Un clásico venezolano SE SOLICITA MUCHACHA DE BUENA PRESENCIA Y MOTORIZADO CON MOTO PROPIA

Estos día de aislamiento son propicios para revisar un clásico del cine venezolano dirigido en 1977 por Alfredo Anzola y escrita por Gustavo Michelena, gracias al canal Youtube de Cine Seis Ocho.

Alexander (Víctor Cuica) y su amiga Diosa (Brigitte Tirone) empiezan a trabajar en una mueblería, Alexander sospecha que el dueño está involucrado en un negocio turbio. Ante Grau Klein (Fausto Verdial) ellos hacen que no se conocen, averiguan acerca de las actividades de Klein y Alexander decide aplicarle un poco de su propia medicina haciéndole ver que él representa a una poderosa organización y que trabaja en una mueblería solamente para proponerle un buen negocio. El resultado es una especie de mezcla entre El sirviente y El golpe, a ritmo de la salsa de Alexander (compuesta magistralmente por Juan Carlos Núñez). La película retrata la Caracas de los años setenta: moderna, rica y de dinero fácil; donde la moralidad es siempre dudosa; donde inexplicablemente un motorizado logra vivirle la parte a su patrón, con una enorme dosis de ingenio y de humor.

Deja un comentario