Inicio / Destacado / Bitácora Internacional LA ALIANZA CÍVICO-MILITAR CHAVISTA, por Alfredo Michelena

Bitácora Internacional LA ALIANZA CÍVICO-MILITAR CHAVISTA, por Alfredo Michelena

Tropa chavista
Les queda el aparato militar represivo y los poderes republicanos cooptados.

A diferencia de un Lenin en Rusia que contaba con un férreo partido de cuadros o un Fidel en Cuba con un aparato militar guerrillero, Chávez compró lealtades de muchas formas, una declarándose de izquierda, revolucionario y antiyanqui, pero la más letal fue comprando conciencias con la corrupción.

Corrompió al aparato militar y reclutó una banda de altos y medios  funcionarios. Cada uno de los que robó, en ese infinito mar de petrodólares que nos ahogó, era y es un aliado de la revolución. Es la alianza cívico militar de la cual tanto habla Maduro. Es el legado de Chávez.

Durante tres cuartos de los dos siglos que nos separan de nuestra independencia, Venezuela ha estado en manos de militares. Solo vivimos cuarenta años de democracia civil, que han sido los mejores años de nuestra historia republicana. Claro que hubo errores y que se pudo hacer más. Pero ante este desastre no hay comparación.

El deterioro económico se comenzó a sentir cuando a partir de los ochenta los precios del petróleo se deprimen. La élite se empeñó en mantener el agotado modelo de sustitución de importaciones, altamente subsidiado, y sacó a Carlos Andrés Pérez del poder, quien con sus errores planteó un modelo alternativo, que fue anatematizado como neoliberal. Chávez no entendió que el modelo rentista había hecho aguas y lo siguió, pero sin sustitución de importaciones. Todo lo contrario. En su empeño de acabar con la burguesía finiquitó el aparato productivo nacional y nos hizo más dependiente del exterior. La única diferencia fue que los subsidios, producto de la nueva alza del petróleo, los repartió directamente. Una parte fue a los pobres con sus misiones y la otra se la robaron en alianza civicomilitar los ‘enchufados’.

Sin aparato productivo doméstico, al volver a caer los precios del petróleo se acabó la repartidera y con ella el apoyo al régimen. Ahora la clase media empobrecida y los más pobres se enfrentan a las mismas penurias. El hambre y la mengua se han unido con los ideales libertarios de la generación del milenio y Venezuela decidió cambiar al régimen.

En su etapa terminal, Maduro (como hizo Chávez a principios de siglo) juega a una posición numantina como dijo Aristóbulo Istúriz: “Pueden reventar el país, pero aquí no va a haber elecciones”. Ahora ni tienen a la comunidad internacional ni hay dinero para repartir. Les queda el aparato militar represivo y los poderes republicanos cooptados. Esta es la verdadera alianza cívico militar. Una alianza sazonada con el narcoterrorismo y el crimen organizado que junto a la ocupación cubana tienen secuestrado el país. Alianza que se debilita pues la corrupción, cemento de su existencia, alcanzó el límite en la depredación de las arcas nacionales. Es la muerte de la república y la civilidad, y la vuelta al militarismo del pasado. Es el marxismo militarista a la cubana o quizás peor, a la norcoreana. Es la unión de dos rémoras pretéritas: la ‘izquierda decimonónica’ o soviética, en su versión tropical, y el caudillismo militar que tanto nos costó superar. Por esto, la lucha no es fácil. Es la lucha contra dos fantasmas del pasado que han  reencarnado en nuestra patria.

*Publicado originalmente en la edición electrónica de El Nuevo País.

Sobre Alfonso Molina

Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores.

Te interesa

Mujer venezolana en las calles

Trágico espectáculo EL GOBIERNO ES UN PROYECTO FRACASADO, por Arnaldo Esté

En realidad el proyecto nunca terminó de cuajar. Cuando se hizo la Constitución en 1999 …

Deja un comentario