Inicio / Destacado / Bitácora Internacional EEUU SANCIONA A CUBA POR SOSTENER A MADURO, por Alfredo Maldonado

Bitácora Internacional EEUU SANCIONA A CUBA POR SOSTENER A MADURO, por Alfredo Maldonado

Cuba y Estados-Unidos
El anuncio de ‘nuevas’ sanciones a Cuba muestra el camino que está siguiendo la administración Trump para lidiar con un asunto que han entendido tiene carácter geoestratégico global.

EEUU ha decidido agarrar el rábano por las hojas’ y golpear política y financieramente no solo al régimen de Maduro sino al que mantiene los hilos del poder: Cuba. Y si bien Trump desde el comienzo decidió enfrentar a los Castro ahora tiene otra razón: la vuelta a la democracia en Venezuela. Vuelta que está constreñida por la isla.

El anuncio de ‘nuevas’ sanciones a Cuba muestra el camino que está siguiendo la administración Trump para lidiar con un asunto que han entendido tiene carácter geoestratégico global. Y al centro, la expansión de la ideología comunista en la región.

Las comillas

En realidad no son ‘nuevas’ sanciones sino el desmontaje de la apertura que permitió Obama en su acercamiento a los Castro. Como sabemos, Trump desde el primer momento anunció que revertiría lo avanzado por su predecesor cuando dijo, ‘claro y raspao’, que cancelaría “el acuerdo unilateral de la última administración” con Cuba. Claro que Obama no fue el único que trató de distender las relaciones y liberalizar el bloqueo. Por ejemplo, fue el mismo Bill Clinton quien suspendió la aplicación del título III de la ley Helms-Burton —ley que el refrendó— que permite las demandas a las compañías que se han aprovechado de las propiedades expropiadas en Cuba. Restricción que acaba de eliminar Trump.

Hablar de expansión ‘comunista’ es retrotraerse a la Guerra Fría donde el tema de la ideología teñía la geopolítica global. Dos potencias: URSS vs EEUU. Volver a hablar de expansión de comunismo parece demodé y quizás lo será, pero no para los que viven en Venezuela, Nicaragua, Cuba e incluso Bolivia. Lo que si es cierto es que los mismo actores de esa Guerra Fría del pasado, están compitiendo por el control geoestratégico de las Américas y esas potencias extracontinentales ya tienen ‘una pica en Flandes’ en los mencionados países.

La geoestrategia

No hay dudas de que —a diferencia del siglo pasado— antes de que el chavismo asumiera el poder en Venezuela, Rusia o la antigua URSS, China e Irán eran países que estaban muy lejos del nuestro, en términos de relaciones internacionales. Claro que hablábamos de multipolaridad pero en términos generales, Venezuela siempre tendió a alinearse con Occidente (Europa y EEUU). Pero con Chávez y ahora Maduro no solo no nos alineamos con el bloque de países democráticos capitalistas sino que la política venezolana internacional es explícitamente antinorteamericana e implícitamente no occidental.

En este avance de estos poderes extracontinentales en las Américas, el castrocahvismo ha jugado un papel clave. Rusia e Irán abiertamente y China por trascorrales o, en otras palabras, los dos primeros retando a EEUU en lo político e incluso en lo militar y China en lo económico. Compiten por el control geoestratégico de un continente donde el gobierno estadounidense regía en solitario —como Rusia/URSS en el suyo. Y esto es algo que EEUU estaría tomado muy seriamente. Si como nos dice el profesor Aníbal Romero, la administración Trump tiene como objetivo “… detener y en todo lo posible revertir la erosión de la posición geopolítica de EEUU en el mundo”, este avance sin duda es una erosión a esa posición y en su área de influencia.

A diferencia de otros actores internacionales, incluyendo a Europa, los estadounidenses consideran que el tema de Venezuela debe afrontarse en el contexto geopolítico global, que para la región significa lo que John Bolton llamó la “troica de la tiranía” y al centro está Cuba.

Cuba: un objetivo geoestratégico

El mismo Bolton acaba de decir que la política de Obama “proporcionó al régimen cubano la cobertura política necesaria para expandir su influencia maligna y el imperialismo ideológico en toda la región”. El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin fue más claro al decir: “Cuba continúa desempeñando un papel desestabilizador en el Hemisferio Occidental, brindando un punto de apoyo comunista en la región y apoyando a los adversarios estadounidenses en lugares como Venezuela y Nicaragua al fomentar la inestabilidad, socavando el Estado de derecho y suprimiendo los procesos democráticos”.

Según el senador Marco Rubio, “con su continua intromisión, (en Venezuela) el gobierno cubano se ha colocado en la línea de fuego de la administración Trump, una lucha que es probable que pierda“.

Si bien en esto EEUU está muy claro. La vuelta a la democracia en Venezuela —e incluso Nicaragua— pasa por una acción estratégica que incluye acciones concretas contra el gobierno cubano. Lamentablemente, los europeos no logran entender esto. ¿Será por el antinorteamericanismo visceral al que se refiere Jean-François Revel? Lo cierto es que los latinoamericanos tampoco lo entienden mucho aunque recientemente el Grupo de Lima ha decidido acercarse a Cuba para tratar el tema y en esto Canadá ha jugado un papel clave. Por cierto que, Canadá ha suspendido los servicios de su embajada en La Habana y disminuido su personal diplomático pero no por razones geopolíticas sino de seguridad de su personal, el cual —al igual que el norteamericano— ha sido afectado al padecer lesiones cerebrales, al parecer producto de un ataque sónico.

En cuanto a los actores extracontinentales, Rusia ya anunció, a través de Yury Borisov, Viceprimer Ministro, que “apoyarán a Cuba en todas las formas posibles ante las sanciones impuestas por EEUU, pues Cuba es uno de sus principales aliados en Latinoamérica y el Caribe”. Y China que se había mantenido al margen ahora se une a Rusia para rechazar la política norteamericana sobre Venezuela.

¿Y Venezuela?

Estados Unidos ha venido apretando las medidas para afectar las relaciones Cuba-Venezuela, entre las últimas las sanciones a cargueros que transportaban petróleo a la isla. La más reciente medida fue el anuncio de la suspensión de cruceros y viajes grupales a Cuba. Esta acción, sumada a otras que se han venido dando, tratan de debilitar al régimen cubano. En especial como dice el Departamento de Estado, estas son “…medidas enérgicas para evitar que los viajes de EEUU a Cuba enriquezcan los servicios militares, de seguridad y de inteligencia de Cuba”. Ya Trump había prohibido (2018) cualquier transacción con empresas “bajo el control o que actúan en nombre” de los servicios militares, de inteligencia y de seguridad de Cuba.

En la misma nota se deja claro que estas medidas se toman para sancionar a Cuba por su apoyo al régimen de Maduro, es decir, el “papel directo [de Cuba] en la crisis provocada por Nicolás Maduro… [quien] …empoderado por Cuba, ha creado un desastre humanitario que desestabiliza la región”.

¿Y la invasión?

Más de una vez se ha dicho —incluso los halcones de Trump lo han afirmado— que si bien todas las opciones están sobre la mesa, la opción militar no está entre las primeras prioridades, en especial si estamos hablando de invasión de tropas, es decir. despliegue de tropas norteamericanas en suelo venezolano. Hay una serie de acciones no militares que se pueden dar —y se están dando— más allá de las sanciones directas a funcionarios venezolanos o financieras. E incluso son posibles acciones militares que no impliquen enfrentamientos directos o combates de tropas, como la ciberguerra. O que vayan más allá de enfrentar formalmente al régimen y se dirijan a afectar los aspectos delincuenciales del mismo —el pranato— como interdicciones. Y todas ellas las veremos desplegarse antes de cualquier intervención militar.

Para los que viven en Venezuela y los que viven las angustias de sus familiares en ese infierno en que han convertido ese hermoso país no hay tiempo que perder, pero lamentablemente los tiempos en política no los decide uno.

Sobre Alfonso Molina

Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores.

Te interesa

South Asian Ladies Caught Between Tradition and Modernity

South Asian Ladies Caught Between Tradition and Modernity South Asian females lag behind males in …

Deja un comentario