provigil modafinil weight loss abc news nightline provigil when will the cost of provigil go down is provigil a street drug provigil not a stimulant
Inicio / Destacado / Andrea Camilleri ADIÓS AL CREADOR DEL COMISARIO MONTALBANO, por Alfonso Molina

Andrea Camilleri ADIÓS AL CREADOR DEL COMISARIO MONTALBANO, por Alfonso Molina

Andrea Camilleri
Comenzó a escribir ficción al borde de sus setenta años y pronto se convirtió en el autor más leído de la bota. Fumó de forma obsesiva, bebió vino hasta el fin de sus días y se entregó a la sensualidad en todas sus vertientes. Partió feliz.

Murió a los 93 años en un hospital de Roma, tras sufrir un paro cardíaco, pero su alma vaga por los paisajes de su hermosa Sicilia, la tierra que lo vio nacer en Porto Empedocle en 1925. Comenzó otro viaje.

Se marchó dejando un legado notable, al amparo de otros grandes creadores de la isla: Leonardo Sciascia, Giuseppe Tomasi di Lampedusa y el nobel Luigi Pirandello. Pero lo más importante es que Andrea Camilleri rompió los esquemas de la literatura italiana. Trabajó un género considerado menor y le dio una dimensión vigorosa. Comenzó a escribir ficción al borde de sus setenta años y pronto se convirtió en el autor más leído de la bota. Fumó de forma obsesiva, bebió vino hasta el fin de sus días y se entregó a la sensualidad en todas sus vertientes. Partió feliz.

Guionista, dramaturgo, narrador, militó en el Partido Comunista de Italia en los años cuarenta, en plena época del enfrentamiento al fascismo. En los años de la posguerra probó suerte en el teatro y terminó en la RAI, como guionista y director. Escribió cuentos, novelas y poemas a lo largo de varias décadas pero su obra más aplaudida se construyó como un gran edificio de la ficción a través de Salvo Montalbano, su personaje más importante, un comisario de la imaginaria localidad de Vigàta en la isla más grande del Mediterráneo, cuyo nombre es un homenaje a su amigo Manuel Vázquez Montalbán, otro gigante de la literatura negra fallecido en 2003 y creador de Pepe Carvalho, el detective gallego que actuaba en Barcelona.

Se tornaba inevitable relacionar a Carvalho con Montalbano, aunque como personajes fuesen muy distintos. Un detective privado desencantado de la vida y un comisario policial que desprecia la corrupción. Además, la ciudad imaginaria de Montalbano poco tiene que ver con la Ciudad Condal de Carvalho. Los identificaba el romanticismo de un mar mítico y la investigación de los crímenes políticos. Porque el escritor evitó siempre el tema de la mafia, suerte de estereotipo macabro de la vida siciliana. En cambio, Montalbano le permitió reflexionar sobre su Sicilia natal y del resto del país, siempre desde la perspectiva de la izquierda democrática. Su personaje se convirtió en un héroe nacional en Italia y fue el personaje central de una célebre serie de televisión supervisada por su creador.

Camilleri tenía 66 años cuando apareció su primer éxito de ventas, La temporada de caza (1992), y dos años más cuando publicó la primera novela con Montalbano de protagonista, La forma dell’acqua, que le mereció el aplauso general. El éxito a esa edad lo inspiró a un frenesí de actividad literaria. Entre 1994, cuando apareció su primera historia de Montalbano, y su muerte publicó 30 libros que detallan las hazañas de su detective más otros 60 títulos. Hubo una época en que Camilleri, ya en sus 80 años, publicó ocho títulos. “No era tanto un autor como una línea de producción literaria de un solo hombre”, dijo el diario británico The Guardian.

En 1957 se casó con Rosetta Dello Siesto, con quien tuvo tres hijas. En 1958 empezó a enseñar en el famoso Centro Experimental de Cinematografía de Roma, junto a Michelangelo Antonioni y Luchino Visconti. Durante cuarenta años fue guionista, director de teatro y de series para la televisión. Camilleri se inició con una serie de montajes de obras de Luigi Pirandello, Eugène Ionesco, T. S. Eliot y Samuel Beckett para el teatro; y como productor y coguionista de la serie del inspector Maigret del francés George Simenon y las aventuras del teniente Sheridan, que se hicieron muy populares en Italia.

En 1978 debutó en la narrativa con El curso de las cosas que fue un fracaso comercial. En 1980 publicó Un hilo de humo, primer libro de una serie de novelas ambientadas en Vigàta, entre fines del siglo XIX e inicios del siglo XX.

Fue en 1992 cuando retomó la escritura de ficción y publicó La temporada de caza. Se convirtió en un autor de gran éxito y sus libros, con sucesivas reediciones, vendieron un promedio de sesenta mil copias cada uno.

En 1994 publicó La forma del agua y luego vinieron, en la serie de Montalbano, El perro de terracota, El ladrón de meriendasLa voz del violínUn mes con Montalbano (relatos), La Nochevieja de Montalbano (relatos), La excursión a TindariEl olor de la nocheEl miedo de Montalbano (relatos), Historias de Montalbano (relatos), Un giro decisivo, La paciencia de la arañaEl primer caso de Montalbano (relatos9, La luna de papelArdores de AgostoLas alas de la Esfinge, La pista de arenaEl campo del alfareroLa edad de la dudaLa danza de la gaviotaTres casos más del comisario Montalbano (relatos), La búsqueda del tesoroPor la boca muere el pezLa sonrisa de AngélicaJuego de espejosOtros casos del comisario MontalbanoUn filo de luzUna voz en la noche, Un nido de víboras, La pirámide de fango, El carrusel de las confusiones, L’altro capo del filo, La rete di protezione, Il metodo Catalanotti y la última Il cuoco dell’Alcyon.

Más allá de la serie Montalbano, el narrador siciliano publicó un centenar de títulos. En sus últimos años de vida, Camilleri se quedó ciego. Sin embargo, pudo seguir escribiendo con la ayuda de Valentina Alferj, quien lo asistió durante diecisiete años.

El actor Luca Zingaretti, que interpreta al comisario Montalbano en la serie de televisión, confesó en Instagram su “sensación de vacío insalvable” provocada por el suceso: “Te vamos a echar de menos. Es inevitable, es un deber. Por tu estatura artística, cultural, intelectual y, sobre todo, humana. Tus palabras permanecerán siempre con la misma sencillez e inmensa generosidad y sabiduría con las que las has compartido, desde tu mente libre y magnífica”.

En una de sus mejores novelas, La forma del agua, Camilleri definió a su personaje: “Aunque era cierto que ahora Montalbano se sentía en paz con Dios y con los hombres, no lo era menos que seguía sin estar en paz consigo mismo.”

Genio y figura.

Sobre Alfonso Molina

Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores.

Te interesa

Andrés Manuel López Obrador 4

Argentina y México LOS INTELECTUALES Y EL PODER, por Andrés Hoyos

Aunque no hay una ley universal que diga que los intelectuales van a contrapelo del …

Deja un comentario