provigil bipolar manufacturer coupon for provigil when does provigil go generic provigil gi side effects does provigil help add
Inicio / CINE Y TV / Bird Box, a ciegas CUANDO EL FIN DEL MUNDO NO ASUSTA, por Ángel Rafael Lombardi Boscán

Bird Box, a ciegas CUANDO EL FIN DEL MUNDO NO ASUSTA, por Ángel Rafael Lombardi Boscán

Bird Box
En Bird box, a ciegas se hace acompañar de dos buenos actores: la intrépida Sandra Bullock y el desganado John Malkovich.

El cine fantástico y de terror siempre es un género complicado porque tratar de asustar e interesar a un público agotado con tantas películas de mucho ruido y muy poco contenido ya luce un reto supremo. Los efectos especiales han saturado un cine fantástico en donde la maldad en forma de sol negro siempre es el protagonista. El bien —prosaico y mundano— termina venciendo, pero en el ínterin donde manda el sobresalto apenas hay alguna metafísica que de verdad pudiera interesar a quienes vamos al cine buscando un entretenimiento inteligente.

Es lo que nos sucedió con Bird box, a ciegas de Susanne Bier: muchas expectativas y al final nos sentimos que mucho de lo prometido al final no se nos dio. Es que el tema, interesante de por sí, y que ya había sido explorado fallidamente por M. Night Shyamalan en El fin de los tiempos (2008) no logra su despegue definitivo. Las semejanzas entre Bird box, a ciegas y El fin de los tiempos no me parecen casuales. Por el contrario creo que estamos en presencia ya sea de un remake no asumido o de un plagio consentido. En ambos casos el resultado nos parece interesante como propuesta temática aunque equivocado en su conclusión.

No hay nada más aterrador que presentar el fin del mundo. El cine de calidad nos ha dado muchos ejemplos de esta presunción apocalíptica que presupone el aniquilamiento ya sea físico u ontológico de la especie humana. En La guerra de los mundos (2005) de Steven Spielberg —inspirado en la célebre novela homónima de H.G. Wells— son los extraterrestres quienes arriban a la Tierra a colonizar a unos humanos rezagados tecnológicamente. El terror se basa en la destrucción inexorable de la especie humana y esto se va explicitando escena tras escena. En El bebe de Rosemary (1968), de Roman Polanski, es el Diablo el principal protagonista velado, la fuente de un mal que se sospecha aterrador y que se sugiere sin estridencias. La secta que hila una conspiración sobre la maternidad de una madre inocente y que anuncia la llegada de la Bestia y del profético espeluznante 666. Otras dos  historias de terror ya clásicas nos las brindó Stanley Kubrick tanto en La naranja mecánica (1971) como en El resplandor (1980). En la primera Malcolm McDowell es un gamberro sin escrúpulos que hace de la violencia sin sentido el instinto primario que amenaza a toda una sociedad que debe resguardarse aplicando la lobotomía como mecanismo de control social. En cambio junto al poseso al que da vida Jack Nicholson en un hotel invernal apartado del mundo asistimos a un trastorno de la personalidad que convierte a la mente y sus muchos vericuetos en un universo inesperadamente tenebroso; un remanso de oscuridad en donde se manifiestan poderes videntes y paranormales. Para algunos distópicos el germen de la destrucción del mundo se encuentra en nuestra imperfecta naturaleza humana construida con un barro de muy baja calidad desde los tiempos bíblicos. Dejo de lado las películas en donde los muertos vivientes son los protagonistas como derivados de una guerra bacteriológica fuera de control. Sólo se me viene a la mente la muy lograda Guerra mundial z del año 2013, con un heroico e invulnerable Brad Pitt. Y sólo nombraré la secuela de Mad Max (1979) por su grafismo cinematográfico de un mundo post nuclear y que permitió lanzar a Mel Gibson a una popularidad indebida.

Con mucha diferencia hay una película que nosotros particularmente la consideramos en la cima en eso de tratar el fin del mundo de una forma explícita y sin atajos; desde una poesía de la tristeza cuya belleza termina siendo conmovedora. Nos estamos refiriendo a Melancolía (2011) del danés Lars von Trier. En Melancolía no hay escapatoria. Por el contrario, el tema central es la fatalidad de un desenlace que los milenaristas siempre han temido, sólo que aquí el onirismo pausado se deja acompañar por el Tristán e Isolda de Richard Wagner creando una atmosfera de desasosiego absoluto en donde la desesperanza es la tumba de los vivos con los minutos contados.

Lo que nos extraña de Bird box, a ciegas es que la directora danesa Susanne Bier, que nos había gustado mucho por películas tan extraordinarias y conmovedoras como Después de la boda (2006) y En un mundo mejor (2010), con la que obtuvo el Oscar a la mejor película de habla no inglesa, sea una obra fallida. En Bird box, a ciegas se hace acompañar de dos buenos actores: la intrépida Sandra Bullock y el desganado John Malkovich. Lamentablemente el guion es tan plano y sin sustancia que todo el esfuerzo actoral termina hundido por la borda. Aunque lo más grave de Bird box, a ciegas es que no da miedo; que las presencias apocalípticas son un misterio inútil y que los motivos del mal para practicar el genocidio humano brillan por su ausencia. Asistimos a una película muda de contenido y ausente de misterio. Bird box, a ciegas se parece más a una película por encargo cuyos plazos se tenían que cumplir en detrimento de la calidad del producto final.

 

 

Sobre Alfonso Molina

Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores.

Te interesa

Eliot Abrams,

Bitácora Internacional SE FUERON LOS GRINGOS PERO LA PRESIÓN CONTINÚA, por Alfredo Michelena

Hace mes y medio Maduro rompió relaciones con EEUU y le dio 72 horas al …

Deja un comentario