. Y con el Foro, para ellos el tema es la vuelta al poder  de esa izquierda populista y autocrática, o progresista, como prefieren que se les llame. Es esta vocación de poder lo que los diferencia. En el sentido de que el objetivo del Grupo de Puebla/Foro de São Pablo es el retorno al poder de sus miembros en toda la región, mientras que el del Grupo de Lima está centrado  en la vuelta de la democracia en Venezuela.

Esto que para los venezolanos pareciera una bendición es su ‘talón de Aquiles’. El Grupo de Lima debe entender no solo que la lucha por la vuelta de la democracia a Venezuela es un problema global, sino que también la propia existencia de ellos en el poder y de la democracia en la región está en juego. Poco a poco lo están sintiendo. Las recientes manifestaciones en Ecuador y Chile son un campanazo que deben tomar seriamente para entender que el otro equipo: el castrochavismo en sus diversas modalidades está jugando duro a desestabilizar a sus naciones a fin de permitir la vuelta al poder de sus socios.

Es que deben comprender que no solo está en juego la democracia en Venezuela, sino la de sus propios países, no importa el nivel de desarrollo que hayan alcanzado. Es ya perfectamente evidente que el castrochavismo tiene eso muy claro y está organizado en diferentes frentes de ataque; incluyendo el frente internacional en donde cuentan con las potencias de Rusia y China y otros gobiernos totalitarios del mundo.  La política del avestruz, no solucionará el asunto.

Los partidos y movimientos demócratas del continente deberían organizarse y enfrentar el avance del castrochavismo, en sus diversas modalidades, de manera coordinada. Y junto a los gobiernos y organizaciones multilaterales. Promover la democracia y el libre mercado.

Sobre Alfonso Molina

Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores.

Te interesa

Bitácora Internacional 2020: SE ABREN OPORTUNIDADES DE CAMBIO, por Alfredo Michelena

Estamos cerrando un año que ha sido muy importante para la democracia venezolana. Al hacer …

Deja un comentario